19/Jun/2019

EL INFORME ECONÓMICO NO INCLUYÓ UN CÁLCULO DE CUÁNTO SUPONÍA CADA OFERTA

San Ginés conocía un dato clave que obvió al adjudicar el agua y que no aparece en ningún informe del expediente

El acta de la reunión de la mesa de contratación celebrada en 2013, que se hizo pública este miércoles, revela que el presidente sí tenía un cálculo de lo que hubiera supuesto el canon C, donde la oferta de Gestagua superaba con creces a la de Canal. En la comisión de investigación afirmó que era “imposible” saber esa cifra

Pedro San Ginés, junto al que era gerente de Canal en Lanzarote y el directivo de la empresa con el que firmó el contrato, ambos detenidos después por corrupción
Pedro San Ginés, junto al que era gerente de Canal en Lanzarote y el directivo de la empresa con el que firmó el contrato, ambos detenidos después por corrupción
San Ginés conocía un dato clave que obvió al adjudicar el agua y que no aparece en ningún informe del expediente

No se plasmó por escrito en ningún informe ni documento del expediente y Pedro San Ginés llegó a decir hace unas semanas en la comisión de investigación que era “imposible” calcularlo, pero lo cierto es que el presidente sí manejaba una cifra clave que se obvió al adjudicar el agua a Canal de Isabel II, y que podría haber dado ventaja a la otra empresa aspirante. Así lo revelan las actas que este miércoles hizo públicas el propio San Ginés, en las que se recoge su intervención en la mesa de contratación donde defendió con vehemencia la propuesta de adjudicar el agua a Canal.

San Ginés remitió esas actas a los medios dentro del pulso que mantiene con su adversaria y candidata del PSOE al Cabildo, María Dolores Corujo, pero lo cierto es que su contenido ha permitido conocer nuevos datos de los que el presidente lleva años evitando hablar. Y uno de ellos es el que ha estado señalando La Voz desde que hace un año desveló la sentencia del TSJC que ordena revisar este procedimiento de adjudicación y que San Ginés mantuvo oculta seis meses: es decir, que las “sorprendentes alteraciones” en los pliegos que señalaba esa sentencia supusieron renunciar a decenas de millones de euros.

En sus intervenciones, el presidente se centra siempre en la mejora que ofreció Canal en inversiones, asegurando que ofreció casi 40 millones de euros más que la otra aspirante y que es lo que se recogía en los pliegos. Sin embargo, de lo que no habla es de la rebaja que aplicó Canal en los cánones variables. Solo en el canon C, Gestagua ofrecía entregar al Consorcio el 75% del dinero que recibiera en concepto de subvenciones a la desalación y otro tipo de ayudas, mientras que Canal rebajaba ese porcentaje al 6%. Pero tal como permitió confirmar la comisión de investigación y la propia declaración de San Ginés, no se llegó a hacer un cálculo de cuánto dinero suponía esa enorme diferencia porcentual. O al menos, no se plasmó por escrito en ningún informe, porque lo que evidencia la intervención de San Ginés en esa mesa de contratación es que él sí manejaba cifras.

 

“Sería unos ciento y pico largos adicionales”


“Con respecto a los cánones nos da el 1% de los ingresos, que son más de 300.000 euros, más 200.000 euros fijos para los gastos de dirección del contrato y además, el 6% de las ayudas a la desalación o interrumpibilidad. Esto sería unos ciento y pico largos adicionales”, dijo San Ginés en esa reunión para defender la oferta de Canal. Solo extrapolando esa última cifra al porcentaje que ofrecía Gestagua, que era del 75%, la diferencia hubiera sido de más de 1,2 millones de euros anuales durante los 30 años de vida del contrato. Sin embargo, San Ginés obvió esa parte, ya que de la oferta de Gestagua solo habló para destacar los aspectos negativos. “Desde el minuto uno había una propuesta que era mejor y sobresalía de las demás”, “la oferta es la mejor desde todos los puntos de vista”, defendió en la mesa de contratación al hablar de Canal.

Seis años después, cuando el pasado mes de marzo compareció en la comisión de investigación, el presidente ya no se refirió a las cifras que él mismo había dado años antes en la mesa de contratación y se aferró a la supuesta imposibilidad de calcular cuánto hubieran supuesto en dinero esos cánones variables. “De una subvención futurible es imposible que usted tenga los cálculos”, le respondió al consejero de Podemos, Carlos Meca, cuando éste le pidió explicaciones y volvió a denunciar -como ya había hecho hace un año-, que solo la diferencia del canon C podría haber supuesto más de 40 millones de euros de ingresos para el Consorcio.

