16/sept./2019

LA FISCALÍA LE PIDE DOS AÑOS DE PRISIÓN Y LA DENUNCIANTE ENTRE 6 Y NUEVE

El juicio contra el periodista Alfonso Canales queda visto para sentencia con una petición de hasta 9 años de cárcel

Se ha sentado en el banquillo junto a su hermano, acusados de haberse apropiado del diario digital Crónicas de Lanzarote. “No hay ni un documento que constate las falsedades que han soltado. Son como Pepe Gotera y Otilio, parecen los chapuzas de la radio”, ha cuestionado el abogado de la acusación particular

Alfonso Canales y su hermano, en el banquillo durante el juicio. (Fotos: Sergio Betancort)
Alfonso Canales y su hermano, en el banquillo durante el juicio. (Fotos: Sergio Betancort)
El juicio contra el periodista Alfonso Canales queda visto para sentencia con una petición de hasta 9 años de cárcel

El juicio contra el periodista Alfonso Canales y su hermano, Juan Luis Canales, ha quedado este miércoles visto para sentencia con una petición de dos años de cárcel por parte del Ministerio Fiscal y de hasta 9 años de prisión por parte de la acusación particular, que también reclama una indemnización de cientos de miles de euros. Ambos coinciden en que los dos acusados se apropiaron del periódico digital Crónicas de Lanzarote en el año 2009, tras fallecer el que era el fundador y administrador de la empresa, aprovechándose de que tenían el control de las claves de la web, uno como periodista y el otro como informático.

En ese momento, según los dos escritos de acusación, Canales acudió al Registro de Marcas y Patentes para registrar el nombre del periódico, que pertenecía en realidad a la empresa Opciones Creativas, donde él trabajaba como redactor jefe. Después, al enterarse una de las dueñas de la empresa, que había pasado a ser también la administradora única tras la muerte de su tío, optó por despedir a Alfonso Canales y le exigió la entrega de las claves de acceso de la web, a lo que éste se negó. 

“Con ánimo de obtener un beneficio patrimonial ilícito y actuando de común acuerdo, se adueñaron del citado dominio de internet y de la página web allí alojada, negándose a entregar a la empresa propietaria las correspondientes contraseñas de acceso”, sostiene la Fiscalía en su escrito de acusación, en el que señala que “desde el mes de octubre de 2009 hasta la actualidad”, los dos acusados han venido explotando el periódico digital que se alojaba en dicho dominio” y “han impedido el legítimo uso por parte de sus propietarios”.

 

“¿Aportó la web al grupo de forma altruista?”


En su declaración como acusado durante el juicio, celebrado ante la Sección Sexta de la Audiencia Provincial, Alfonso Canales ha defendido que él “animó” a Agustín Acosta a fundar un nuevo grupo de comunicación multimedia en el año 2006, que entre otras cosas incluía una emisora de radio y un canal de televisión local. Sin embargo, aunque dentro de ese mismo grupo estaba también el periódico Crónicas de Lanzarote, Canales ha defendido que esa web la crearon su hermano y él y que “no tenía nada que ver” con Opciones Creativas.

“Yo propuse incluirla en el grupo para aumentar la difusión y la influencia”, ha alegado el periodista, que en realidad solo figuraba como jefe de redacción de ese diario digital, e incluso él mismo ha reconocido que por encima había una directora. Además, el abogado de la acusación ha subrayado que en la propia web se nombraba como fundador Agustín Acosta y como dueña de los derechos de la página a la empresa Opciones Creativas, propiedad de María José Acosta.

“¿Dice que usted aportó la web al grupo de comunicación de forma altruista?”, le ha preguntado el fiscal. “Mi idea era hacer un medio con proyección a futuro. Él tenía fecha de caducidad”, ha respondido en referencia al fundador de la empresa, añadiendo que era él quien podía “continuar” después ese proyecto, del que en realidad solo figuraba como empleado. De hecho, la dueña de la empresa era y ha seguido siendo la sobrina de Agustín Acosta, que fue quien presentó esta querella y está personada en la causa como acusación particular.

Alfonso Canales juicio 1

Canales reconoció a la denunciante como dueña de la web en un programa


“Para mí fue desastroso. Fue el fin de la empresa, la quiebra absoluta”, ha declarado durante el juicio la denunciante, que tras la muerte de su tío asumió también el papel de administradora única. Además, ha explicado que cuando en el año 2006 se celebró la fiesta de inauguración de este grupo de medios, Alfonso Canales estaba presente y en ningún momento se le presentó como dueño del diario digital. “Ni siquiera era director, era un redactor, redactor jefe”, ha subrayado.

