23/ago./2019

FUE ENCONTRADO EN LA PLAYA CINCO DÍAS DESPUÉS DE LA DESAPARICIÓN DE LA JOVEN

Levantan el secreto de sumario en el caso de Romina y confirman que el resto hallado en Las Cucharas es de un pulmón humano

Hasta el momento no se ha podido confirmar si pertenecen a la joven, ya que se está a la espera de disponer de ADN de algún familiar para poder cotejarlo

Levantan el secreto de sumario en el caso de Romina y confirman que el resto hallado en Las Cucharas es de un pulmón humano

La titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Arrecife acordó este lunes levantar el secreto de sumario en la causa abierta por la muerte de Romina Celeste Núñez, por la que su marido continúa en prisión provisional imputado por un delito de maltrato habitual y otro de homicidio o asesinato.

Tras acordarse esta medida, la autoridad judicial ha confirmado que los restos orgánicos hallados en la playa de Las Cucharas son humanos y corresponden a un trozo de pulmón, aunque hasta el momento no se ha podido confirmar si pertenecen a la joven, que tenía 28 años. Para ello, se está a la espera de disponer de ADN de algún familiar de Romina, que era natural de Paraguay y no tenía familia en la isla, para poder cotejarlo.

Tal como en su momento adelantó La Voz de Lanzarote,  el hallazgo de este fragmento orgánico se produjo el pasado 5 de enero, cuando aún ni siquiera se había denunciado la desaparición de Romina. Quien lo encontró fue una persona que trabaja en esa playa y en el momento pensó que correspondía a un animal, por lo que lo depositó en un contenedor. Sin embargo, cuando días después conoció por los medios de comunicación la noticia de la desaparición de Romina y posteriormente la búsqueda que se había iniciado en el litoral de la isla, decidió dar aviso a la Guardia Civil, que consiguió recuperar estos restos orgánicos. Después los envió al Instituto Anatómico Forense para su análisis, confirmando que se trataba de restos humanos y que podrían pertenecer a la joven.

 

El marido alega que se la encontró muerta en el baño


En cuanto al marido, de 44 años, el Juzgado confirma que "en ningún momento ha confesado el crimen", aunque sí ha dado detalles de cómo se deshizo del cuerpo. Según su testimonio, “se encontró a su esposa muerta en el baño cuando llegó a casa y, asustado, quemó sus restos mortales y después los hizo desaparecer en distintos puntos de la costa lanzaroteña”.

Desde el Tribunal Superior de Justicia de Canarias precisan que el levantamiento del secreto de sumario “no significa que las actuaciones sean ahora públicas, sino que se permite el acceso al proceso a todas las partes personadas (hasta ahora, sólo podía consultar las diligencias previas el Ministerio Fiscal), esto es, a la defensa y a la acusación particular, personada en el proceso en nombre de la familia de la desaparecida”. 

Además, precisan que el órgano instructor, único juzgado de Lanzarote con competencias en Violencia sobre la Mujer, continúa practicando pruebas de carácter reservado.

Cabe recordar que Romina había denunciado a su marido por malos tratos solo dos días antes de su boda, el pasado mes de agosto. Además, tres días antes de fallecer acudió a Urgencias del hospital Molina Orosa, aunque tras una larga espera decidió marcharse sin ser atendida "Esta casi me mata, la siguiente no creo que lo cuente", le escribió ese día Romina a una persona cercana, en una conversación de Whatsapp a la que tuvieron acceso los agentes.

En esta sección
Comentarios