25/Jun/2019

SU ESPOSA ES ABOGADA DE JUAN FRANCISCO ROSA EN EL CASO STRATVS

El juez Lis alegó que tiene “separación de bienes” con su mujer para evitar ser recusado

La Audiencia Provincial le apartó de la causa del robo de autos de Unión porque su esposa es la abogada de Juan Francisco Rosa en el caso Stratvs. El magistrado había presentado un duro escrito de alegaciones para evitarlo…

El juez Lis alegó que tiene “separación de bienes” con su mujer para evitar ser recusado

El juez Rafael Lis, que fue apartado de la causa que investiga el robo de autos de Unión, había presentado un duro escrito de alegaciones para evitar su recusación. Entre otras cosas, el juez Lis consideraba “extemporánea, injustificada, injustificable” y “espuria” su recusación, que había sido solicitada por César Romero Pamparacuatro, y consideraba que se basaba en “meras sospechas”.

“Después de muchos años de experiencia, evidentemente muchos más que el recusante, se me puede permitir que no entienda las razones que pueden sustentar un interés en el pleito o causa”, sostenía en magistrado en sus alegaciones, en las que incluía numerosas descalificaciones hacia Pamparacuatro (que fue el denunciante de la causa que él investigaba). Todas esas alegaciones, sin embargo, fueron rechazadas por la Audiencia Provincial. 

De hecho, tal como sostenía Pamparacuatro, la Audiencia decidió apartar al juez Lis al considerar que había dudas de su imparcialidad en este procedimiento, al ser marido de la abogada de Juan Francisco Rosa en el caso Stratvs. Concretamente, en su resolución, la Audiencia concluía que hay un "interés indirecto" y una "duda razonable sobre los prejuicios o prevenciones" que pudiera tener Rafael Lis "en relación a una de las partes".

En su escrito de alegaciones, el propio Lis reconocía el vínculo que le une a la abogada de Rosa, Margarita Alejo Hervás. “No es un vínculo sentimental, como se afirma en la recusación (…), sino un vínculo matrimonial, en régimen de separación de bienes”, aclaraba el magistrado. Incluso, entre los documentos que aportó a la Audiencia para evitar su recusación se encontraban las “capitulaciones matrimoniales” firmadas por los cónyuges, “para evitar que exista el más mínimo atisbo de duda”, señalaba Lis en su escrito.

 

Vendió su mercantil a su mujer al volver a la carrera judicial


Además, el juez Lis negaba tener en la actualidad relación alguna con la mercantil Lexislas Global, que actualmente está a nombre de su mujer, y de la que sí reconocía haber sido fundador. “No tiene ningún sentido negarlo”, señalaba el juez Lis. Sin embargo, reprochaba a Pamparacuatro haber “ignorado” que hace unos años vendió todas sus participaciones a Margarita Alejo Hervás, es decir, a su esposa, cuando volvió a la carrera judicial después de años ejerciendo en el sector privado (existe incompatibilidad legal de ostentar titularidad de sociedades mercantiles por parte de un juez). 

Al respecto, cabe recordar que  Pamparacuatro hacía constar en su escrito que el juez Lis había vendido sus participaciones y dejado de ser administrador único de esa sociedad en abril de 2009, pero agregaba que seguía figurando como “apoderado general”, “con poderes amplísimos”, según el certificado del Registro Mercantil aportado junto a la recusación. Sobre ese documento, Lis sostiene que se trata de información “incompleta y desfasada”.

 

Reiteradas alusiones a un artículo de La Voz


En sus alegaciones, el juez Lis también reconocía que su mujer, Margarita Alejo Hervás, es la abogada de Rosa en el caso Stratvs. Y para ello, el magistrado aportó la copia de un artículo de La Voz de Lanzarote, cuando este medio informó del cambio de abogado de Juan Francisco Rosa en ese procedimiento, en el que hasta entonces le representaba Felipe Fernandez Camero. 

A lo largo de su escrito, el juez Lis hace referencia en varias ocasiones a esa noticia de La Voz, para afirmar que su esposa empezó a ser abogada de Rosa en julio de 2014 “y no en mayo”, como según él “se la ubica de manera torticera e interseda en el escrito de recusación” de Pamparacuatro. Cabe recordar que en su recusación, César Romero Pamparacuatro subrayaba que Margarita Alejo Hervás empezó a ser abogada de Rosa poco después de que la causa por el robo de autos cayera por reparto en el juzgado de su marido.

Además, Pamparacuatro sostenía que lo que se derive del procedimiento por el robo de autos, puede tener repercusión tanto en el propio caso Unión, en el que también está imputado Rosa, como en caso Stratvs, al que se han incorporado diligencias y escuchas telefónicas de Unión. De hecho, varios imputados a los que Lis permitió personarse en la causa por el robo de autos (pese a que la había mantenido bajo secreto hasta ser apartado por la Audiencia) ya habían pedido nulidades dentro del caso Unión e incluso intentaron  (sin éxito) que se suspendiera el primer juicio, por los pagos a Rodríguez Batllori, basándose en que estaba abierto este procedimiento.

 

Según Lis, no hay conexión entre las causas


“Lo menos que podría hacer el señor Pamparacuatro, elucubraciones aparte, es argumentar de una manera seria y razonada cómo analiza unas hipotéticas conexiones entre lo que se pueda investigar en el procedimiento 654/2014 (por el robo de autos) y lo actuado en los procedimientos 697/2008 (caso Unión) y 1089/2009 (caso Stratvs)”, llegaba a plantear Lis en su escrito, en el que afirmaba incluso que estaba ante una “recusación orquestada e inducida con objetivos y fines en absoluto claros” e incluso “espurios”.

Además, aunque la Audiencia sí ha considerado acreditado el vínculo que puede existir entre las tres causas, y por tanto el posible “interés indirecto” del juez Lis, éste consideraba que Pamparacuatro había “extrapolado” la vinculación entre las causas “por obra y gracia de no se sabe bien qué”.

También aseguraba no entender por qué tenía interés el juez que inició el caso Unión en la evolución de ese procedimiento, o en otras causas por corrupción abiertas en Lanzarote. “La duda que me corroe es la de poder llegar a conocer cuál es el interés real del señor Pamparacuatro”, planteaba en su escrito de alegaciones el juez Lis.

Respecto al cliente de su mujer, Juan Francisco Rosa ( al que permitió personarse en el caso de robo de autos), el juez aseguraba desconocer “cuál es su situación procesal, o la que fuere” en el caso Unión, "ni en qué medida lo que se haga" en el procedimiento que él instruía “puede tener repercusión en lo que acontezca en los otros”.

La recusación de Lis, acordada por la Audiencia Provincial, había sido apoyada también por el Ministerio Fiscal. En defensa de la imparcialidad del juez salieron cuatro imputados de Unión, Juan Francisco Rosa, Felipe Fernández Camero, Dimas Martín y Luis Lleó, que también presentaron alegaciones pidiendo que no se aceptara la recusación.

En esta sección
Comentarios