23/ago./2019

“PARECE QUE VIVE EN UNA URNA”, LE HA DICHO EL FISCAL TRAS ESCUCHAR SU TESTIMONIO

Elena Martín dice que no podía “controlar” a los concejales y que no sabía que se referían a su padre cuando hablaban de “el jefe”

Asegura que solo dos de los 104 expedientes se hicieron en su departamento de Contratación, que el resto partieron de Compras y que desconocía si las obras se ejecutaron porque no vive en Arrecife: “Solo vengo a trabajar y porque no me queda otra"

Elena Martín, sonriente junto a su padre tras prestar declaración (FOTOS: Sergio Betancort)
Elena Martín, sonriente junto a su padre tras prestar declaración (FOTOS: Sergio Betancort)
Elena Martín dice que no podía “controlar” a los concejales y que no sabía que se referían a su padre cuando hablaban de “el jefe”

“Yo no puedo controlar lo que hacían los concejales fuera de mi departamento”. Ésa ha sido una de las frases que más ha repetido la que era responsable de la Oficina de Contratación del Ayuntamiento de Arrecife, Elena Martín, durante su declaración como acusada en el juicio por la pieza 12 del caso Unión. En esa declaración, la hija de Dimas Martín ha asegurado que de 104 expedientes investigados en esta causa, solo dos se hicieron desde Contratación y el resto desde el departamento de Compras, señalando que ambas áreas estaban entonces separadas y no tenían “ningún tipo de vínculo”.

“Ellos sabrán lo que tramitan. Yo sé lo que tramito en Contratación”, ha defendido, pese a que en alguno de los expedientes gestionados desde Compras también aparece su firma, al estar ejerciendo en ese momento como secretaria accidental. “Yo no sé si un concejal iba por Compras. Yo cuando voy a trabajar voy a mi despacho. Yo no me reúno con los concejales”, ha insistido, a lo que el fiscal ha respondido recordándole la conversación que se escuchó en la segunda jornada del juicio entre ella y el concejal Ubaldo Becerra, y señalando después que por sus palabras “parece que vive en una urna”. 

Además, el fiscal ha subrayado que en esa conversación en la que hablaban sobre el Plan General de Arrecife, Becerra se refirió al padre de Elena, Dimas Martín, como “el jefe”, diciéndole que ya había hablado con él del tema. “Ubaldo podrá tener de jefe a quien quiera. Para mí el jefe era el jefe de la Oficina Técnica”, ha contestado la funcionaria, negando así que supiera que se referían de esa forma a su padre. “Yo entendí por jefe al señor Arrocha”, ha asegurado.

 

“No me meto en la web del Ayuntamiento, no me interesa”


“No sé qué distancia hay entre despachos, pero esto no es el Ayuntamiento de Madrid”, ha subrayado Javier Ródenas, tras escuchar de nuevo a la funcionaria repitiendo que desconocía tanto los contratos adjudicados -en uno de los casos por valor total de un millón de euros a un mismo empresario-, como si se realizaron las obras o no.

“Yo no tengo por qué saberlo”, ha señalado al respecto, añadiendo que tampoco vio la información publicada en la web del Ayuntamiento sobre esas contrataciones. “Yo no me meto en la web del Ayuntamiento. No me interesa”, ha afirmado. Además, también ha defendido que no sabía si las obras se hicieron o no porque no vive en Arrecife. “Vengo a trabajar y porque no me queda otra”, ha afirmado, usando el mismo argumento que ha reiterado después en respuesta a preguntas de la acusación popular. “Tengo la sana costumbre de no venir a Arrecife, no me gusta venir. Vengo a trabajar y ya está”, ha sostenido. Y también ha afirmado que “no se fijó” si finalmente se colocó el arbolado de un proyecto cuya redacción sí se contrató desde su departamento.

Respecto a ese proyecto, el ex concejal Ubaldo Becerra confesó el pasado miércoles que se presentaron tres ofertas y que Elena Martín le dijo: “Dime cuál quieres de estos tres”. “No, no es así”, ha señalado este lunes la funcionaria, desmintiendo la declaración de Becerra. Según ella, cuando el concejal le presentó las tres ofertas le dijo “que no, que tenía que salir a un procedimiento abierto de contratación pública”. Y Elena Martín ha asegurado que el tema “se quedó parado ahí”, aunque lo cierto es que la obra sí se terminó adjudicando a la empresa La Palmita, propiedad de uno de los empresarios acusados en esta causa y que ha confesado el pago de sobornos.

 

“Es tan burdo como eso, las ofertas eran idénticas”


“Vamos a ser claros, por lo que se ha visto en el documento, se contrató por Compras”, ha vuelto a alegar entonces Elena Martín, que ha reiterado que ella solo participó en la adjudicación de la redacción de ese proyecto -que corrió a cargo del mismo empresario al que después se le entregó la obra-, pero no de la adjudicación de la ejecución del proyecto en sí. “Él podrá decir lo que quiera”, ha señalado sobre la declaración de Ubaldo Becerra. “Los concejales muchas veces quieren contratar y luego los procedimientos no siguen su curso, no se contrata. A Ubaldo no le gustó lo que le dije y se quedó parado”, ha repetido, asegurando que no se enteró de que finalmente sí había sido adjudicado. “No vivo en Arrecife. Vengo a trabajar y porque no me queda otra”, ha añadido entonces como explicación. Sobre cómo llegaron a Compras las ofertas que habían estado en sus manos, ha apuntado que desconoce si eran copias o incluso si se aportaron otras distintas.

