18/feb./2020

Duchemín se “fio” de un informe de Rosa sobre los vertidos: “Me limité a ver que más o menos cumplía las recomendaciones del técnico”

“Eran increíbles, fantásticos, mejor imposible”, ha declarado Juan Francisco Rosa al hablar de los resultados de sus propias analíticas. Sin embargo, las muestras que había tomado el vigilante de cauces arrojaban parámetros contaminantes

José Juan Hernández Duchemín, levantándose del banquillo para empezar a declarar (FOTOS: Sergio Betancort)
José Juan Hernández Duchemín, levantándose del banquillo para empezar a declarar (FOTOS: Sergio Betancort)
Duchemín se “fio” de un informe de Rosa sobre los vertidos: “Me limité a ver que más o menos cumplía las recomendaciones del técnico”

“Me fié de ese informe e hice esa propuesta”. Así ha explicado el que era gerente del Consejo Insular de Aguas, José Juan Hernández Duchemín, por qué propuso dar una autorización provisional al sistema de vertidos de Stratvs, cuando contaba con analíticas que advertían de altos parámetros de contaminación. Esas muestras las tomó el vigilante de cauces y llevaron a rechazar la primera solicitud de Juan Francisco Rosa, pero el empresario presentó después un informe de una empresa privada, del que decidió “fiarse” Duchemín.

“Hacía constar que ya estaban tratando los vertidos y que se había encargado por parte de BTL la instalación de una depuradora”, ha declarado en el juicio el ex gerente del Consejo, que está acusado de un delito contra el medio ambiente, por haber permitido que se otorgara esa autorización provisional y por no haber actuado después, cuando el permiso de seis meses caducó y Stratvs siguió funcionando, sin instalar la depuradora que se había comprometido a realizar y sin ninguna nueva autorización.

Además, ha negado que lo que él firmó fuera una autorización y ha descargado la responsabilidad en el que entonces era vicepresidente del Cabildo, Fabián Martín. “Yo hago una propuesta. La autorización la da el presidente, o en este caso el vicepresidente, que tenía delegadas las funciones. Mi propuesta no era vinculante. Él podía haber pedido otros informes. Yo me limité a ver que más o menos se cumplía con las recomendaciones del técnico”, ha sostenido.

 

“Los valores eran demasiado altos”


Precisamente en base al informe de ese técnico del Gobierno de Canarias, el Consejo denegó la autorización inicial de vertidos y reutilización de aguas que había solicitado Rosa. “Decía que no cumplía los parámetros de vertidos y que se instalara un sistema adecuado de depuración”, ha declarado Duchemín, que ha reconocido que “los valores eran demasiado altos”.

Sin embargo, sin realizar una nueva inspección, después propuso dar al empresario una autorización provisional cuando presentó una nueva solicitud, esta vez para instalar una planta depuradora. “Era algo más de lo que exigía el técnico, que solo pedía un mejor sistema de depuración”, ha afirmado el ex gerente, que ha reconocido que Rosa ni siquiera presentó un proyecto para la ejecución de esa depuradora. 

De hecho, nunca la ejecutó y cuando caducó el permiso, el Consejo de Aguas no adoptó medidas para que cesaran los vertidos. Y tampoco realizó nuevas inspecciones. “Yo no hacía inspecciones, no era mi misión. Yo no hacía trabajo de campo”, se ha defendido Duchemín, que en este caso se ha escudado en el técnico. A este trabajador -que ha declarado que es el único técnico con el que contaba el Consejo, y que en realidad estaba cedido a tiempo parcial por el Gobierno de Canarias- también se ha referido cuando la fiscal le ha preguntado por qué no se cumplió otro de los condicionantes que incluía la autorización provisional, que establecía que debían tomarse muestras y realizarse analíticas de esas aguas todos los meses. 

José Juan Hernández Duchemín, juicio a Stratvs (89)

“El expediente se le enviaba al técnico, que cuando venía a Lanzarote visitaba si lo estimaba, tiraba de los vigilantes y hacía inspecciones”, ha alegado, pese a que poco antes había confirmado que entre sus funciones como gerente del Consejo estaba actuar como “jefe del personal” y “hacer cumplir la normativa en materia de aguas y sus cauces”.

