10/abr./2020

HA SIDO TRASLADADA AL CENTRO DE SALUD DE CORRALEJO

Josefa sufre un desmayo cuando embarcaba hacia Lanzarote para ingresar en prisión

La mujer, de 62 años, hipertensa y diabética, había comenzado una huelga de hambre hace 2 días. Ha sido trasladada al centro de salud de Corralejo y sus acompañantes creen que podría ser hospitalizada...

Josefa sufre un desmayo cuando embarcaba hacia Lanzarote para ingresar en prisión

Josefa Hernández, la abuela con tres nietos a su cargo condenada a 6 meses prisión, ha sufrido un desmayo este viernes cuando iba a embarcar hacia Lanzarote para cumplir su condena en Tahíche. Tras sufrir un "desvanecimiento, probablemente una subida de tensión" en el muelle de Corralejo, en Fuerteventura, ha sido trasladada al centro de salud de esa localidad.

"Ahora, previsiblemente pasará al hospital de Fuerteventura", ha explicado Alejandro Jorge Moreno, consejero de NC en el Cabildo majorero. Así, su ingreso en prisión dependerá del dictamen que hagan los médicos. "Hasta que no le den el alta no tendrá que entrar", explica Moreno.

La mujer, de 62 años, hipertensa y diabética, comenzó hace 2 días una huelga de hambre. "Eso repercute también en el estado de salud", señala el consejero, que iba a acompañarla junto con miembros de la PAH, de Podemos y otros colectivos hasta Playa Blanca. Todos ellos se han sumado a las protestas por el caso de esta mujer. Con 3 nietos menores, un hijo en paro y una hija discapacitada a su cargo, Josefa debía entrar en prisión tras haber sido condenada por desacato, al no haber derruido su vivienda en el Parque Rural de Betancuria, como establecía una primera sentencia.

 

"Es prácticamente la única que mantiene a su familia"


“Tiene que estar soportando mucha presión. Es la única persona que mantiene prácticamente a su familia”, ha señalado el consejero de NC. Además de la huelga de hambre de Josefa, su familia ha solicitado un indulto al ministro de Justicia, Rafael Catalá, para pedir que se le conmute la pena de cárcel. Sin embargo, por el momento no han recibido respuesta. “Lo veo muy difícil”, opina Moreno por su parte, que reclama que una “cuestión básica” es “tener en cuenta al menos la situación personal”. 

Una sentencia judicial condenó entonces a Josefa Hernández, entre otras cosas, a derruir su casa, construida en un parque rural. El derribo, sin embargo, no se produjo, dado que Josefa alega que ella y su familia no tienen otro sitio donde vivir. Según afirma, después de esa sentencia tuvo que hacerse cargo de su hija con discapacidad y los tres hijos menores de ésta e incluso solicitó una subvención para rehabilitar el techo de la vivienda, porque Servicios Sociales la había informado de que los niños estaban “en riesgo” y, si no lo hacía, "dejaría de tener su custodia".

Según el consejero de NC, el Cabildo de Fuerteventura le concedió entonces esa ayuda para arreglar la techumbre del inmueble. “Cambia el techo y la justicia lo ve como desacato por no haber tirado la casa y el juez la condena a 6 meses de prisión”, explica Alejandro Jorge Moreno. “Es verdad que cometió desacato a la justicia, pero no es una delincuente, no es una asesina, no ha robado. Simplemente lo que hizo fue hacer una vivienda que le permitieron hacer, porque aunque sea de voz se lo permitieron”, señala el consejero de NC, que recalca que Josefa “tiene que hacerse cargo de sus nietos y su hija que padece una discapacidad”.

En esta sección
Comentarios