12/Dic/2018

HA PRESENTADO VARIAS SOLICITUDES, PERO AFIRMA QUE "NO" SE LE HAN CONTESTADO

Un ex policía local de Arrecife cesado tras quedar discapacitado en acto de servicio reclama volver al cuerpo

Jonathan Rodríguez sufrió "una grave lesión" en un hombro en una pelea con arma blanca en 2015 y lucha desde entonces por reintegrarse en la Policía Local y adaptarse a un puesto realizando tareas administrativas

Jhonatan Rodríguez, en el estudio de Radio Lanzarote-Onda Cero
Jhonatan Rodríguez, en el estudio de Radio Lanzarote-Onda Cero
Un ex policía local de Arrecife cesado tras quedar discapacitado en acto de servicio reclama volver al cuerpo

Se llama Jonathan Rodríguez y es un expolicía local de Arrecife que quedó discapacitado de un hombro en acto de servicio en 2015 y como consecuencia fue cesado del cuerpo. Desde entonces, este joven de 37 años lleva luchando por ser reintegrado en la Policía Local de la capital y adaptarse  a un puesto realizando tareas administrativas. Y es que, este agente "de vocación", quiere seguir siendo "útil". Sin embargo, hasta ahora no lo ha conseguido, aunque confía en que esta situación, en la que afirma que hay "otros 300" compañeros en Canarias, cambie con la nueva Ley de Coordinación de Policías Locales. 

Fue en una noche de noviembre de 2015 cuando, realizando un servicio en la calle Manolo Millares con la USCI, unidad a la que pertenecía, Jonathan sufrió "una grave lesión" en el hombro. "Nos encontramos con una pelea y en un momento del forcejeo, una persona de gran corpulencia intentó zafar un cuchillo y procedí a reducirlo. Caímos y mi cuerpo impactó directamente con la acera en la caída y la persona, que pesaba 128 kilos, cayó encima mía" ha relatado este joven en Radio Lanzarote-Onda Cero. 

Tras ello, Jonathan fue operado en dos ocasiones al quedársele "bloqueada la movilidad" del hombro y tener "un dolor incesante", pero el resultado fue "desfavorable". "Se me realizaron también unas terapias alternativas bastante duras, con un tratamiento médico también bastante duro, y tampoco dio resultado", ha añadido este expolicía local, que ha explicado que en noviembre se le realizó una última intervención quirúrgica y se le colocó "una prótesis" encontrándose "mejor" desde entonces. 

 

Pidió realizar tareas administrativas pero el Ayuntamiento nunca le contestó 


Encontrándose de baja, Jonathan llegó a intentar darse de alta "a sabiendas" de que su hombro "estaba mal", porque afirma que "añoraba estar trabajando". Sin embargo, a los 20 días volvió a entrar en la mutua "con una incapacidad temporal". La mutua, según ha relatado, envió entonces un informe al Ayuntamiento para que le readaptase un puesto de trabajo a este agente pero, según ha afirmado, el Consistorio "no" contestó". "Ante esta situación y ser evidente que yo no podía realizar servicios de primera actividad que es el patrullaje, solicité el pase a segunda actividad, que es hacer principalmente tareas administrativas"

"En mi caso podría ser charlas en centros de enseñanza y realización de protocolos de actuación o una figura que se está implantando ahora en las policías locales, que es de mediador de conflictos civiles entre vecinos, en la que me he estado preparando durante este tiempo", ha precisado este expolicía, apuntando que, sin embargo, a esta solicitud "tampoco" se le contestó. 

La mutua decidió entonces enviarle al tribunal médico, donde se le reconoció "una discapacidad del 33%". Entonces, Jonathan volvió a dirigir un escrito al Ayuntamiento, pero según ha apuntado la respuesta que recibió es que el Consistorio procedió a cesarle. Y, ahora, con 37 años, es pensionista, a pesar de que él quiere "seguir trabajando". 

 

Petición en el Parlamento 


Este expolicía local ha explicado que hay ayuntamientos en toda España que "sí deciden readaptar el puesto de trabajo" apuntando que en la isla los consistorios de Teguise y Tías "sí lo recogen", así como el Cabildo, donde afirma que "hay un bombero que está en una situación similar". Así, lo que ha pedido la Asociación para la Integración de Policías Locales con Discapacidad a la que Jonathan pertenece, es que la Ley de Coordinación de Policías Locales, que "se está modificando", dé "respuesta a los compañeros que se encuentran con una diversidad funcional" y se adapte a la Comisión Internacional de los Derechos Humanos de las Perdonas con Discapacidad de la ONU". "Que sea por ley, no un reino de taifas donde cada uno decida lo que quiera", ha precisado. 

Y es que, según Jonathan Rodríguez, de los alrededor de 3.100 policías locales que hay en Canarias, "hay 300" en su situación. En este sentido, el propio Jonathan se trasladó a la Comisión de Discapacidad del Parlamento canario el pasado mes de marzo, junto a compañeros de la Asociación para la Integración de Policías Locales con Discapacidad. "El día 19 se llevará una PNL para que de forma transitoria podamos volver a reintegrarnos y hacer labores hasta que se apruebe la ley, que irá por trámite de urgencia", ha explicado este expolicía local, que ha señalado que se llevó "una grata sorpresa" en el Parlamento al ver que "hay predisposición absoluta por parte de los grupos. "Hay que solucionar esto y que no haya discriminación en la policía", ha apuntado Jonathan, destacando que también cuenta con "apoyo absoluto" de la "totalidad de los sindicatos". 

 

"Sería más fácil estar en el sofá, pero no quiero eso"


En su caso, este joven afirma que cuenta incluso "con informes favorables del jefe de la Policía Local, José Antonio Lasso", donde enumera las funciones que Jonathan podría realizar y pide que se le "asigne a segunda actividad". También señala que también hay "informes favorables" a su aceptación en el cuerpo con fecha del 21 de febrero, que fueron elaborados "por un técnico-jurista del Cabildo" después de que el concejal de Policía, David Duarte, decidiera "pedir de motu propio una colaboración". "Pero si el departamento que tiene que tomar la decisión, no la toma, no hace nada, se queda en papel mojado", ha criticado Jonathan, que no entiende si es "por dejación de funciones o por mala fe de algún técnico". 

Y es que, este expolicía afirma que el pasado 4 de julio su situacón "iba a ir a pleno y se retiró el punto". Además, apunta que también puso una queja "ante el Defensor del Pueblo" y que éste le contestó el 3 de marzo indicando que "ha pedido dos veces al Ayuntamiento que entregue la documentación y no ha habido contestación". "No sé qué es lo que pasa", ha apuntado este joven, que espera que acabe solucionándose este problema "y que en el futuro los compañeros no pasen" por su misma situación. "Porque sería más fácil estar en el sofá, pero no quiero eso, quiero sentirme útil", ha concluido. 

En esta sección
Comentarios