22/nov./2019

Carta a un Presidente del Cabildo que no me representa

Carta a un Presidente del Cabildo que no me representa

Me parece improcedente que el Presidente del Cabildo de Lanzarote diga textualmente en un medio de comunicación de la isla que “AEUCO y su Presidente no representan a nadie”, después de la denuncia presentada por la asociación, por la manera injusta y desigual en la que se iban a distribuir las ayudas de emergencia del Cabildo. Y esta vez no les hablo como Presidente de AEUCO sino como afectado a consecuencia de la incompetencia de este señor, pues le recuerdo que no denunciamos para entrar en el debate de  si represento o no a los estudiantes  lanzaroteños, que creo que la respuesta a esta cuestión es bastante obvia teniendo en cuenta que contamos con más de 800 socios en nuestras bases.

Pero entrando al fondo de la cuestión de la denuncia planteada, no va dirigida a si representamos o no a los estudiantes de la isla sino al modo en el que se iban a distribuir repartir estas ayudas, así que no sea demagogo que esta estrategia ya le cojea, así que no empleé esta técnica política conmigo porque no soy un político de su misma especie, soy un represéntate estudiantil, ósea el pueblo, y usted Presidente, a mi sí que no me representa arrojando esa falta de educación que se ha dejado a la vista en los plenos de la corporación, y todo esto lo digo como un hijo de esta isla, como un estudiante y como una persona que me estoy formando, y creo que tengo la suficiente madurez y conciencia como tener una opinión propia no influida por ninguna clase política, como otros piensan. En este sentido me siento humillado que haya un representante de la isla que actué de esa manera contra mi persona y la asociación que me toca defender como Presidente, y me debo por ello a su directiva.

La vedad que no entiendo de dónde viene tan poca humildad, así que le pido que tenga un poco más de empatía y conciencia social, pues me imagino que su padre como otros muchos en la actualidad están luchando para que sus hijos puedan estudiar, el mío ya no puede hacerlo y por eso lucho y lucharé para sacarme las castañas del fuego yo solito y ayudar al necesitado que quiere estudiar y no puede.

 El pasado lunes ya dejamos entre ver la vista a la punta de iceberg de nuestras sospechas de que estas ayudas estaban establecidas acorde a uno baremos que no beneficiaban equitativamente y conllevando por consiguiente a una discriminación positiva, pues recordemos que presuntamente como se ha afirmado en varios medios de comunicación que no son pocos, los  hijos de funcionarios del Cabildo, que serian objeto de beneficio de estas ayudas también tienen derechos, sí, pero no los mismos que una familia que está completamente en paro. Ha quedado probado que de emergencia hasta ahora solo tienen el nombre, ¿y parece ser que no es poco la ayuda de emergencia que supuestamente tiene cada funcionario del Cabildo en caso de extraordinaria emergencia para casos personales, así como las ayudas extras que tienen por estudios de sus descendientes?, ayuda que no tienen otros trabajadores normales, recuerdo.

En definitiva parece ser que cuando se gasta de lo ajeno no duele, y el que le escribe mientras presida AEUCO luchara por una justicia educativa en todos los sentidos y que no se produzcan discriminaciones positivas y se haga un buen reparto de los recursos de forma equitativa y acorde a los principios de justicia, igualdad, proporcionalidad propios de un estado de derecho.

Así, que Señor Presidente yo me preguntaría si usted estuviera en mi posición como represéntate estudiantil y yo fuese Presidente del Cabildo ¿qué opinión tendría usted a mi respecto? ¿Actuaria de la misma forma que yo, o actuaria como actúa habitualmente en el Cabildo? Por último, sino recuerdo mal creo que también una clase política está para defender los intereses de la isla, de los ciudadanos, y dentro de estos hay también estudiantes que se están formando, puesto que sin estudiantes no habrían personas formadas, y evidentemente si hay personas formadas llegará el momento que estas dirijan en un futuro la isla, aunque algún que otro político no le interesa que la isla evolucione educativamente hablando para no saber más que ellos, ¿será este el objetivo del Señor Presidente?

 

*Antonio Maldonado, presidente de AEUCO.

Comentarios