06/dic./2019

Puntos de sutura para la recuperación de Arrecife

Puntos de sutura para la recuperación de Arrecife

La actualidad de Arrecife estos días pasa por el reconocimiento extrajudicial de crédito aprobado en el pleno municipal con los únicos votos a favor del grupo de gobierno y los votos en contra de los partidos de la oposición, en este caso CC y Podemos, bajo el argumento de las prisas y del volumen económico de la operación. Y sí, tienen razón. El gobierno liderado por la alcaldesa Ástrid Pérez ha puesto en evidencia (no ha querido esconder) que, efectivamente, es urgente que el Ayuntamiento de Arrecife pague lo que debe, como es su obligación legal.

Y es urgente y necesario porque además no estamos hablando de una cuantía menor, y ahí también tiene razón la oposición. Estamos hablando del pago de 2.466 facturas por valor de 6.451.422, 58 euros. Casi seis millones y medio de euros, de 2014, 2015, 2016, 2017, 2018 y 2019, que se debían por suministro de productos o por prestación de servicios y que en cuestión de apenas un mes podrán estar en manos de los proveedores que llevan años y años esperando. Y es ahí donde la oposición nacionalista de CC calla, se esconde, y mira para otro lado para intentar que pase por alto ante la ciudadanía que ellos son responsables de parte de esta deuda millonaria fruto de sus años de cogobierno con los socialistas en Arrecife.

Por eso sorprende, y mucho, el papel que están adoptando los nacionalistas de CC. Porque más y mejor que ellos nadie sabe de su dejadez a la hora de pagar lo que se debía por mucho que ahora se cuestione incluso el trabajo de los técnicos que han fiscalizado cada factura.

Por eso creo, con total sinceridad, que si de algo hay que acusar al gobierno liderado por Ástrid Pérez es de coraje, de valentía política y de no dudar a la hora de coger el toro por los cuernos, sabedores de que solo así se podrá ir sacando a la ciudad del pozo en el que la ha encontrado.

Hasta el propio responsable de Intervención señalaba que “estamos ante una operación quirúrgica de riesgo” pero poco menos que toca “hacer una cicatriz”. Y esa es la responsabilidad que, con todas sus consecuencias, está asumiendo el actual gobierno pese a todas las dificultades y las piedras que se está encontrando por el camino.

Nadie dijo que iba a ser fácil. Todo lo contrario. Pero lo que no se le puede achacar a los actuales responsables municipales es que no estén poniendo toda la carne en el asador para que este ayuntamiento remonte y donde el ir pagando parte de lo que se debe, y que otros dejaron, forma parte del majo y limpio necesario para poder a avanzar.

Comentarios