26/feb./2020

EN UNA OPERACIÓN POLICIAL QUE SE LLEVÓ A CABO EL DOMINGO 9 DE JUNIO

Intervienen casi medio centenar de artículos para mascotas "mal etiquetados" en un comercio de Arrecife

Según ha informado la Unidad de Protección Animal de la Policía Local, se estaban vendiendo como un producto para "cortar rabos de animales" cuando "su función real es de cortaúñas"

Intervienen casi medio centenar de artículos para mascotas "mal etiquetados" en un comercio de Arrecife

Agentes de la Policía Local de Arrecife intervinieron el domingo 9 de junio casi medio centenar de productos para mascotas con "mal etiquetado" en un comercio chino de la capital. Los mismos, según ha informado la Unidad de Protección Animal y Medio Ambiente del cuerpo policial, estaban vendiéndose como un producto para "cortar rabos de animales" (perros y gatos) cuando "su función real es de cortaúñas". 

La Unidad de Protección Animal afirma que tuvo conocimiento de los hechos a través de redes sociales, por las que recibió un mensaje en el que se comunicaba que dicho producto se estaba vendiendo en un comercio chino de Arrecife. 

Así, tras comprobar dicha información, se preparó un operativo para actuar de forma simultánea en todas las tiendas donde se podrían encontrar tales artículos, participando también en el mismo agentes del Grupo 2 de la Policía Local y de la Unidad de Documentoscopia (UDOC). Finalmente, dichos productos solo se localizaron "afortunadamente" en un comercio, donde no obstante ya se habían vendido seis artículos y se intervinieron 40 de diferentes tamaños. 

Según la Unidad de Protección Animal de la Policía Local, la función real de dichos artículos era de cortaúñas pero, debido a "una mala traducción y etiquetado", aparecía como "cortador de rabos", provocando esto "un error y confusión al consumidor". 

 

Normativa


Al respecto, desde el cuerpo policial se recuerda que "está totalmente prohibido cortar la cola o las orejas, o seccionar las cuerdas vocales, extirpar uñas y dientes por fines estéticos a perros y gatos, tras el Convenio Europeo sobre Protección de Animales de Compañía que entró en vigor el 1 de febrero del 2018".

Además, se apunta que en base a la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias, el etiquetado de productos debe realizarse de forma "que no induzca al error al consumidor y usuario, especialmente atribuyendo al bien o servicio efectos o propiedades que no posea". Por tales motivos y "para evitar un mal mayor por un uso indebido en animales de compañía", la Unidad de Protección Animal apunta que los artículos fueron intervenidos"de forma cautelar".

En esta sección
Comentarios