10/Dic/2018

TUVO LUGAR EN EL CENTRO SOCIOCULTURAL

El pregón de Teresita Perera inicia las fiestas de Mozaga en honor a Santa Lucía

La escuela municipal de folclore de Mozaga dirigida por el profesor Fefo Pérez actuó al final de la lectura

El pregón de Teresita Perera inicia las fiestas de Mozaga en honor a Santa Lucía

Fotos: Sergio Betancort

 

Con la lectura del pregón a cargo de Teresita Perera Brito los vecinos del pueblo de Mozaga comenzaron las fiestas en honor a San Lucía, patrona de los ciegos y costureras. El acto tuvo lugar la tarde del pasado miércoles en un salón de actos del Centro Socio Cultural con el aforo al completo. Perera estuvo arropada en la mesa presidencial por la presidenta del centro, Marisa Corujo y la concejal del ayuntamiento de Teguise, Mari Paz Cabrera.

La pregonera comenzó a desglosar su pregón "Un canto a Mozaga y a sus Gentes", y en varios momentos de su relato se emocionó con todo lo que estaba compartiendo. Todo ello ante la atenta mirada de sus familiares, amigos y vecinos. Unas vivencias en las que muchos de los allí presentes se vieron reflejados por las formas de vida que les tocó vivir en un pueblo que en los años de la niñez y juventud de la pregonera se dedicaba a las tareas de la agricultura. Y como bien relataba Teresita,  en aquellos años algo más llovía pero la economía familiar no era lo suficiente solvente para hacerle frente al gasto familiar y que por aquellos años las familias en su mayoría eran muy numerosas. Con mucha nostalgia,  la pregonera recordaba su asistencia a la escuela unitaria situada en su pueblo y cómo en los ratos libres jugaba con sus amigas a las casitas. Con unas muñecas que ella misma preparaba con una piedra a la que envolvía en un trozo de retal. También estuvieron muy presentes los juegos de la época, cómo se las ingeniaban y así poder disfrutar del tiempo libre. En su pregón, Teresita hizo un merecido homenaje a todas aquellas mujeres, que como su madre, se levantaban con los claros del alba y no paraban hasta ya bien entrada la noche. Relataba también cómo algunas de ellas iban a lavar la ropa a las pilas que estaban instaladas en la entrada a la Caleta de Famara y de regreso a casa,  tendían la misma en las negras paredes de piedra cercanas a sus casas.

Otro de los momentos vividos por la pregonera y que guarda en su retina era cuando algunas mujeres del pueblo de Soo traían los cestos llenos de erizos de mar que cogían por la zona de Caleta de Caballo y los cambiaban por lentejas o garbanzos lo que en aquellos tiempos se conocía como "Trueque". Teresita también contó que en aquellos años la forma de comunicarse con los familiares y amigos que se encontraban fuera de la isla era por carta y si era muy urgente acudían al único teléfono fijo que existía en el pueblo situado en la tienda de la vecina, Socorro. Otra de las buenas costumbres que tenían las familias de la época es que una vez finalizada las tareas del campo y antes de retirarse a descansar, se reunía toda la familia y a la luz del farol o de la vela rezaban el Santo Rosario, misión ésta que recaía en la abuela o la madre.

La pregonera también contó cómo los domingos por la tarde, la carretera central que conformaba el tramo entre la casa de Domingo Lorenzo hasta la peña Tajaste donde años más tarde fuera instalado el monumento a la Fecundidad también conocido por El Campesino, se convertía en una zona de paseo donde algunos de los chicos y chicas comenzaban sus primeros amoríos. Todo esto y muchas vivencias más lustraron el emotivo pregón de Teresita Perera Brito que a su término fue obsequiada con un ramo flores y una escultura como recuerdo por su participación. A continuación, la escuela municipal de folclore de Mozaga dirigida por el profesor Fefo Pérez interpretó varias canciones con raíz canaria. La jornada finalizó con un asadero popular donde fueron invitados todos los asistentes.

En esta sección
Comentarios