22/feb./2020

AFIRMA QUE SE ENTERÓ POR LOS MEDIOS DEL FICHAJE DE JUAN MONZÓN

La presidenta del PP en Yaiza, indignada con la “dictadura” de su partido: “Me han echado y no voy a estar donde no me quieren"

Defiende el trabajo que ha realizado desde que se puso al frente del Comité Local y denuncia que ha sufrido “puñaladas”, “mentiras” y hasta “gritos” cuando pidió explicaciones del acuerdo alcanzado con ex integrantes de San Borondón

La presidenta del PP en Yaiza, indignada con la “dictadura” de su partido: “Me han echado y no voy a estar donde no me quieren"

La presidenta del PP en Yaiza, Laura Betancort, ha hecho pública su indignación con el partido, que hace diez días anunció el fichaje de una treintena de ex militantes de San Borondón en el municipio, con Juan Monzón a la cabeza, a quienes ha ofrecido los primeros puestos de la lista que presentarán en las próximas elecciones. “Me han echado y no voy a estar donde no me quieren", afirma Betancort en su escrito, en el que denuncia que ha sufrido “mentiras”, “puñaladas traperas” y hasta “gritos” de la dirección del PP, a la que acusa de actuar como una “dictadura”.

Betancort, que asumió la presidencia del Comité del partido en Yaiza hace casi un año, afirma que se enteró por la prensa del acuerdo alcanzado por Ástrid Pérez con el ya ex edil de San Borondón, Juan Monzón. “Pedí una explicación y me respondieron con un mar de mentiras, llamadas sin responder, mensajes sin contestar, negativas, etcétera, manteniendo tapada la verdad", explica.

“Cuando mi partido se dignó a mantener una reunión conmigo, descubrí que dicho líder había exigido para su entrada en el partido los cuatro primeros puestos de la lista en las próximas elecciones municipales. Aquí no se pensó en el equipo que tan duramente ha estado trabajando en estos últimos meses sino en un equipo ya formado y que viene rebotado de otro grupo político y con signos políticos tan alejados del proyecto de mi partido, que viene a ‘colonizar’ el lugar que corresponde a este grupo tan válido”, añade Betancort, que comienza su escrito recordando cómo decidió dar el paso de asumir el liderazgo de este comité hace un año y destacando el trabajo que ha realizado desde entonces.

 

“De primeras te gritan y luego te crucifican”


En aquella reunión que finalmente consiguió mantener, Laura Betancort apunta que no se quedó callada y expuso “lo que pensaba”. “¡Éste ha sido mi mayor error! En un partido no puedes llevar la contraria porque de primeras te gritan y luego te crucifican”, lamenta. Así, señala que ante su negativa a “hacerse a un lado”, desde la dirección del partido se solicitó un comité para votar “la entrada a este grupo, que aparece y desaparece según sus intereses particulares”. 

Según señaló hace diez días la dirección insular del PP en un comunicado, “la propuesta de incorporación de los nuevos miembros se produce tras ser ratificada por amplia mayoría de la Junta Directiva y el Comité Ejecutivo insular así como con el beneplácito de la mayoría de los actuales integrantes del Comité Local”. Sin embargo, nada apuntaron sobre la postura de la presidenta de ese comité.

Según explica ella misma, durante la reunión tomó la palabra para cuestionar que no se había valorado “todo el trabajo que se había hecho en Yaiza” en el último año. “No entendía si era una cámara oculta o no”, lamenta, cuestionando que el Partido Popular en Lanzarote “se ha convertido en una dictadura, sin importarle la gente y a costa de todo y que son muchas las personas válidas que se quedan en el camino”.

Por eso, ahora ha querido hacerlo público, anunciando también que no va a aceptar el tercer puesto que afirma que se le terminó ofreciendo en la lista de Yaiza, ya que considera que es algo que se le ha “impuesto como migajas”, ni tampoco “los puestos del Cabildo ni del Parlamento”. Además, apunta que el partido se enterará a través de la prensa de esta decisión, ya que ha decidido utilizar “el mismo medio" por el que todo afirma que todos su equipo y ella se han " enterado de todo esto”.

 

“El trabajo no solo no se premia sino que se castiga”


“Vine para ayudar, para preocuparme por los problemas de mi municipio, por mis vecinos y que mi hijo pudiera crecer en un lugar mejor”, comienza recordando, señalando que cuando decidió dar este paso “la situación del Partido Popular en el sur de Lanzarote era como mínimo complicada, sin lugar para poder realizar una oposición leal y constructiva, sin equipo y sin medios”.

Desde entonces, defiende que ha habido “mucho trabajo, notas de prensa, muchos actos pulsando las necesidades de nuestros convecinos, mucho estudio”, que les han llevado a ser “reconocidos” y a convertirse “en un actor más de la política sureña lanzaroteña”. Sin embargo, lamenta que “todo este trabajo sorprendentemente no sólo no se premia sino que se castiga”.

“Nuestra responsabilidad son las personas que nos votaron y que confían en que haremos todo lo que posible por hacer de nuestra isla un lugar mejor y no luchas por la espalda y reconversiones ideológicas tan difíciles de explicar. Perpleja me he quedado al descubrir que la política es otra cosa tan distinta”, explica, defendiendo que se debería utilizar el tiempo “en preocuparnos verdaderamente de los vecinos y no de pegarse ‘puñaladas’ traperas, criticarse constantemente y acatar órdenes sólo porque con ello sigo manteniendo mi puesto y sin ser capaces de llevar la contraria aunque pienses diferente”.

En esta sección
Comentarios