19/Oct/2018

LA RADIO DEBE FORMAR PARTE DE LA HISTORIA COMO EN EDICIONES ANTERIORES

El concurso de microrrelatos de Radio Lanzarote suma 17 nuevos cuentos participantes

El certamen, cuyo plazo para participar concluirá el próximo 31 de agosto, continúa recibiendo historias inspiradas en el personaje de la novela de la escritora británica Mary Shelley 

El concurso de microrrelatos de Radio Lanzarote suma 17 nuevos cuentos participantes

El Concurso de Microrrelatos de Radio Lanzarote continúa recibiendo historias en estos últimos días. Cabe recordar que el plazo para enviar los relatos para participar en el certamen concluirá el próximo 31 de agosto y que esta octava edición rinde homenaje al bicentenario de la novela de la escritora británica Mary Shelley,

Por ello, la propuesta en esta ocasión es imaginar la continuidad de la historia, después de que el monstruo creado por el Dr. Frankestein “saltó por la ventana del camarote a la balsa que flotaba junto al barco. Pronto las olas lo alejaron, y se perdió en la distancia y en la oscuridad”.

Como en ediciones anteriores, la extensión máxima de los relatos tendrá que ser de 100 palabras, incluido el título en el caso de que lo lleve, y la radio deberá formar parte de la historia. Cada autor podrá enviar un máximo de cinco relatos, que podrá firmar con pseudónimo, aunque deberá indicar siempre un nombre y un teléfono de contacto. Los relatos se irán publicando por orden de recepción en La Voz de Lanzarote y se leerán en el espacio 'Lectura en la Radio' de Radio Lanzarote-Onda Cero. 

Todos aquellos que deseen participar pueden enviar sus relatos al email: [email protected] Del fallo del certamen, que se hará público en la segunda quincena de septiembre, se encargará un jurado formado por periodistas de Radio Lanzarote-Onda Cero y La Voz de Lanzarote, que elegirán tres relatos ganadores y siete finalistas.

El ganador del primer premio se llevará una estancia de dos noches para dos personas en régimen de media pensión en el hotel Vik San Antonio, mientras que el relato que se alce con el segundo premio obtendrá una table Billow de Tiendas AHL Informática, con pantalla de 10, 1", 64 b, 1GBDD3, 16 G de memoria, Android 7.0 y wifi dual 2.40. El tercer premio será un pase familiar (hasta cuatro personas) con comida incluida al Rancho Texas Lanzarote Park. 

 

 

El amor del monstruo.


 

Luego de perderse en las masas de agua salada, el monstruo visitó todos los puertos españoles pero en ninguna ciudad ni en ninguna villa lo aceptaron. Pasado mucho tiempo, el monstruo conoció un brujo y se enamoraron, pero jamás contrajeron matrimonio porque dicho contrato jurídico presume que los cónyuges viven juntos y ellos eran seres que deseaban libertad para viajar por todas las aguas territoriales de España asustando a la gente con sus hechizos. Para evitar que dichos seres atormentaran a la población se anunciaba por la radio que la brujería no existía.

 

  Travesía reveladora.

 

A la mañana siguiente, el sol acariciaba su gigantesco rostro. Su pesado cuerpo había quedado casi enterrado en las arenas de una playa. Se levantó y caminó como había aprendido al nacer, torpemente. La accidentada travesía en el mar le había hecho reflexionar. Su objetivo era comunicar su arrepentimiento a los demás. Para ello, se dirigió a una emisora cercana. Las personas que estaban allí mostraron fascinación y temor por aquel increíble ser.

Aunque su fluido vital no era sangre, sino electricidad, comunicó sus sentimientos a todo el mundo que había dañado para implorar su perdón.

 

  Tú, Mary

 

Con tus palabras envolviéndole, recién horneadas en la radio, su pluma cobraba vida propia. Él pensó en ti, Mary.

Apenas se distinguía el rastro de aquella balsa, de aquel ser creado con retales de nuestra propia existencia. No hay tal monstruo, solamente pedazos de miserias y temores.

Tú, Mary. Profunda garra interior del Romanticismo. Tremenda lucha por dirigir el timón de tu vida.

Tú, Mary. No detengas el cuento de terror, mientras la lluvia enloquece. El paso de tus horas verá el brillante escampar en la Literatura Universal.