“Usted dice que la oferta de Canal era mejor en todo, pero no es cierto. Domingo Pérez reconoce que en el canon C es mejor la oferta de Gestagua. ¿No es extraño, no es sospechoso que no aparezca por ningún lado en cuánto es mejor? ¿Cómo es posible que en un contrato de 120 millones de euros no esté cuantificada la diferencia económica real?”, preguntó Meca durante la comisión, en referencia al único informe económico que consta en el expediente, que fue elaborado por el gerente del Consorcio del Agua y no incluye ni una mínima estimación del dinero que hubieran supuesto lo que ofrecía cada empresa en los tres cánones variables, que era donde estaba uno de los puntos fuertes de la oferta de Gestagua.

 

El autor del informe económico se negó a declarar en la comisión


“Sobre lo que adolezca el informe de Domingo Pérez, según usted, se lo pregunta usted a Domingo Pérez en la próxima sesión”, le contestó San Ginés a Meca. Sin embargo, pese a que fue convocado hasta en dos ocasiones, Pérez se negó a comparecer en la comisión de investigación y por tanto no llegó a explicar esas lagunas en su informe, ni tampoco aclaró si había hablado con el presidente de datos que después no plasmó en su dictamen. Y también se negó a declarar en la comisión la jurista del Cabildo Eugenia Torres, que según el presidente fue quien les asesoró “de cuerpo presente” sobre qué aspectos podían ser susceptibles de negociación, aunque en este caso tampoco consta ningún informe por escrito. Al respecto, cabe recordar que precisamente el TSJC ordenó revisar ese proceso -en una sentencia que ya ha hecho firme el Tribunal Supremo- porque se introdujeron “alteraciones sorprendentes” y “sustanciales” con respecto a los pliegos que salieron a concurso, lo que no está permitido por la ley.

Además, cabe recordar que el otro aspecto en el que partía con ventaja la oferta de Gestagua, que de entrada ofreció pagar de golpe los 50 millones de euros exigidos de canon inicial, fue modificado por la empresa a propuesta del propio San Ginés, según consta en las actas de las reuniones que mantuvo con las empresas. Así, finalmente ofrecieron pagar 15 millones de entrada y el resto en cinco años, frente a los 15 millones de entrada y el resto en cuatro años que ofrecía Canal, que terminó así recibiendo una mejor valoración en este punto. Además, sobre esto el informe de Domingo Pérez sí realizaba un cálculo exhaustivo, aplicando incluso una fórmula para traducir en euros ese año de diferencia, en función del valor de los intereses.

Frente a eso, en su informe no hacía ni un cálculo estimado de lo que supondría el canon C y tampoco del canon B, basado en un porcentaje sobre los beneficios. En este caso, Gestagua ofrecía entregar al Consorcio un 20%, frente a dos opciones de entre el 5 y el 15% que ofrecía Canal, pero el gerente del Consorcio tampoco hizo una valoración. “Resulta un ejercicio de predicción económica determinar cuál de las dos ofertas resulta más ventajosa, al concluir diferentes parámetros de estudio”, se limitaba a señalar en su informe.

 

Las conclusiones que San Ginés no ha querido llevar a la comisión


“Resulta sorprendente tal conclusión. Primero, porque esos eran los criterios establecidos en los Pliegos y aceptados desde el primer momento, y porque evidentemente que es preciso hacer un ejercicio de predicción para estimar esos porcentajes sobre ingresos futuros. Y segundo, porque si el argumento es que las empresas no unificaron los criterios en sus ofertas, bien podía haberlo exigido el Consorcio durante la negociación para haber podido comparar las ofertas con mayor claridad”, señalan las conclusiones que San Ginés se ha negado a llevar a la comisión de investigación, y de las que Meca leyó algunos extractos durante el Pleno extraordinario celebrado el pasado viernes sobre este tema, después de conocerse que el presidente había vuelto a ocultar la providencia del Tribunal Supremo que hace firme la sentencia que ordenó revisar este procedimiento de adjudicación.

Resulta insólito que un informe de valoración económica como el elaborado por el gerente del Consorcio, de un contrato de 120 millones de euros, no contenga ni un solo cálculo económico de los que pudieran suponer los ingresos por Canon B y C”, añaden también esas conclusiones que la oposición pretendía debatir en la comisión. Además, en ese documento también se ponía en duda la versión de San Ginés sobre la imposibilidad de calcular cuánto hubieran supuesto esos cánones variables, haciendo referencia para ello a las actas de las reuniones que mantuvo el presidente con las empresas durante la negociación. “Si tan irrelevantes pudieran ser las cantidades percibidas por el Consorcio en concepto de Canon C, ¿por qué se peleó hasta el último momento, tal como acreditan las actas de la Comisión Negociadora, para que Canal de Isabel II subiera del 0% al 6% el porcentaje por este concepto?”, se plantea en las conclusiones que ya están redactadas, pero que San Ginés ha evitado someter a debate negándose a convocar una última reunión de la comisión.

En esta sección
Comentarios