Los tipos de estufas más eficaces y utilizadas

Contenido patrocinado

estufa

Al adquirir una estufa debemos fijarnos en que cumpla con nuestras expectativas y necesidades. Afortunadamente, el mercado ofrece una amplia variedad de tipos y modelos de estufa. En https://unasensacionperfecta.es encontrarás la más completa guía de compra de estufas, así como de los más variados artículos de calefacción, climatización y ambiente, entre otros, que te ayudarán a tomar la mejor decisión.

Veamos los principales tipos de estufas y las ventajas e inconvenientes de cada uno de ellos.

Tipos de estufa

Eléctricas, de pellets, de parafina... no falta variedad en el mercado de estufas, algo que está muy bien pero que siempre crea dudas a la hora de elegir.

Estufas eléctricas

Siempre han sido las más populares, aunque en los últimos tiempos sus ventas han descendido un poco por la aparición de otros modelos de estufa más eficientes y avanzados.

Las estufas eléctricas son perfectas en sus prestaciones, pero tienen un serio problema: consumen mucha energía, lo que repercute en la factura de la luz a final de mes.

Por otro lado, funcionan por convección, por lo que no son en absoluto perjudiciales para la salud, ya que no emiten gases contaminantes.

Las estufas eléctricas son adecuadas cuando lo que se quiere es calentar estancias pequeñas (un dormitorio, una salita), pero al no ser muy potentes (y gastar mucha energía) no se recomienda su uso en espacios grandes.

Estufas de pellets

Este tipo de estufas es uno de los más demandados actualmente por su fácil manejo, lo económico que es su combustible y que casi no requiere de mantenimiento.

Son ideales para grandes estancias, ya que su combustión es adaptable a las dimensiones de los espacios y proporciona calor en todos los rincones. Pero, cuidado, es necesario que las estancias en las que se utilice este tipo de estufas posean una buena ventilación para que no se sobrecargue el ambiente.

Estufas de parafina

Son estufas portátiles que aportan al ambiente una gran calidez mediante la combustión de parafina, pero cuyo uso, al igual que ha ocurrido con las estufas eléctricas, ha descendido en los últimos años por su elevado consumo.

Estufas de butano

Todo un clásico entre las estufas, cuyo calor procede de la combustión de butano. Son las más caras y, paradójicamente, las más rentables, ya que son capaces de calentar estancias de grandes dimensiones en pocos minutos.

Una buena inversión siempre que se realice a largo plazo.

Estufas de aceite

Las estufas de aceite destacan por su efectividad y sencillo funcionamiento, ya que no es necesario renovar ni añadir aceite, que no se quema.

Tienen un precio bastante económico y emiten mucho calor. Una opción a tener muy en cuenta.

Estufas de leña

Las más utilizadas en las casas rurales. Ofrecen una sensación de calor muy parecida a la de las chimeneas convencionales. El único inconveniente de esta clase de estufa es que requiere de bastante mantenimiento.

Existen otros tipos de estufas en el mercado, como las de biomasa y las halógenas. En todos los caso, debes sopesar el dinero que te quieres gastar, tanto en la propia estufa como en energía, la cantidad de calor que necesitas y el tamaño de las estancias en las que vas a utilizarlas.

 

LO MAS LEÍDO