 

  REGRESO


 

Después de que el monstruo creado por el Dr. Frankenstein “saltó por la ventana del camarote a la balsa que flotaba junto al barco. Pronto las olas lo alejaron, y se perdió en la distancia y en la oscuridad”.

 

Se fue…


 

Su voz serena, profunda, inquietante, tenía en vilo a todos los habitantes de aquel pueblo alejado de la urbe. Se agolpaban en sus pequeños aparatos de radio para seguir sus narraciones al anochecer.

 

Esa noche, el fantasma de Mary y sus palabras envolventes entraban en cada hogar. En el silencio y sin dar tregua, un grito desgarrador alertó a los vecinos.

Él, el monstruo, había regresado. Envuelto en sangre, cicatrices y dolor anunciaba la cruda realidad convertida en el terror indeseado. El locutor lleno de pánico les alertó.

 

  Sin Título,


 

Después de, nunca supo exactamente cuantas horas, a la deriva, consiguió quedarse dormido entre sollozos.

Despertó al dejar de sentir las olas del mar meciendo la balsa.

Alzó la vista para descubrir lo que parecía una isla desierta, de arena blanca, gigantes rocas, con una belleza que sus inocentes ojos no conocían.

Abandonó la balsa junto a unas rocas y se dispuso a reconocer el lugar.

En la cima de la frondosa montaña encontró una vieja cabaña abandonada con una radio que aún funcionaba.

La encendió.

Mientras escuchaba la suave melodía, comprendió que había llegado a su verdadero hogar.

 

  Repentino cambio de opinión.


La luna llena iluminaba el océano.

- Mi capitana, venga, creo que hay un náufrago.

Al acercarse, se quedaron impresionados por la inmensidad de aquel hombre.

- Oh, es el monstruo del que hablaron en la radio. No podemos recogerle.

- Todos merecemos una oportunidad. Quién sabe si antes le han tratado mal...

- ¡Pero, mi capitana, es muy peligrosooo!-.Y diciendo esto, cayó del barco pensando que iba a ahogarse. Pero unas fuertes manos le agarraron y le salvaron la vida.

- Tiene razón, mi capitana, todos merecemos una oportunidad.

 

  ¿Quién?


 

….jóvenes borrachos abusan de una mujer …cinco años de cárcel por proteger a sus hijos …cuatro perros mueren en el baúl de un coche…es todo lo que alcanzó a oír de esa radio que sonaba en la inmensidad del océano mientras escapaba de aquel camarote…sólo tuvo tiempo de mirarse al espejo y escribir con su propia sangre, ¿quién es el verdadero monstruo? ¿sólo hay uno y de verdad creen que soy yo?...nunca más volvimos a tener noticias suyas... Hay quienes todavía lo soñamos y deseamos que sea él, el único ser que nos asuste en pleno siglo XXI…

  Sin Título



Esta vez Zeus no iba a castigar sólo al nuevo Prometeo, el águila iba a ser un castigo para toda la humanidad, en silencio urdió su venganza.

La barca zozobró, la criatura mientras llegaba al fondo se transformó, al final era un niño, pero por efecto del intenso frio el pelo se quedó de un color amarillento, y cambió de tiempo y lugar.

En el centro de adopción la música que emitía la radio era una triste canción, una enfermera se acercó al matrimonio que esperaba.

-Buenos días señores Trump, aquí tienen su niño ¿Como le van a llamar?

-Donald.

 Imitando a su creador,


La criatura de Frankenstein, que se aburría, decidió imitar a su creador. Estudió todos los libros que encontró y se convirtió en todo un experto en la materia. Comenzó a unir fragmentos sueltos conseguidos aquí y allá, realizó múltiples ensayos y por fin, con un poco de electricidad, la hizo funcionar. ¡Ya tenía una radio! 

 

 Sin Título


El cielo oscureció bajo el sordo estruendo de la tempestad, el agudo viento enfurecido y sibilino hacia que la pequeña barca se batiera de un lado a otro intentando no volcar. El monstruo despertó enfurecido por el batir de los chubascos, las gotas caían como misiles en su rostro. Gruñía mientras la resistencia del viento lo empujaba con violencia; ahora había una fuerza mayor y más destructiva que él. Entonces recordó que quería ser locutor de radio, pero aquella tormenta y sus elementos no iban a conseguir doblegarlo. Así que se ató contra el mástil e intentó mantenerse a flote.

