14/oct./2019

"Capitalismo Emocional"

"Capitalismo Emocional"

Están forrados. Y nosotros jodidos.

Los creadores de los "Tinders" y la  Mcilusión express por 5,99... al mes.

Póngame una dosis de ego de 2 euros, 4 polvos con 3 orgasmos y 20 te quieros de los de un euro. En cajita desechable. Gracias.

Que así la reciclo ahora que estamos en época de reciclar....y posturear.

Mi reina, mi niño,  mi amor, mi [email protected] y cualquier cosa que ya ni suene especial.

La sociedad del fast. Fast fashion, fast food y fast emotions, por supuesto. Se consume y se tira. El problema es cuando te tiras y consumes a otras personas. Para que no te consuman a ti.

Aquí  gana el que se corra primero. Y el que se enamora, pierde. Siempre.

Y la naturaleza de por sí es tan machista, que pocas veces deja que las mujeres sean las primeras. Porque a las mujeres les cuesta adaptarse a este nuevo patriarcado HD 2.0. Porque a las mujeres ya les costaba adaptarse al patriarcado convencional.

Me implico poco, para recibir  mucho. Me implico rápido, sin que se note, para perfeccionar el método "vampiro emocional" que me recomendó el último coach por skype.

Somos adictos a las emociones y esclavos de las facilidades. Y el marketing lo sabe.

Lo fast compite con la paciencia y la constancia. Y casi siempre les ganan.

Porque claro, somos adictos a las recompensas instantáneas. Y te vuelvo a repetir que el Capitalismo lo sabe.

Y la gasolina que mantiene este sistema; el maldito ego.

 

El ego masculino. Pero también el femenino.

El ego es la cosa intangible que más has tenido que cuidar desde que te quitaban la pelota a tu corta edad. Y llorabas. A esto sí que nos han amaestrado para deberle amor eterno e impoluto. Lealtad y fidelidad. Porque si el ego se rompe, aunque no lo veamos, creemos que ya no valemos. Y nos da miedo que piensen que nosotros no valemos lo que la sociedad dice que tenemos que valer para no ser NADIE.

 

Porque ser nadie en la sociedad del TODO no está permitido.

El ego pasa exámen diariamente; unos se examinan en el Gym, otros lo hacen con el número de likes, otros muchos con los ceros a la derecha que tienen en la cuenta, y otros con el número que encabeza  el papel  de  un exámen.

Hay quien lo alimenta encabezando listas y pactos o  estando en el "EVENTO" de moda del año. Aunque les duelan los tacones. Y el alma.

Pero hay otros... que alimentan su ego con el número "de corazones" que rompen y con el poder mental que logran tener sobre aquéllos que tenían poder sobre [email protected] mismos.

La gasolina de este último ego es peligrosa. Porque para extraerla le tienes que practicar "fracking" a otros egos.

Pero da igual, aunque de tanta presión  rompas los egos ajenos, da igual. No es asunto tuyo, porque según este capitalismo emocional cada uno es responsable de tener fuerte su ego. No hay compasión por los que pierden en la lucha de egos.

El ego pasa examen diariamente. Y nos machaca cuando suspende.

Es tu amigo y tu enemigo.

Pero siempre está. Y te controla.

El ego se pudre con silencios

y se desespera con el reconocimiento de los demás egos.

Cuando el ego pierde, se nota. Y cuando gana se nota más.

Porque, realmente, [email protected] supervivientes son los que lo saben controlar. Los que no lo sacan a flote por necesidad. Los que no piden reconocimiento y valía como si fuera gasolina. Los que lo tienen domesticado. Pero el jodido siempre está.

Por eso finalmente siempre terminamos admirando a las personas que tienen el ego domesticado... porque saben, que la vida es tan corta y tan simple, que no hay tiempo para no alimentarla con paz. Y, pocas veces, el ego encuentra paz.

Y luego el planeta... que no está para tanto fast. Porque el planeta no está en Tinder, ni hace la cola del McAuto, ni siquiera tiene Instagram. El planeta no va a la moda. Y ni sabe que ahora es él quien está "de moda" y es "trendy". Porque el planeta es slow. Pero también tiene el Ego destruido...por el Capitalismo. No el emocional, como nosotros. Sino el de verdad.

El planeta no entiende  como ahora al capitalismo le ha dado por hacer camisetas con su cara y acompañado de la frase  "Sálvame".. como si la mera producción de esa camiseta no se lo siguiera cargando

 

Demasiados polvos sin orgasmos.

Demasiada gente que se queda por orgasmos que le hacen polvo.

Demasiados te quieros entre pantallas, sin pieles.

Demasiado plástico y poco contenido.

Demasiada NADA en el mundo del TODO incluido

Y demasiado rápido para tener paciencia.

Lo bueno. Es que en el fondo y entre tanta "NADA".

[email protected] sabemos que nos cuesta corrernos. Y eso hará que terminemos esforzándonos para tener un buen orgasmo. Emocional.

Y eso sí que no tiene PRECIO. Ni hay Capitalismo que lo pueda comprar.

Amalia M. Fajardo

IMG_3224

Comentarios