23/jul./2019

Por bandera

“La razón de ser canarios con aires de libertad […] y si vienen desde fuera con afán de especular seguiremos protestando no nos van a hacer callar […] esta tierra es nuestra tierra si se sabe respetar”. Preciosa canción,”Por bandera”, de Acatife, que viene a hablar de la razón de ser canario, que yo enfatizo con aquella corriente ideológica como es el nacionalismo.

El nacionalismo es un movimiento social e ideológico que surgió a finales del siglo XVIII como respuesta a una serie de revoluciones que pretendían dar respuesta a lo que en ese momento y bajo ese contexto socio-político reclamaban los diferentes pueblos. Si nos situamos en tiempo y lugar, nos percatamos de que en Canarias la situación es distinta. A pesar de tener todos los condicionantes, por situación geográfica, cultural, política, económica, y demás; nos damos cuenta de que no contamos con un movimiento nacionalista fuerte, capaz, maduro, estructurado, etc. Es más, me atrevería a decir que no existe en los canarios el concepto de nación como sentimiento, como realidad, y sí que existe un sentimiento identitario que difiere mucho de lo que al nacionalismo se refiere. 

Entonces, es lógico hacerse la pregunta; ¿Por qué no existe en Canarias ese sentimiento de nación, si tenemos todos los condicionantes?

La respuesta es clara, solo basta mirar los medios de comunicación estatales, para darte cuenta de que ser nacionalista es lo peor, es despreciable, inoportuno, traicionero, ambicioso, injusto. Un movimiento socio-cultural, que se tiende a demonizar, a desprestigiar de tal manera, que hacen creer al pueblo canario, frases tan comunes como <>. 

El ser nacionalista no es simplemente la consecución de una Canarias independiente, fuera de España, y por “ende” Europa, y anclada al tercer mundo. Falacias tan comunes, y tan en el boca a boca como estas, son las que no dejan que el nacionalismo canario crezca y se desarrolle.  

Si bien es cierto, que cuando hablamos de conceptos como independentismo o nacionalismo, suelen aparecer los primeros síntomas de “gripe”, los miedos de una política radicalista, que suelen darse con políticas un tanto extremas que suelen luchar desde núcleos sociales que reivindican sin demasiada información aquello que creen justo. Hemos vivido a lo largo de la historia, épocas, situaciones, e incluso largos periodos, que han acabado confundiendo mucho a la población, sobre todo cuando el aparato estatal, tienen a su merced instrumentos tan poderosos, con tal capacidad para movilizar masas sociales, mensajes, e incluso acciones, como pueden ser los medios de comunicación. 

Por suerte nos encontramos ante la generación más preparada de nuestra historia, ante los canarios más formados y capacitados. Basta ya de que se nos engañe, de que se nos manipule, de que se nos meta miedo en el cuerpo. Ser nacionalista es defender nuestra tierra, es no depender energéticamente de nadie, es tener las competencias de nuestras aguas, de nuestras líneas aéreas y marítimas, es ser un pueblo responsable, leal y justo con nosotros mismos. No tenemos por qué manifestarnos en contra de una prospección, suplicándole a Madrid que no la hiciera, porque ellos tengan una capacidad de mando sobre nosotros. 

Canarias ha crecido, ha pasado la pubertad, la adolescencia, y se ha hecho adulta. Es hora de que las decisiones que afecten a nuestro futuro las tomen los canarios. 

Tiñamos canarias de una sola voz, de un solo sentimiento, de nosotros. 

Comentarios