Después, cuando tuvo que despedir a este periodista al conocer que había acudido a registrar la marca del periódico a su nombre, ha relatado que Alfonso Canales le envió un escrito en el que le comunicaba que “daba por resuelto el contrato de colaboración” entre Crónicas y Opciones Creativas. “No le puedo dar una explicación porque ese contrato no existía”, ha señalado a preguntas del fiscal. 

De hecho, los acusados no han aportado ni ese supuesto contrato de colaboración, ni tampoco ningún documento que justifique que eran los propietarios de ese diario digital. Incluso, durante el juicio también se ha reproducido un audio a petición de la acusación, en el que se escucha a Alfonso Canales decir que María José Acosta es la dueña de cronicasdelanzarote.es. El audio corresponde a un programa de radio en el que Canales hablaba de la propietaria del grupo y defendía su labor al frente de la empresa, poco antes de que él mismo acudiera a registrar el periódico a su nombre y de que fuera despedido.

Por su parte, la defensa ha pedido que ese audio sea anulado, alegando que no se había aportado por el cauce adecuado y que no había sido “cotejado”. “No han negado que sea su voz”, ha subrayado por su parte el abogado de la acusación al presentar sus conclusiones, mientras que el fiscal ha señalado que “los hechos han quedado probados y demostrados” durante la vista.

 

Dos facturas clave que desmontan la defensa


En cuanto a las pruebas documentales aportadas al procedimiento, lo que consta es que el hermano de Alfonso Canales fue quien se encargó de crear la página y de registrar el dominio en el año 2006. Según la Fiscalía lo hizo por encargo de Opciones Creativas y cobró por ello, ya que en la causa está acreditado que después cargó dos facturas a la empresa, una por el registro del dominio y otra por el desarrollo de la web. Sin embargo, lo que hizo Juan Luis Canales ya en el año 2006 fue poner el dominio a su nombre. 

“Las facturas no son reales”, “no tienen nada que ver con mi hermano”, ha sostenido Alfonso Canales para intentar desmontar una de las principales pruebas que tumban su línea de defensa. “No lo sé. No son mías. Lo tendrán que explicar ellos”, ha señalado por su parte Juan Luis Canales. Sin embargo, la perito que ha declarado en el juicio ha confirmado que la caligrafía coincide con la de Alfonso Canales, que habría firmado esas facturas tanto en su nombre como en el de su hermano, que en ese momento residía en Madrid, y que según la acusación fue contratado para poner en marcha una web para Opciones Creativas.

Sin embargo, el acusado ha negado haber cobrado nada de Opciones Creativas –en contra de lo que ha asegurado la administradora de la empresa- y ha defendido que eso era un proyecto de su hermano. Además, ha comenzado señalando que se hizo cargo de crear la web y de pagar los gastos de registro del dominio por ayudar a su hermano, aunque después ha matizado que lo compartían “al 50 por ciento”. Pero pese a ello, a continuación ha asegurado que no se ha “beneficiado económicamente”, que no ha recibido “ninguna remuneración por ese dominio” y que ni siquiera sabe si contratan publicidad o cómo lo hacen.

Además, también ha asegurado no recordar las facturas que su propia defensa aportó a la causa, sobre los supuestos gastos que afrontó personalmente al poner en marcha la web. “Con independencia de que sea su hermano, ¿tiene gastos de 1.000 euros un año y no obtiene ningún beneficio?”, le ha preguntado el fiscal. “No sé si son 1.000 euros. Me sorprende”, ha respondido el acusado, pese a que su propio abogado entregó esas facturas.

 

“No contratábamos publicidad a cambio de dinero”


Por su parte, a preguntas de la Fiscalía sobre la gestión económica de la web, Alfonso Canales ha asegurado que entre los años 2006 y 2009, cuando solo figuraba como redactor jefe, la web no obtuvo ingresos por publicidad, y que solo empezaron a tenerlos después. “Vaya por dios”, ha respondido el fiscal. “No contratábamos publicidad a cambio de dinero. Contratábamos con amigos”, ha llegado a afirmar Alfonso Canales, cuando el Ministerio Público pretendía reflejar que la supuesta propiedad de la página no era real.

