Máquina de palomitas de maíz: 5 curiosidades

Contenido patrocinado

Palomitas de maíz

Si bien las palomitas de maíz es uno de los snacks más consumidos en la actualidad por jóvenes y adultos, es muy poca la información que se conoce acerca de su procedencia o cómo llegaron a ser tan populares.

Y es que el gancho de este aperitivo ha ocasionado que muchas familias deseen tener en casa una palomitera para disfrutar en cualquier ocasión.

Dada esta popularidad, te presentaremos a continuación 5 curiosidades de las máquinas de palomitas de maíz, que de seguro no conocías y atraerán tu atención.

1. 1885: El año de la primera palomitera

El origen de las palomitas de maíz data desde el año 5.000 a.C. No obstante, no fue hasta el año 1885 cuando se conoce la primera máquina de palomitas de maíz oficialmente. Fue Charles Cretors, un estadounidense, quien hizo uso del aire caliente para obtener un resultado uniforme en el aperitivo. tras este primer intento, es en el año 1993 cuando se da paso al primer prototipo de una palomitera. Se catalogó como la primera máquina portátil de hacer palomitas, y fue presentada en la Exposición Universal de Chicago en el mismo año.

2. Una tradición naciente

Luego de la publicación de la primera palomitera, el invento creció en reconocimiento y preferencia. Se consideraba a las palomitas de maíz un “capricho para algunos” durante la Gran Depresión.

Entre tanto, dejaba de ser una costumbre para la clase alta y se convertía en algo más accesible para toda la población. Debido al costo de otras comidas, los carritos de palomitas de maíz se instalaban fuera de los cines y los asistentes podían adquirir su snack antes de entrar a la sala.

Así fue como las palomiteras conquistaron el mundo cinematográfico. Ver una película con una gran cantidad de palomitas se convirtió en una tradición desde entonces.

3. La máquina que convierte un grano en flor

Otra de las curiosidades que popularizó a las palomiteras, fue la posibilidad de tener una máquina que convierte un grano en una flor. La atracción se concentró en saber cómo una máquina podía hacer estallar a los granos enteros y obtener el resultado final.

De hecho, este proceso generó una leyenda característica. Se creía que había un espíritu dentro de los granos. Al entrar en contacto con el calor, el espíritu se enfurecía, al punto que provocaba la explosión de “su hábitat”.

Sin embargo, la explicación real es que la gran cantidad de proteínas y el núcleo almidonado de cada grano, produce este estallido al contacto con el calor que conforma algo parecido a una flor.

4. Innumerables nombres

La popularidad de las máquinas de palomitas de maíz se extendió por todo el mundo. Esto también ocasionó la diversidad de nombres con que es conocido este aperitivo.

Pochoclos en Argentina, crispetas en Colombia, cotufas en Venezuela, canguil en Ecuador, poporopos en Guatemala, cancha o canchitas en Perú y millo en Panamá, sin algunos de los nombres más destacados que se pueden encontrar.

5. Una tendencia permanente

Hoy en día ya no sorprende la presencia de una máquina de palomitas de maíz en cualquier evento, incluso en bodas. Alquilar una palomitera se ha hecho una tendencia hasta en los más destacados eventos. Esto se debe a que es un aperitivo fácil de preparar y que deja encantados a quienes lo prueban.