 Sin Título


El doloroso resuello del espantoso engendro, con su rostro abrasándose entre las llamas, fue la imagen que clausuró aquel inquietante sueño, y quedó gravada a fuego en la mente del artista. Tras la enfermedad que causara su sordera, extrañas fantasmagorías ocupaban sus pesadillas: muertos vivientes, inverosímiles objetos que volaban o que transmitían la voz a distancia, brujas espeluznantes. Don Francisco se apresuró a aprehender la inspiración, mojar la pluma en tinta y esbozar su nuevo grabado. En aquella ocasión se retrataría a si mismo durmiendo sobre la mesa rodeado de seres sobrecogedores, porque “el sueño de la razón produce monstruos”.

  Sin Título,


Entre conmocionado y aliviado, Clerval observó cómo el engendro desaparecía en la oscuridad. Regresó entonces al camarote para velar a su amigo. Tomó la mano inerte de Victor, cerró los ojos y permitió que los sollozos aligeraran la honda congoja que sentía, hasta que un ligero movimiento de los dedos le alertó. Pudo entonces contemplar con espanto cómo el cadáver pestañeaba y le miraba fijamente con unos ojos amarillentos y apagados, al tiempo que advertía la herida sangrante de su cuello. No hubo tiempo para alcanzar la radio y pedir auxilio; pronto se vería convertido en otro muerto viviente.

 Reflexión a propósito del arte,


La historia cuenta que Frankenstein se perdió en la oscuridad del mar. ¿Y cómo sigue? Pues bien, doscientos años después, aún no han podido encerrar al monstruo. Quiero decir, al artista, al creador. Le sucedió a Joyce, que llamaba a su Ulysses “mi novela-monstruo”. Es que a veces la criatura toma vuelo y se emancipa hasta volverse mamotreto. Para evitar las efusiones del “escritor-científico loco” Radio Lanzarote-Onda Cero nos ha encorsetado en cien palabras. Así las cosas, se aproxima el punto, y este Frankenstein liliputiense que ya gruñe sólo podrá seguir creciendo en mi imaginación.

 Reflexión a propósito de la política,


Coincidencias de la numerología. En 1818 Mary Shelley publicaba su obra más famosa. Ese año nacía Karl Marx, el mismo que alguna vez aseguró que si el proletariado no destruía a la burguesía, ésta destruiría al mundo. Simbologías aparte, pienso que el capitalismo es un Frankenstein que se le escapó de las manos al burgués. Una creatura insaciable que fagocita todo lo que encuentra a su paso. La sociedad de consumo se come al mundo y le pone fecha de vencimiento. Más allá del barco, la oscuridad guía al monstruo hacia su perdición.

 Sin Título


Rebuscaré entre mis entrañas de metal, me debería procurar agua potable y alimento...accedí al mecanismo para poder alzar la antena de radio y escudriñar el espectro, a ver si me llegaba alguna emisión humana. Soy una criatura mezcla metal y carne, por tanto, no debería estar mucho tiempo en el mar... la sal destruiría mi naturaleza, TODA mi naturaleza.

Auscultaré por todo mi ser, por algún lugar, debería estar el íntercomunicador automático hombre-máquina-delfín. Con un chisporroteo, pude accionar el dispositivo... apareció un delfín, mezcla, esta vez, pez-mamífero, asintió con la cabeza y me catapultó hacia adelante…

 Sin Título


Me arrojé por la borda, no sé si para poder sobrevivir o para intentar acabar con mi vida. Mientras iba sumergiéndome la cabeza me daba vueltas, total, ¿quién me estaba esperando? No tenía ni ascendientes ni descendientes, en cada molécula de oxígeno consumida, moría un pensamiento, en cada molécula de nitrógeno, moría un deseo,y cuando se extinguía el gas noble en mis venas los pensamientos más perniciosos se iban con el.

Repentinamente, una burbuja me arrojó a la superficie acabando con la incertidumbre, una boya, y emitía señales de radio, bailé con ella un baile a vida o muerte.

En esta sección
Comentarios