17/feb./2020

UNA JORNADA QUE SE ALARGÓ HASTA LA MADRUGADA

La Villa de Teguise volvió a iluminarse al ritmo de la Noche Blanca

"El evento sigue batiendo sus cifras de asistencia cada año a raíz de su apuesta por una programación de cultura y ocio de calidad", señalan desde el Consistorio
La Villa de Teguise volvió a iluminarse al ritmo de la Noche Blanca
Teguise, Noche Blanca

La Villa de Teguise volvió a iluminarse al ritmo de la Noche Blanca por noveno año consecutivo. La música, el teatro, la gastronomía o la moda fueron algunas de las disciplinas protagonistas en la amplia programación cultural de la que pudieron disfrutar los miles de personas que se dieron cita en la antigua capital de la isla.

El evento, desarrollado principalmente por el área de Cultura y Festejos del Ayuntamiento de Teguise, comenzó a las 18.00 horas con actividades destinadas a los más pequeños. En la Plaza de los Leones, el teatro con la obra “Clowntacuentos” y el espectáculo circense de Rueda Circ-Hotel fueron los primeros platos de una Noche Blanca que volvió a deleitar con su menú de cultura y ocio a todos los asistentes.

Poco después dio comienzo la representación de la obra teatral “Si duele no es amor” en el Convento de Santo Domingo, una historia que aúna la música, la danza y la prosa y que fue muy aplaudida entre el público. Igualmente aclamada fue la representación de la “Noche negra de piratas” en el Castillo de Santa Bárbara, una obra que recuerda la invasión de la Villa por el corsario Morato Arráez.

Entre las numerosas actuaciones musicales pueden destacarse las que tuvieron lugar en la Plaza Clavijo y Fajardo, con los grupos Graduado Escolar o Inerxia, entre otros. Asimismo, también se bailó al compás de los instrumentos en la Plaza de los Leones con los grupos Il Divo o Son de aquí son de allá, y en la Calle Nueva con el concierto de flamenco de la banda Arrímate al Querer. Por su parte, la Casa-Museo del Timple acogió los conciertos de viola y tiorba “E pur suona” y la actuación musical de Alexis Lemes, Adrián Niz y Carlos Almaguer. Otros grupos que pusieron su ritmo a la Noche Blanca fueron Barabass Sound System, Burbon, Caleidoscopio, Acusti-k o Ni un pelo de tonto.

Por su parte, la “Zona Joven” de la Noche Blanca, impulsada por la Concejalía de Juventud, contó con Batalla de Gallos, una competición de freestyle entre raperos, y una exhibición de la barbería Barbershop Lanzarote, entre otras actividades.

Otras actuaciones que deben acentuarse fueron las del Circo de Lanzarote en el Castillo-Museo de la Piratería; la de SBK en la Plaza de la Mareta, que puso el toque afrolatino a la Noche Blanca con su espectáculo y múltiples talleres; o la del Grupo Oriental en la Plaza Clavijo y Fajardo, que hizo viajar al público por la India, Asia Central, Turquía y Egipto a través de la música y el baile tradicional. Además, los comediantes de la Cacharra Verde, con “Los Colores de Violeta”, y las danzas “Mientras” y “Espera”, de Acerina Toledo y Abián Hernández, respectivamente, también contribuyeron a una edición para el recuerdo
En esta sección
Comentarios