22/sept./2019

Mujeres al poder: Loli y Astrid.

Mujeres al poder: Loli y Astrid.

A principios de año, Ana Rosa Quintana presentaba el programa 'Mujeres al poder'. Este acercaba al telespectador a mujeres triunfadoras, luchadoras y modelos de inspiración para el sexo femenino. Hoy podría hacer un capítulo con las dos mujeres más poderosas de Lanzarote, Loli Corujo y Astrid Pérez.

Ambas se han convertido en un tándem interdependiente. Si una le falla a la otra, la otra acaba con ella. A mi parecer el pacto de sangre firmado entre ambas no creo que dure hasta el final de mandato. La dinámica prelectoral hará que, cuanto más nos aproximemos a elecciones, más aumenten los ataques políticos entre las dos debido a los intereses partidistas. Ambas candidatas no saben hacer otro tipo de oposición para ganarse al pueblo. Además, ambas parten de una posición completamente diferente que puede favorecer o menoscabar la visibilidad política de cada una sin afectar a la otra.

En el caso de Loli Corujo, nos encontramos con una mujer que ha sido capaz de ganar al nacionalismo canario en su propio terreno (por poco más de 160 votos y gracias a los errores políticos cometidos por un totalitario con gafas). Una mujer que ha devuelto al PSOE a la institución más importante de la isla, y todo mediante un pacto con el PP. Un pacto que ha permitido eliminar del tablero el pacto más lógico (PP-CC), y que ya plantee en su momento en el siguiente articulo (véase aquí). Loli Corujo recibe, así, una institución saneada, unos CACT que funcionan y todo en medio de un ciclo económico expansivo y con gobiernos socialistas en instituciones superiores. Ventajas como esta han de ser aprovechadas. Si no lo hace demostrará su nula capacidad de gestión. Además, solo le hace falta hacerlo medianamente bien, sin cometer errores graves, para empañar los puntos positivos del anterior gobierno nacionalista y renovar su mandato otros 4 años más. Eso si nadie más la eclipsa.

Pero hay que decir que comienza con mal pie si afirma sin miramientos y sin temblar que quiere a Carlos Espino a su lado para los próximos 4 años (Café de Periodista 8/07/2019), y luego lo nombra Jefe de Gabinete de la Presidencia del Cabildo, con un sueldo de 3.000 euros bruto. Un grave error de cara a la ciudadanía de Lanzarote, ya hastiada de tanta corrupción por parte de los dinosaurios que han dominado la política conejera. Pero esto no es todo.

También se oyen rumores de que pretende poner al frente de los CACT a Eva de Anta. Si al menos fuera una buena gestora, pero es de todos conocidos la incapacidad de esa mujer para gestionar nada con un mínimo de eficacia. Es más, también hay que tener en cuenta el poco rédito político que supone mantener un fracaso electoral de ese calibre que, a pesar de las advertencias, decidió presentarse a las elecciones municipales de Arrecife.

Quizá, Loli Corujo debería analizar su estrategia porque los últimos acontecimientos y la falta de acción política en materia de propuestas reales desde el Cabildo, puede que le acaben pasando factura. Sobre todo, viendo como está trabajando Astrid Pérez en el ayuntamiento de Arrecife.

Pero hay que matizar que la nueva alcaldesa de Arrecife, Astrid Pérez, se encuentra a su llegada con un ayuntamiento paralizado institucionalmente, carente de medios y con problemas como el de los 30 millones del solar de Ginory. Una cuantía que va a restar capacidad económica al ayuntamiento durante muchos años. Pero no es todo tan dramático para la alcaldesa. A diferencia de su binomio de sangre, la alcaldesa disfruta de una ventaja de cara a revalidar su puesto o, incluso, mejorarlo. Astrid Pérez ya gana visibilidad política con cualquier decisión que mejore la ciudad. Porque la capital estaba tan paralizada, tan destrozada, tan abandonada que las pocas acciones que ha llevado a cabo en las primeras semanas de mandato han provocado un efecto balsámico en los ciudadanos. Esto le ha concedido una cuota de credibilidad política muy por encima de la que tenia antes de ser alcaldesa. Su plataforma o proyecto ‘Activando Arrecife’ es un acierto que, además, manda un mensaje sobre la gestión realizada en el anterior mandato.

Es cierto que no es oro todo lo que brilla. El ayuntamiento de Arrecife está plagado de infiltrados de Coalición Canaria, que harán todo lo posible para entorpecer el trabajo de la alcaldesa. Pero, de todas maneras, aunque Astrid Pérez no disponga de las ventajas que dispone Loli Corujo en el Cabildo, sus acciones, por mínimas que sean, le darán unos beneficios políticos mucho mayores. Y, quién sabe, quizá sean unos beneficios lo suficientemente buenos como para intentar robarle el Cabildo a Loli Corujo dentro de 4 años.

Lo que está claro es que el pacto de las damas no es un camino de flores. Ambas dependen de la otra debido al pacto, pero también parten de posiciones tan dispares que, llegado el momento, puedan producir choques institucionales o de carácter electoralista. Y todos sabemos que en una partida (política) no puede haber dos damas en el tablero.

 

Alejandro Pérez O’pray, Ciencias Políticas y de la Administración por la UNED.

Comentarios