El sector de restauración no logra salvar los muebles ni siquiera en verano

A comienzos de esta semana LA VOZ publicaba los datos de ocupación hotelera en el mes de julio en la Isla basandose en los datos proporcionados por ASOLAN. Según la patronal turística, la ocupación alcanzó el primer ...

A comienzos de esta semana LA VOZ publicaba los datos de ocupación hotelera en el mes de julio en la Isla basandose en los datos proporcionados por ASOLAN. Según la patronal turística, la ocupación alcanzó el primer mes fuerte de la temporada un 83 por ciento. Estas estadísticas, muy bien valoradas por el sector alojativo que prácticamente presume de salvar los muebles de todo el año, no repercuten de la misma forma en los todos los negocios complementarios al alojamiento, entre los que sobresale el sector de restauración, que destaca sobre todo por crear numerosos puestos de trabajo. De hecho, tan sólo los rent a car pueden presumir de que sus previsiones para la época estival han sido desbordadas.

Los restaurantes y cafeterías de los núcleos turísticos de Lanzarote siguen quejandose del daño que a sus negocios hace la estrategia del todo incluido adoptada por los complejos alojativos, aunque reconocen que la alta ocupación que en estos momentos registra la Isla de los Volcanes repercute de forma positiva, sin lugar a dudas, en la marcha de la mayoría de los negocios, aunque no logra disparar los beneficios del sector, que a menudo en los meses de invierno sufre importantes pérdidas.

LA VOZ se puso en contacto con Victoriano Elvira, presidente de la Asociación de Bares, Cafeterías y Restaurantes y vicepresidente de AETUR, para que relatara a nuestros lectores al marcha del sector.

A pesar de reconocer lo positivo de la buena ocupación de los complejos alojativos para los negocios de restauración, el vicepresidente de AETUR lamentó que se esté trabajando con paquetes de oferta en temporada alta, cuando hace unos cinco años era impensable. "Hay una ocupación bastante importante, pero la lastima es que se está trabajando en estas fechas con precios de oferta, y también sabemos que no va en paralelo la ocupación con el gasto del cliente en el sector de la restauración, y así, la alta ocupación no se plasma en los negocios".

Quizás un factor de lo más importante a la hora de valorar los resultados del verano para la hostelería es la ubicación de los negocios. Y así, no se trabaja igual en Puerto del Carmen que en Costa Teguise. Incluso la diferencia puede ser abismal entre diversos locales de la Avenida de las Playas en La Tiñosa. Al parecer se trabaja muy mal en el tramo de la Avenida que va entre el Hotel San Antonio y Matagorda, porque predominan en esa zona los complejos hoteleros que ofrecen el todo incluido.

La guerra del todo incluido

Por otra parte, al menos seis complejos de apartamentos de Puerto del Carmen no disponen de licencia para poner en marcha el complemento de la restauración para sus clientes. Otros siete complejos están siendo investigados por el Cabildo en el mismo sentido. Así lo denunció en declaraciones a este diario Victoriano Elvira, matizando que se trata de datos en posesión de la Primera Institución insular, aunque en realidad son muchos más los complejos alojativos de este tipo los que dan de comer al turista sin tener ningún permiso para ello.

Ya hace muchos años que los negocios de hostelería de la Isla, con especial incidencia en Puerto del Carmen, denuncian la llegada del "todo incluido" a los complejos de apartamentos de la Isla, amén de los hoteles, en cuyo caso la adopción de esta estrategia parece más coherente, por aquello de que estos desde siempre han ofrecido diversos regímenes de alojamiento a sus clientes, aunque la modalidad más criticada ha sido exportada desde las plantas hoteleras del Caribe, que desde hace muchísimos años aplican estas ofertas para atraer un mayor volumen de turistas.

El caso de Puerto del Carmen especialmente sangrante. Tradicionalmente tan sólo Costa Teguise se ha dedicado a la expansión del negocio hotelero, por lo que también el desarrollo de los restaurantes en esta zona ha sido siempre más bien escasa. Diferente es el caso de Playa Blanca. Hace unos 8 años se trataba de un pueblo con un desarrollo turístico mínimo, basado sobre todo en los complejos de apartamentos. Es por ello por lo que los negocios de restauración de Yaiza apenas se ven afectados por el "todo incluido", ya que la llegada masiva de los hoteles a la localidad es muy posterior al establecimiento de los restaurantes.

Pero no sucede lo mismo en el caso de Puerto del Carmen. La localidad turística de Tías ha basado históricamente su crecimiento en los complejos de apartamentos, que únicamente ofrecían alojamiento. Y así, los empresarios de la restauración encontraron aquí su El Dorado, prosperando durante décadas viento en popa. Pero hace unos diez años los apartamentos comenzaron a replantearse tímidamente se estrategia y apostaron por la oferta complementaria al alojamiento. De esta forma, en numerosos casos se adaptaron espacios para dar de comer a los visitantes, pero a menudo sin pedir licencia para desenvolverse en este sector. El tiempo fue pasando y la timidez se tornó en descaro, y la media pensión dio paso al todo incluido. Todo ello afectó profundamente a la hostelería de la localidad que con el paso del tiempo tuvo que reducir en muchos casos la calidad de sus productos para no tener que cerrar los negocios.

Elvira señaló, asimismo, que la crisis no sólo afecta a restaurantes y taxistas, sino también a los bazares, supermercados y comercios en general, ya que incluso en esta parcela se han introducido tanto los hoteles como los complejos de apartamentos.

En cualquier caso, Elvira quiso llamar la atención de los hoteleros y de las autoridades, que poco están haciendo para luchar contra esta modalidad y, sobre todo, contra los restaurantes ilegales en los apartamentos, que el turismo de "oferta" que con esta estrategia se está potenciando en la Isla terminará por pasar factura a toda la infraestructura turística de Lanzarote.

Previsiones para el invierno

En cuanto las previsiones de la Asociación de Restaurantes para los meses de invierno, Elvira destacó que "con todos los datos en la mano, no hay ninguna previsión concreta para el invierno. No hay una seguridad de que vaya a haber más o menos trabajo". Esta incertidumbre resulta un serio problema para el sector de restauración, entre otras cosas, como explicó Elvira, porque la dinámica de turismo que se está imponiendo en la actualidad es el de última hora.

LO MAS LEÍDO