17/feb./2020

EL ROBOT SUBMARINO HA DETECTADO TRES FUGAS EN EL BARCO HUNDIDO

Los efectivos desplegados en Gran Canaria han retirado ya más de 120 kilos de piche de la costa

Un robot submarino ha descendido a la profundidad del barco y ha detectado tres fugas de combustible, que vierten entre 5 y 10 litros por hora. El vertido llegó este miércoles a la costa grancanaria…

Los efectivos desplegados en Gran Canaria han retirado ya más de 120 kilos de piche de la costa

Tres fugas de combustible han sido detectadas en el Oleg Nayderov, el pesquero que se hundió el pasado 14 de abril frente a las costas de Gran Canaria. Así lo ha confirmado este jueves la ministra de Fomento, Ana Pastor, en rueda de prensa. La ministra ha señalado que el “objetivo principal” es ahora “sellar” esas fugas.

El combustible llegó este miércoles a las costas de Gran Canaria y los efectivos que trabajan en Veneguera han recogido este jueves más de 120 kilos de piche de esa playa y también de las de Tasarte y Tasartico, ha informado la ministra. De los primeros análisis de esa mancha de piche que ha alcanzado la costa “se desprende que no es una mancha de grandes dimensiones, está dispersa y se visualizan pequeños residuos de hidrocarburos no muy consistentes”, según publica el diario La Provincia.

La ministra ha indicado que de las fisuras en el barco manan entre 5 y 10 litros de combustible cada hora, según los datos obtenidos tras el descenso de un robot submarino a la zona donde se encuentra el pecio. La ministra ha incidido, además, en que las maniobras de bajada del robot hasta alcanzar el pesquero se prolongan hasta dos horas. Aunque se creía que se encontraba a 2.400 metros de profundidad, el barco de bandera rusa fue finalmente hallado a 2.700 metros. 

 

Tareas de limpieza y seguimiento


Según señala, los técnicos que se han desplazado hasta la zona creen que la zona de Veneguera podría limpiarse a lo largo del día. Por otro lado, la zona de Tasarte, que también ha sido afectada, será limpiada por personal del Cabildo de Gran Canaria y un equipo de Tragsa activado por el Plan de contingencias por contaminación marina, cuyo nivel de alerta fomento aumentó a 2 este jueves tras conocerse la llegada del vertido a las playas canarias.

Además, se realizarán vuelos con biólogos observadores desde Mogán, que seguirán la estela de la mancha “para detectar posibles especies afectadas”. También se creará un comité científico para asesorar a la dirección del Plan sobre Pesca, Salud Pública, Operatividad y Biodiversidad y un furgón de comunicaciones establecerá un puesto de mando con técnicos de los ayuntamientos, el Cabildo de Gran Canaria y la Dirección General de Seguridad y Emergencias.

La puesta en marcha de estas medidas ha sido acordada en la reunión del Comité Director del Plan de contingencia, a la que también asistieron representantes autonómicos de Medio Ambiente, Pesca y Salud Pública, así como representantes municipales de San Nicolás de Tolentino, Mogán y San Bartolomé de Tirajana y del Cabildo de Gran Canaria.

En principio, se considera que los medios especializados serán suficientes para hacer frente a la limpieza de la costa, pero se establecerán, en coordinación con el Cabildo y los Ayuntamientos, sendos Centros de Recepción de Medios en Mogán y en La Aldea de San Nicolás para organizar a los efectivos intervinientes en los dispositivos, añade La Provincia.

 

"Una cadena de malas decisiones"


La organización ecologista Greenpeace opina, por su parte, que la llegada del combustible a la costa es "consecuencia directa" de "una cadena de malas decisiones". Los ecologistas piden "un incremento de medios para limpiar tanto la zona costera como la mancha alejada cuando las condiciones lo permitan". 

"Hasta ahora, el Ministerio de Fomento es el que ha llevado el peso del operativo, pero es esencial que el Ministerio de Medio Ambiente se ponga a trabajar activamente”, ha declarado el portavoz de Greenpeace, Julio Barea, que considera "imprescindible" que se activen "todos los medios técnicos y humanos para evitar que los posibles impactos (de la llegada de combustible a la costa) sean más graves". 

"El entorno de la playa de Veneguera es de los pocos espacios que quedan sin urbanizar en la isla. Está incluido en la Red Natura 2000 (Franja Marina de Mogan), protegido por la Unión Europea por la presencia de tortugas y el amenazado delfín mular (Tursiops truncatus). Además, este tramo de la costa, conforma el Parque Rural del Nublo, un espacio singular donde coinciden varios valores naturales que justifican su protección", subraya en un comunicado la organización.

La organización se ha trasladado este jueves por la mañana a esta zona del litoral "para comprobar cuál es la situación en un escenario tan cambiante e imprevisible". Acompañados por investigadores de la Universidad de Las Palmas, miembros de Greenpeace "monitorearon la situación y recogieron muestras" este miércoles "que constataban la existencia de contaminación en la zona, en forma de galletas de fuel, que serán analizadas". 

”Las muestras se han tomado para estudiar la dispersión física y biodegradación química del fueloil. Se toman muestras en diferentes puntos posicionados por GPS y se calculan los procesos que han sufrido en esa distancia", ha explicado el profesor Jesús Cisneros. 

En esta sección
Comentarios