23/Sep/2018

"HA SIDO MUY EMOTIVO", SEÑALA LA CONCEJAL DE PODEMOS LETICIA PADILLA

El joven Tana Hernández consigue salir libremente a la calle tras siete años: "Estoy muy feliz"

Tras quedarse tetrapléjico en 2010, ha conseguido que por fin se instale un ascensor en su vivienda de Valterra 

El joven Tana Hernández consigue salir libremente a la calle tras siete años: "Estoy muy feliz"

 

"Estoy muy feliz". Así dice sentirse Tanausú Hernández, el joven arrecifeño de 27 años que sufrió una tetraplejia en 2010 y que, hasta ahora, apenas había podido salir a la calle al vivir en un segundo piso sin ascensor en Valterra. Ahora, tras siete años y una larga lucha por parte de su familia, Tana ha conseguido por fin que se instale un elevador en el edificio y salir libremente y sin ayuda de su casa. 

"Esta mañana llegué a la casa y justo Tana estaba saliendo del elevador. Fue muy grande, un momento muy emotivo", ha señalado a La Voz la concejal de Podemos en Arrecife, Leticia Padilla, a quien el joven pidió ayuda en 2016, tras llevar dos años solicitando al Ayuntamiento permiso para poder instalar un ascensor en la fachada de su vivienda. Y es que, después de que Tana sufriera un accidente en agosto de 2010 "al tirarse al agua de cabeza en una playa de Costa Teguise", que le dejó en silla de ruedas, su vida se redujo prácticamente a las cuatro paredes de su habitación pues, para salir de la vivienda, requería ayuda al no contar con un elevador. 

"Imagínese un chaval de esta edad encerrado en una habitación, sin poder salir ni entrar ni hacer vida normal con sus colegas. Además se metió el tema de médicos y de rehabilitación, porque claro, al no poder salir, tampoco pudo ir a nadar, que es lo que le recomendaban los médicos para recuperar un poco de movilidad, no pudo ir a hacer rehabilitación, no tenía masajes que necesitaba su cuerpo y engordó muchísimo al no poder moverse. Fue un cúmulo de cosas que el pobre lo ha pasado fatal", cuenta Padilla. 

 

El Ayuntamiento denegaba el permiso porque una vecina se oponía


La edil de Podemos en Arrecife recuerda que "el Ayuntamiento denegaba el permiso porque la vecina de abajo no firmaba el documento que necesitaban desde la comunidad para poder poner el elevador en la fachada, que tenía que instalarse en la fachada porque desde la Oficina Técnica decían que dentro era imposible", y que así "llevaban dos de lucha". "Finalmente me puse en contacto con una abogada y, gracias a ella, conseguimos un informe jurídico que venía a decir que nadie podía impedir que nadie tuviera una movilidad normal y que no hacía falta realmente la firma de la vecina para obtener el permiso de obra y al final conseguimos ese permiso", relata Leticia Padilla. 

Pero tras conseguir la licencia del Ayuntamiento, hecho que se logró en junio de este año, faltaba dinero para su instalación. Y es que, Tanausú Hernández había recibido subvenciones del Consistorio capitalino, del Cabildo, y del Gobierno de Canarias "por un total de 11.000 euros", pero era "insuficiente", apunta la concejal de Podemos en Arrecife. "Porque aparte del elevador, había que pagar también un proyecto técnico, había que hacer la obra, preparar la fachada, había una gestión de residuos, muchísimas cosas que no tomaron en cuenta a la hora de darle la primera subvención, y faltaba dinero", detalla Leticia Padilla, que recuerda que finalmente, en octubre, el Cabildo aprobó una segunda subvención de 12.000 euros para la instalación del ascensor en la vivienda de Tana, que por fin ahora se ha convertido en una realidad.

 

"No ha parado desde el fin de semana"


"Acabaron de instalarlo el viernes a las 23 horas y desde entonces no ha parado. El fin de semana se fue al supermercado con la madre, a pasear con los sobrinos, y esta mañana estaba que sube, que baja", ha señalado la concejal de Podemos en Arrecife, quien también se siente "feliz" de haber conseguido que Tana pueda salir libremente a la calle. 

En esta sección
Comentarios