29/may./2020

Pesar y dolor en el Hospital Molina Orosa por la muerte de Fernando Conde, "un médico entregado"

El que era jefe del servicio de Obstetricia y Ginecología falleció este sábado a los 59 años de edad, a causa de una enfermedad contra la que llevaba dos años luchando
Pesar y dolor en el Hospital Molina Orosa por la muerte de Fernando Conde, "un médico entregado"

La Gerencia de los Servicios Sanitarios de Lanzarote, la Dirección Médica del Hospital Doctor José Molina Orosa y todo el equipo de profesionales del centro han expresado en una carta su "pesar y dolor" por la muerte del doctor Fernando Conde Fernández, jefe de servicio de Obstetricia y Ginecología, que falleció este sábado a los 59 años de edad. Sus compañeros han querido también hacer llegar sus condolencias a su esposa Menchu y a sus hijas Julia y Carmen, así como reconocer la trayectoria de "un médico entregado".

"Fernando Conde era un profesional muy querido y respetado por sus compañero en el Hospital, a donde llegó a principios de los años 2000 procedente del Hospital de Don Benito en Badajoz", explican en su escrito. Nacido en Pontevedra, estudió  Medicina en la Universidad de Santiago y se doctoró en Polonia , continuó su formación en Inglaterra, donde  también trabajó durante 12 años. En el Molina Orosa ha desarrollado gran parte de su carrera profesional como ginecólogo y en el año 2015 asumió la Jefatura de Servicio tras la jubilación de su compañero, el doctor Ruperto Morales Lugo.

Tras conocer la noticia de su fallecimiento, son muchos los compañeros que han lamentado su marcha y han querido señalar las cualidades de este profesional, al que muchos despiden como un gran amigo. “Se ha ido un amigo y compañero, una persona que vivió con ilusión y la mantuvo hasta el último momento. Un ejemplo de entereza para todos nosotros. Lo echaré de menos”; “Hoy se ha ido Fernando Conde, después de resistirse a dejarnos. Espero que tenga un buen viaje y nos eche un cable desde donde esté, este gallego con personalidad”, escribieron en el grupo de whatsapp que mantenía con el  resto de Jefes de servicio.

"Quienes mejor lo conocieron, apuntan que si algo definía a Fernando Conde es su amor por la familia, por Menchu, su mujer, y por sus hijas, Julia y Carmen, a las que convenció para que estudiaran medicina, su otra gran pasión. Sin duda ellas fueron su cielo en la tierra", añaden en la carta que han hecho pública desde el Hospital. 

Los que formaban parte de su equipo destacan "su enorme generosidad, su capacidad de trabajo y su gran organización". “Tenía la capacidad de acabar cualquier reunión con una sonrisa, por encima de las discrepancias que hubiera, y es que respetaba enormemente la opinión de sus compañeros”; “era un hombre con mucho sentido del humor, que tenía además una especial habilidad para hacer fácil las cuestiones complejas. Por todo ello, hacía que el trabajo con él resultara agradable”, añaden sus compañeros.

De él, también señalan “su enorme fortaleza”, ya que pese a padecer una grave enfermedad que se le diagnosticó en 2018, "apenas dejó de trabajar" y de acudir al Hospital. "De hecho se fue a casa en el mes de marzo, una semana antes del estado de alerta", subrayan. 

"En estos tiempos en los que no podemos decir adiós a las personas que nos dejan, ni acompañar a sus seres queridos, el Hospital despide con enorme tristeza a Fernando Conde, una gran y buena persona, a un médico entregado, y a una enorme luchador que  en los últimos años de su vida, nos demostró, con su perseverancia, lo importante que era su profesión", concluyen en su escrito.

En esta sección
Comentarios