23/feb./2020

SE CELEBRÓ EN EL CHARCO DE SAN GINÑES

La improvisación vuelve a dar ‘el cante’ en Arrecife con Yeray Rodríguez

La segunda edición del evento contó con la participación de María Belén Sánchez, Francisco Sánchez, José María Dávila, Fabiola socas y los músicos Juan Carlos Pérez y Domingo Rodríguez ‘El Colorao’

La improvisación vuelve a dar ‘el cante’ en Arrecife con Yeray Rodríguez

Fotos: Sergio Betancort

Las Décimas y Los Puntos Cubanos se volvieron a escuchar en el Charco de San Ginés en el II Festival de Canto Improvisado. A las 21´00 horas, con el aforo al completo, subía al escenario junto a la Casa del Miedo el verseador gran canario, Yeray Rodríguez. Gran verseador que transmite como nadie géneros tan complicados a la hora de exponerlos sobre un escenario como, la Décima el Punto cubano y la Improvisación. Para esta nueva cita le acompañaron en la parte musical, toda una leyenda del timple, el majorero de la Vega de Tetir, Domingo Rodríguez El Colorao, junto a su inseparable compañero el guitarrista palmero, Juan Carlos Pérez. Además, por primera vez en un encuentro de Canto Improvisado, una de las mejores voces del folclore Canario, Fabiola Socas.

El encuentro comenzó con la participación de la joven lanzaroteña de Tinajo, Andrea Cabrera, encargada de saludar a todos los presentes con unas décimas dedicadas a Lanzarote. Detalle que el público agradecido le premio con sus aplausos dando paso así a la actuación del también verseador de La Atalaya de Santa Mª de Guía en Gran Canaria, José Mª Dávila. Dávila junto a Yeray, Fabiola, El Colorao y Juan Carlos deleitaron a los allí presentes con un variado repertorio con ritmos de Puntos Cubanos y Décimas.

Por su parte, Fabiola interpretó una de las grandes composiciones de Violeta Parra titulada Volver a los 17, seguida de la Milonga del Moro seguida de una Isa donde también participaron Yeray y el Colorao. A continuación subieron al escenario los hermanos, María Belén y Francisco Sánchez,  jóvenes improvisadores de Valsequillo en Gran Canaria los cuales retaron a José Mª Dávila para que les acompañase a improvisar unos Punto Cubanos. Momento en el que estuvo muy presentes el buen humor y la complicidad entre ambos. El público les premió por su buen hacer.

Al final del encuentro subió al escenario el maestro Antonio Corujo quien cumplía esa noche 84 años. Por ello, músicos y verseadores a los que también se les unió el público le cantaron el Cumpleaños Feliz. Luego el maestro les recitó un bonito poema titulado "Nombres de Mujer", seguido de unas folías compartidas con Fabiola y Domingo El Colorao. El festival llegó al final con unas seguidillas improvisadas por el conductor del festival, Yeray Rodríguez.

En esta sección
Comentarios