15/Dic/2018

LE DA 24 HORAS PARA DEPOSITAR EL DINERO O SE ENFRENTARÁ A EMBARGOS

El juez ordena la apertura de juicio oral contra la sargento Moreno y le exige una fianza de 14.200 euros

La Fiscalía pide 4 años de cárcel y la acusación particular 6, mientras que la Plataforma “Justicia para Gloria” insiste en que es víctima de una campaña de “acoso y persecución"

El juez ordena la apertura de juicio oral contra la sargento Moreno y le exige una fianza de 14.200 euros

El Juzgado de Instrucción Número 2 de Arrecife ha ordenado la apertura de juicio oral contra la sargento del Seprona en Lanzarote, Gloria Moreno, acusada de un delito de falsedad documental y otro de calumnias. El auto dictado el pasado lunes 1 de octubre por el juez Jerónimo Alonso también exige a Moreno que deposite una fianza de 14.120 euros en el plazo de 24 horas, para asegurar el pago de la suma económica a la que podría ser condenada. Además,  advierte que en caso de no depositarla “se procederá al embargo de sus bienes” hasta cubrir esa suma.

La apertura de juicio oral había sido solicitada tanto por el Ministerio Fiscal como por la acusación particular, ejercida por otro agente del Seprona. Según el relato de la Fiscalía, los hechos comenzaron en noviembre de 2015, cuando la sargento Moreno envió un escrito al capitán de la Guardia Civil en Costa Teguise denunciando supuestas irregularidades por parte de ese agente, al que acusaba de haber avisado a un cazador furtivo de pardelas de una inspección que se iba a realizar en Alegranza.

El escrito de Moreno dio lugar a una investigación interna en la Guardia Civil y también a diligencias judiciales, pero ambas terminaron siendo archivadas al concluir que no existían “indicios de la posible comisión del ilícito denunciado”. Fue entonces cuando el afectado denunció a Gloria Moreno, que ahora se sentará en el banquillo por estos hechos. Según la Fiscalía, que pide 4 años de prisión para ella, la sargento realizó esas acusaciones contra un compañero “a sabiendas de que sus manifestaciones no se correspondían con la realidad” y que eran “afirmaciones mendaces”. Por su parte, el afectado pide seis años de prisión, al sumar al presunto delito de falsedad documental otro de calumnias

En cuanto a la fianza establecida por el juez, el auto explica que se ha fijado “tomando en consideración las responsabilidades pecuniarias que pueden imponerse a la acusada y, en concreto, las solicitadas por la acusación particular”. Además, apunta que “los hechos objeto de este procedimiento revisten las características de delito” para ordenar que la causa vaya a juicio.

 

Los defensores de Moreno afirman que ella terminó con la “impunidad”


Ha sido la plataforma “Justicia para Gloria”, de la que forman parte 14 colectivos ecologistas, animalistas y de defensa del patrimonio histórico, la que ha hecho público el contenido de este auto, para denunciar de nuevo lo que consideran que es una “persecución”. En un comunicado, la Plataforma reitera que tanto esta causa penal como los expedientes internos a los que se ha enfrentado comenzaron tras la participación de la sargento en 2015 en un dispositivo que acabó interviniendo en una “comilona” de pardelas en el islote de Alegranza, e identificando a 19 de los participantes. 

“Eran gente vinculada a influyentes sectores de la sociedad de las islas. Grandes empresarios, y otras profesiones como propietarios de restaurantes, un policía nacional, otro médico y así hasta completar una lista de 19 ‘notables’ personas, de las que 11 están pendientes de sentarse en el banquillo acusados de delitos contra la flora y la fauna”, señalan.

“A raíz de esa actuación, la sargento del Seprona de Lanzarote recibe una información acerca de la impunidad en la que se venían desarrollando las cacerías de pardelas en los últimos 20 años. Hasta ese momento, las repetidas denuncias de ecologistas y otros funcionarios no habían podido acabar con esa impunidad”, afirman en su comunicado, señalando que Gloria Moreno “informó en su momento (primero verbalmente) al capitán Germán García, pero pasaban los meses y éste no atendía a la gravedad de la información”.

“Posteriormente”, añaden, “el 20 de noviembre de 2015, y por escrito, Gloria informó a sus superiores de que las cacerías y comilonas de pardelas podrían estar realizándose con cierta ‘permisibilidad’ de distintas autoridades, mediante las facilidades dadas a los furtivos por un agente del Seprona”. Y fue ese informe el que terminó dando lugar a la acusación que ahora pesa contra ella y que la llevará al banquillo.

 

“Un paso más en la estrategia de maltrato, acoso y persecución”


“Desde nuestro punto de vista es un paso más en la estrategia de maltrato, acoso, persecución y derribo de esta mujer que simplemente intentó hacer en Lanzarote lo que nadie se había atrevido: acabar con la impunidad y la ‘chulería’ de quienes creían que un espacio natural protegido como La Alegranza era ‘su espacio natural protegido’”, afirman.

Además, denuncian que “en la estrategia de impedir que la sargento del Seprona Gloria Moreno siga trabajando en la isla de Lanzarote, ahora han pasado a una nueva fase caracterizada por el ensañamiento”, en la que “le han quitado los recursos básicos para el trabajo”, como impresora y máquina de fotos, y “le impiden que continúe con las investigaciones de las irregularidades de la perrera municipal de Arrecife”.

Desde la Plataforma vuelven a pedir que intervenga el Gobierno central y subrayan que “más de 140.000 ciudadanos y ciudadanas que han firmado en la plataforma Change.org” para exigir “a los responsables públicos que no miren para otro lado; que asuman sus responsabilidades; que abran una investigación en profundidad; que den cuenta a la opinión pública de los resultados de esa investigación; que cese el maltrato, acoso, persecución y ahora ensañamiento contra la Sargento del Seprona en Lanzarote Gloria Moreno”.

Además, ante la visita este fin de semana a la isla del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con motivo del homenaje a Saramago, piden que “dedique unos minutos a interesarse por el caso de Gloria Moreno” y que “dé instrucciones a sus ministros y ministras para atender el clamor ciudadano que pide justicia para la sargento del Seprona”, a la que se refieren como una “mujer joven, competente, implicada y perseguida, señalada y humillada por el poder”.

En esta sección
Comentarios