28/may./2020

San Borondón pide ahora a Sosa que abandone el gobierno del Cabildo y habla de “falta de seriedad” y “palabras incumplidas”

El consejero de Sanidad afirma que ni siquiera ha podido hablar con el presidente del partido, que no le han convocado a ninguna reunión y que no tiene intención de dimitir
Jerónimo Robayna y Juan Manuel Sosa, en una imagen de archivo
Jerónimo Robayna y Juan Manuel Sosa, en una imagen de archivo
San Borondón pide ahora a Sosa que abandone el gobierno del Cabildo y habla de “falta de seriedad” y “palabras incumplidas”

El presidente de San Borondón, Jerónimo Robayna, ha hecho público un comunicado en el que afirma que la asamblea del partido ha pedido a su consejero en el Cabildo, Juan Manuel Sosa, que abandone el grupo de gobierno. En su nota de prensa, Robayna afirma que la decisión se adoptó en una asamblea celebrada el 14 de mayo, pero no precisa quiénes asistieron a la reunión, ni tampoco qué motivos se pusieron sobre la mesa para dar este paso.

Lo que sí deja claro es que ni Sosa ni su otro cargo público, el concejal de Arrecife Carlos Alferez, estuvieron presentes en el encuentro. De hecho, señala que se acordó dar traslado a ambos de la decisión adoptada. En el caso de Sosa, para que renunciara a las áreas que tiene delegadas antes de este martes, cosa que no ha hecho ni tiene previsto hacer, según ha confirmado él mismo a La Voz. Y en el de Carlos Alférez, para que se mantenga “en el grupo de los no adscritos hasta nuevo aviso”. 

Tanto Juan Manuel Sosa como Carlos Alférez acudieron a las pasadas elecciones dentro de las listas conjuntas que San Borondón presentó con Coalición Canaria. Sin embargo, pocos meses después el partido dio por rota esa alianza, dando instrucciones a su consejero y a su concejal para abandonar el grupo nacionalista en ambas instituciones. Poco después, el pasado mes de diciembre, Sosa se incorporó al gobierno del Cabildo -formado por PSOE y PP- como consejero de Sanidad, mientras que Alférez pasó al grupo de los no adscritos, al no poder cerrarse su incorporación al grupo de gobierno por la distinta normativa que rige en el Ayuntamiento.

 

"Estamos en una sociedad sin valores, sin ética"


“Estamos totalmente asombrados con la forma de actuar de los representantes políticos, respecto a la utilidad que se da a la palabra seriedad y a una expresión tan utilizada pero tan poco respetada, como es 'cumplir la palabra'. La utilizan con una facilidad pasmosa, sin saber el daño que le están haciendo a nuestra sociedad”, afirma Jerónimo Robayna en su comunicado, sin aclarar si esa crítica va dirigida a sus compañeros o a los que son sus socios de gobierno en el Cabildo.

“Estamos creando una sociedad sin valores, sin ética, donde lo que vale es conseguir los objetivos propios de cualquier manera, engañando, estafando, difamando, traicionando, etc, sin tener en mente que la función principal de la política es ayudar, con el único deseo de entrar a gobernar, sea como fuese. Y con la intención, en la mayoría de casos, de tener un reconocimiento público y una mayor retribución económica”, continúa cuestionando Robayna, en lo que sí parece un ataque a sus propios compañeros. Sin embargo, en su comunicado afirma que no va a hacer declaraciones y que no atenderá a los medios, por lo que no aclarará a qué ha obedecido esta decisión.

 

Sosa asegura que lleva una semana sin poder hablar con Robayna


Por su parte, Sosa asegura que ni siquiera ha conseguido hablar personalmente con Jerónimo Robayna, pese a que sostiene que tanto él como Carlos Alférez llevan intentándolo desde hace una semana. Así, afirma que él tampoco conoce los motivos por los que Robayna ha tomado esta decisión. “Que él publique lo que quiera, pero mientras no me siente a hablar con él, yo no puedo decir nada”, ha señalado el consejero, que ha dejado claro que no tiene intención de renunciar a su cargo. 

“Yo no sé si tuvo alguna conversación con alguien y se le prometió algo, pero que yo sepa no”, ha respondido al ser preguntado por los posibles motivos del malestar de Robayna con el grupo de gobierno del Cabildo, al que Sosa se incorporó hace solo cinco meses. Además, el consejero ha subrayado que menos aún tiene intención de dejar su puesto en plena crisis del Covid-19 y ha defendido la labor que viene realizando desde la Consejería de Sanidad.

 

Posible disolución de San Borondón


En su enigmático comunicado, el presidente de San Borondón plantea además la posible disolución del partido, del que ya renunció a la presidencia en 2018, para terminar regresando solo unas semanas después. Tras ese regreso, Robayna incorporó al partido a Juan Manuel Sosa -que en ese momento gobernaba junto a Coalición Canaria, tras haber abandonado la disciplina de su anterior formación, Nueva Canarias- y después anunció la alianza preelectoral con CC, que terminó rompiendo pocos meses después de las elecciones.

“En este mundo político sólo hay 2 opciones, entrar en ese juego donde todo vale, o abandonar la partida. Si apostamos por la primera opción nos iremos convirtiendo en uno más de ellos. Es como un virus que se mete en tu sangre y te va transformando negativamente, donde mentir es lo normal, donde traicionar está a la orden del día y donde tus valores quedan aparcados hasta terminar dicho periplo. San Borondón reconoce que hemos cometidos errores, pero siempre por mantener los objetivos y valores con los que se creó esta formación política. Y no queremos convertirnos en parásitos de la política, donde no nos importa dónde posarnos, con tal de poder seguir chupando la sangre a nuestros vecinos y vecinas”, añade Robayna en su escrito.

Además, sostiene que el 99% de los políticos “viene a auto beneficiarse, aunque utilizan frases todos los días como 'yo no estoy por un sueldo', 'en mi trabajo gano más', 'estoy en política por ayudar a mis vecinos' o 'me levanto temprano todo los días'. Tópicos utilizados para intentar lavar la imagen de una clase política cada vez más turbia”, agrega. 

Respecto a la posible disolución de San Borondón, afirma que se abordará en la próxima reunión de la asamblea y que se llevaría a cabo al final de esta legislatura. “No queremos que este virus se nos meta en la sangre y luego no tengamos la vacuna para curarnos. Desde nuestra humilde opinión, se puede ayudar de otras maneras sin convertirse en un parásito de la política”, concluye, incluyendo un agradecimiento y una “despedida” a sus votantes y una advertencia a los medios de que no hará declaraciones.

En esta sección
Comentarios