Alfonso Canales juicio 5

De hecho, fue después de hacerse con el control tras su despido cuando fundó una nueva empresa con otros dos socios –entre los que ni siquiera estaba su hermano-, Promedia, a través de la que empezaron a facturar publicidad tanto para la web como para la radio que creó después. “El periódico realmente no factura nada”, “lo que factura realmente es la radio”, ha añadido durante el juicio, en el que la acusación le pide que indemnice a la dueña con todos los ingresos que ha recibido en concepto de publicidad desde 2009.

Durante la vista, la defensa ha aportado varios testigos -casi todos ex trabajadores de Opciones Creativas que después pasaron a trabajar para Alfonso Canales- que han declarado que quien “atendía” el diario digital entre 2006 y 2009 era él e incluso que “escucharon decir” que era el dueño. Sin embargo, todos ellos han declarado también que el puesto que ocupaba en la empresa era el de redactor jefe.

 

“Son como Pepe Gotera y Otilio”


“No hay ni un documento que constate las falsedades que han soltado”, ha cuestionado el abogado de la acusación particular en sus conclusiones. “Son como Pepe Gotera y Otilio, parecen los chapuzas de la radio. Han dejado sus chapuzas por todos los lados”, ha añadido en referencia a todo lo que se ha puesto sobre la mesa durante la vista, incluyendo esas facturas cuya autenticidad pretenden negar.

“Lo que hubo es el hurto de un periódico. Aquí lo que se ha hecho es quitarle un periódico a una empresa. Esto es la gravedad del asunto y llevamos 9 años”, ha lamentado, subrayando que durante ese tiempo los acusados “han hecho y deshecho lo que han querido” y los legítimos propietarios “han perdido el control”.

Además, ha puesto en cuestión la declaración de los testigos de la defensa. “Es difícil que uno lleve cinco meses en una empresa y sepa estas cosas”, ha señalado en referencia a uno de ellos, que empezó a trabajar para Opciones Creativas poco antes de la muerte de Agustín Acosta y ha asegurado que le escuchó decir que el “propietario” de la web era Alfonso Canales, con quien él siguió trabajando cuando se hizo con el control del diario. 

“Hay que ser un poco respetuoso cuando uno viene a una Sala. Hay que ser serio”, ha cuestionado el letrado, que considera que “solo la documental” que hay en la causa “es suficiente para la condena”. Además, en referencia a las constantes referencias de los acusados y de la defensa sobre los problemas económicos que atravesaba en 2009 Opciones Creativas, ha señalado que es irrelevante. “Eso no les da derecho a apropiarse de una web”, ha enfatizado, tras haber puesto también de relieve durante el juicio que la dueña tuvo ofertas de compra que no pudo negociar porque le habían arrebatado el control de la página.

 

La acusación eleva las penas y califica los hechos como hurto


En el caso del Ministerio Público, califica los hechos como constitutivos de un delito de apropiación indebida o de coacciones por parte de los dos acusados, por lo que pide para ambos la misma pena de dos años de cárcel, así como que indemnicen a la empresa propietaria de esa web con 12.000 euros, que es el precio en el que se ha tasado el dominio, y que entreguen a la legítima propietaria las claves de acceso de las que se valieron para hacerse con el control de la página.

Alfonso Canales juicio 2

Por su parte, la acusación particular considera a Alfonso Canales responsable de un delito de hurto –“porque no se trata solo de la apropiación de un dominio de internet sino del hurto de un periódico”-, o alternativamente de dos delitos de apropiación indebida, uno de ellos continuado, por lo que eleva la solicitud de pena a entre 6 y 9 años de prisión, en función de la calificación del delito que estime la Sala en caso de condena. 

Además, pide para él una multa de 7.200 euros y que indemnice a los perjudicados con 12.000 por el valor del dominio más todo el dinero correspondiente a la facturación que han cobrado en concepto de publicidad desde 2009. Solo entre los años 2010 y 2011, el informe pericial aportado por la acusación señala que esos ingresos fueron de 123.622 euros, y a esa cantidad habría que sumar la de los años posteriores y hasta que se produzca la devolución del periódico digital.

En cuanto al hermano, que es informático y según la acusación fue quien hizo posible este hurto o apropiación indebida, le pide tres años de cárcel y una multa también de 7.200 euros, además de la obligación de responder de forma solidaria del pago de la indemnización a Opciones Creativas, tanto por el dominio como por los ingresos en publicidad de casi una década.

En esta sección
Comentarios