26/feb./2020

ENTRE SU LABOR DESTACAN TAMBIÉN LA SIEMBRA DE CASI 825.000 METROS CUADRADOS

La Sociedad de Cazadores presentó 19 denuncias por infracciones a la Ley de Caza en 2016

Los guardas rurales levantaron 15 actas por uso ilegal de veneno y por escombros o vertidos, entre otras causas. También localizaron un "depósito de animales muertos"

La Sociedad de Cazadores presentó 19 denuncias por infracciones a la Ley de Caza en 2016

Los guardas rurales de la Sociedad de Cazadores presentaron el año pasado ante el Cabildo de Lanzarote un total de 19 denuncias por infracción de la Ley de Caza de Canarias y a la orden de veda. Además identificaron a 600 personas que “incumplían las normas de caza por diferentes motivos”. Es uno de los datos que desde la Sociedad destacan en lo relativo a las actuaciones llevadas a cabo el año pasado por los guardas de caza. Así señalan que la labor de vigilancia no se realiza únicamente en la temporada de caza, sino “que es una labor continua” que se desarrolla durante todo el año.

En 2016 también levantaron 15 actas por motivos que abarcan desde el “uso ilegal del veneno en el suelo rural; la localización y solicitud de retirada de especies invasoras como puede ser el cactus espinoso arbóreo que afecta a la flora endémica y causa daños físicos a los perros que se aproximan a él; la localización de vertidos y residuos ilegales en el campo o el informe  de la situación de estado de abandono de casi una decena de aljibes y maretas”.

actuaciones guardas de caza 1

Igualmente “localizaron y retiraron trampas” que ponían en peligro a numerosas especies protegidas e informaron a las autoridades competentes “de la localización de depósitos de animales muertos que constituían un foco de infección que atentaba contra la salud pública”. En este sentido, levantaron dos actas por uso de veneno, tres actas por escombros o vertidos en suelo rural,  un acta “por peligro de salud pública al hallar cabras muertas y una plaga de ratas” y también recogieron dos hurones, entre otras actuaciones.

 

Colaboración con todos los municipios


Entre sus actuaciones se incluye también la recogida de perros. En este punto, desde la Sociedad de Cazadores subrayan que los guardas rurales “colaboran sin excepción” con todos los municipios de la isla, “en la medida de sus posibilidades y de las limitaciones impuestas”.

De hecho, en 2016, según su memoria de actividades, recogieron y entregaron un total de 18 perros a sus dueños, si los ejemplares se hallaban perdidos e identificados, o en albergues, cuando los canes no disponían de microchip. Estos 18 perros “fueron rescatados del campo lanzaroteño”.  Asimismo el año pasado informaron a la Policía Local “de la localización de perros en estado de abandono en una finca privada”.

Otra de las tareas encomendadas a los guardas de caza es el acondicionamiento y siembra de numerosas fincas de la isla. En concreto en 2016 sembraron casi 825.000 metros cuadrados con 12.450 kilos de cebada y trigo y 800 kilos de lentejas. Éstas últimas cedidas por un socio, según exponen.

 

Formación e información


Paralelamente a estas actuaciones la formación es otra parte esencial de la labor de los guardas de caza. En este sentido llevan a cabo cursos de formación  sobre distintas materias. Entre los últimos que han llevado a cabo se encuentran un taller sobre la estrategia canaria contra el veneno, que tuvo lugar el 12 de diciembre, y un curso de intervención policial y actuación ciudadana sobre el maltrato animal, desarrollado los días 9 y 10 de enero de este 2017.

Por último, la Sociedad de Cazadores, en colaboración con su servicio de guardería, ha elaborado y distribuido entre sus socios trípticos sobre el “adecuado cuidado de los perros, la normativa y cómo actuar ante una pérdida, extravío o al encontrarse con un can en el campo”. 

En esta sección
Comentarios