Elena Martín

Respecto a esas ofertas que le presentó Ubaldo Becerra, el fiscal le ha preguntado si en el momento se dio cuenta de que las tres eran idénticas -el propio Becerra ha reconocido que detrás de todas estaba el mismo empresario-, pero Elena Martín ha respondido que no recuerda si entonces las miró. No obstante, ha aclarado que ahora sí lo ha hecho. “Es tan burdo como eso, eran idénticas”, ha afirmado. “¿Reconoce que era burdo?”, le ha preguntado entonces el fiscal. “Un poquito”, ha contestado.  Por su parte, Becerra declaró la pasada semana que aquello “no fue realmente concurso público” y que “Elena lo consintió”.

 

“Tras lo ocurrido nos hemos vuelto más exigentes”


En su declaración, Elena Martín ha aclarado que no estaba designada como jefa de Contratación ni cobraba por ello, aunque lo cierto es que en la práctica sí era la máxima responsable del departamento. Respecto a sus funciones, ha afirmado que eran “intentar que los procedimientos tuvieran el curso legal”. 

Al respecto, ha reconocido que ahora, tras lo ocurrido con el caso Unión, se han vuelto “más exigentes”. Y es que entre otras cosas, ha señalado que entonces ni siquiera se presentaba un informe de necesidad por escrito para justificar la firma de un contrato menor. 

“Ahora algunas cosas las pedimos por escrito. Antes las presentaban alguna vez, pero en honor a la verdad no lo exigíamos”, ha declarado, sosteniendo que para esos contratos menores “bastaba con la aprobación del gasto y la presentación de las facturas”.

 

"Lo único que puedo darte es una porquería de pliego"


El fiscal también ha preguntado a Elena Martín por esa conversación que mantuvo con Ubaldo Becerra sobre el Plan General, en la que el edil le encargaba un pliego para sacar a concurso el avance de ese documento. En ese momento, tal como puso de relieve la instrucción y ha reconocido Ubaldo Becerra, pretendían adjudicárselo directamente a Pedro Luna. “No va a tener que hacer nada, se lo vamos a dar todo hecho”, explicaba Dimas Martín en una conversación. Y para asegurarse de que resultaba adjudicatario, el plan era sacarlo a concurso por 60 millones para que no se presentara “nadie más”.

En medio de esa operación que finalmente no prosperó se produjo la conversación entre Ubaldo Becerra y Elena Martín. “Lo único que puedo darte es una porquería de pliego”, advertía la técnico cuando el concejal le reclamó un documento que poder presentar en una reunión que tenía al día siguiente. Para atender su petición, Martín propuso utilizar un pliego “básico” y “copiar” las condiciones técnicas que se recogieron para el anterior Plan General, ya que ni siquiera se habían definido los requisitos que debía cumplir el avance. “Te lo doy a ver si con eso cuela”, terminaba diciendo la funcionaria. 

En su declaración, Elena Martín no ha negado esa conversación e incluso ha reconocido que hizo “una porquería” de pliego. Según ha señalado, Ubaldo Becerra “llevaba meses” pidiéndoselo y ella le “daba largas” porque “no tenía tiempo de hacer pliegos”. Finalmente, cuando se produjo esa llamada porque Becerra tenía una reunión al día siguiente en Gran Canaria, accedió a hacerlo con un “copia y pega” del Plan anterior, aunque ha defendido que eso era “casi papel mojado”, un “borrador” que “se quedó ahí”.

 

Sonrisas, beso y felicitaciones de Dimas, Rosa y Fabián


En cuanto a las reuniones que mantuvo su padre con Pedro Luna y otros arquitectos y el presunto intento de amaño para adjudicar la redacción del Plan, ha asegurado que lo desconocía. “Yo no tengo conocimiento de reuniones ni de que se hiciera nada de eso”, ha asegurado Elena Martín, para la que la Fiscalía pide pide 2 años de prisión y 20 años de inhabilitación por delitos de prevaricación administrativa y revelación de información privilegiada con grave daño a la causa pública y fraude a la administración. Además, también ha respondido “lo desconozco” cuando le han preguntado si sabía cómo llegó luego ese pliego a manos de su padre.

Dimas y Elena dentro

Tras su declaración, Elena Martín ha vuelto a sentarse en el banquillo junto a un sonriente Dimas Martín, a quien primero ha dado la mano y después incluso un beso. Además, también otro de los acusados, Juan Francisco Rosa, ha hecho un gesto con la mano a modo de felicitación a Elena Martín por su declaración, y lo mismo ha hecho desde el público su hermano, Fabián Martín, que está asistiendo al juicio desde la primera jornada. Hacia él se ha vuelto Dimas Martín tras escuchar la declaración de su hija y se ha podido leer en sus labios un “muy bien”, mientras miraba a Fabián, que asentía y hacía también un gesto de aprobación.

En esta sección
Comentarios