Pese a ello, en el caso de Stratvs asegura que cuando caducó el permiso provisional no se actuó “porque no se recibió denuncia de nadie”. “Ni de Yaiza, ni del Seprona, ni de vecinos...”, ha señalado, añadiendo que “sin denuncias no se abría expediente sancionador”. Sin embargo, a preguntas de la fiscal, también ha reconocido que no se publicó esa autorización provisional ni se dio trámite de audiencia a los posibles interesados. “Eso se hacía con la autorización definitiva, no con la provisional”, ha asegurado. “Tiene su sentido. Una autorización provisional es para solucionar algo que ya se está produciendo”, ha añadido cuando la fiscal le ha preguntado por qué.

 

Rosa: “Yo no me ocupaba de esas cosas”


En cuanto a las analíticas mensuales que la autorización provisional establecía que debían realizarse, tampoco se cumplieron. Las únicas que constan son tres que aportó también el propio empresario. Por su parte, Rosa ha asegurado que sí realizaba análisis “cada mes y medio”, aunque los resultados de todas esas muestras no llegaron al Consejo ni se han aportado a la causa. “Me encanta la agricultura y sé lo que es un agua mala y lo que es un agua buena”, ha alegado el empresario. “¿Y qué resultado daban esos controles?”, le ha preguntado la fiscal. “Increíbles, fantásticos. Mejor imposible”, ha respondido Rosa.

Sin embargo, ha dicho que “no recuerda” si técnicos del Consejo de Aguas fueron a la bodega a tomar muestras o a realizar controles tras otorgarle esa autorización provisional (que tampoco “recordaba” que fuera por seis meses). “Yo iba el sábado o el domingo a dar un paseo y ver cómo estaban los jardines, pero no me ocupaba de esas cosas”, ha contestado.

En cambio, cuando le han preguntado por las analíticas que sí tomó el Consejo antes de esa autorización y que arrojaban parámetros contaminantes, Rosa sí ha entrado en detalles. “Lo que pasa es que cogían de la primera fosa y hay que coger de la última”, ha sostenido, llegando a afirmar que el sistema de depuración que tenía Stratvs “es el mejor de la isla”.

Juan Francisco Rosa juicio Stratvs

“Si usted me conociera mejor, sabría que soy delicado para hacer las cosas bien”, le ha respondido también a la fiscal, cuando ésta le ha preguntado por qué cambió su solicitud inicial de vertidos y pasó a proponer la instalación de una depuradora. “A pesar de que el sistema de vertidos estaba permitido, si es mejor una depuradora la pongo. Y si hay otra cosa mejor mañana, también”, ha añadido.

 

“Cuido muchísimo La Geria y el medio ambiente”


“Yo quiero cumplir con toda la normativa. Nosotros tenemos 3.000 camas turísticas, con lo cual si Lanzarote se cuida, posiblemente yo pueda escapar también. Por lo tanto cuido muchísimo La Geria y el medio ambiente”, ha asegurado Rosa, que solo en esta causa está acusado de delitos contra el territorio, contra el medio ambiente y contra el patrimonio, entre otros, y que tiene dos hoteles ilegales con orden parcial de derribo y un puerto deportivo ilegal en Playa Blanca. Además, también está imputado por haber ocupado una zona verde que pertenecía al Ayuntamiento de Yaiza para construir el Kikoland.

En cuanto a Stratvs, el suelo sobre el que se levantó tampoco estaba a nombre de Rosa, que está acusado también de usurpación en esta causa. Sobre este tema le ha preguntado la fiscal a José Juan Hernández Duchemín, ya que ha recordado que para tramitar una solicitud de autorización para un sistema de vertidos o de una depuradora, el reglamento exige que se debe acreditar la propiedad. “Yo por lo menos que me aporten que tienen licencia. Supongo que si tiene licencia de obras...”, ha respondido a esto el ex gerente.

Hace dos años, el propio Consejo terminó rechazando otra solicitud de Rosa para el sistema de depuración de Stratvs precisamente por este motivo, ya que un informe jurídico advirtió de que para tramitar este tipo de permiso se debe aportar una “certificación registral de la propiedad de los terrenos que hayan de ocuparse, o permiso de sus propietarios”, cosa que no había hecho.

“Llevo 45 años en el Cabildo y nunca he incumplido la legalidad, que yo sepa. Me puedo equivocar, pero adrede nunca me equivoco. No incumplo la ley”, ha defendido Duchemín, que también tiene pendiente otro juicio por su participación en la incautación ilegal de la desaladora de Montaña Roja.

En esta sección
Comentarios