15/oct./2019

El Centro de Mayores de Arrecife cuenta por fin con luz después de tres años de sufrir un incendio

María del Río asegura que la consejera de Servicios Sociales, Noemí Santana “ha conseguido en 60 días lo que el anterior Gobierno no supo solucionar en tres años”.

El Centro de Mayores de Arrecife cuenta por fin con luz después de tres años de sufrir un incendio

El centro de mayores de Arrecife ya cuenta por fin con suministro eléctrico, tres años después de sufrir un incendio en el edificio. Así lo ha anunciado este viernes la presidenta del Grupo Parlamentario Sí Podemos Canarias, María del Río, que ha puesto en valor que, tal y como aseguró en la Cámara regional la consejera de Derechos Sociales, Noemí Santana, “haya dotado en solo dos meses de luz y energía al Centro de Día de Arrecife”.

“Noemí Santana, al frente de la Consejería, ha conseguido en 60 días lo que su antecesora en el cargo no supo solucionar en tres años, demostrando que nuestra formación política está en el Gobierno para resolver los problemas de la gente”, ha asegurado Del Río.

La presidenta del Grupo Parlamentario recuerda que en la primera sesión de control al Gobierno celebrada en la Cámara regional el pasado 10 de septiembre, la consejera de Derechos Sociales se comprometió a que antes de finalizar el presente mes el Centro tendría totalmente operativa su instalación eléctrica, que fue destruida por un incendio en el año 2016.

“Durante estos largos años, y ante la insensibilidad y desidia del anterior Gobierno de Canarias, el centro se ha mantenido abierto gracias a la voluntad de las trabajadoras y trabajadores que, a pesar de la situación, decidieron seguir al pie del cañón, adaptándose a las precarias circunstancias, sin dejar por ello de atender e intentar ofrecer el mejor servicio posible a las personas mayores y sus familias”, asegura.

Del Río incide en que "la indolencia del anterior equipo de gobierno supuso una “alta de consideración a las personas mayores y sus familias”, pues la prolongada falta de suministro eléctrico ha limitado los talleres a únicamente poder celebrarlos en horarios diurnos, y también las actividades de los mismos, pues hubo que renunciar a todos los que precisaban de corriente eléctrica y a cualquier tipo de ocio que exigía unos mínimos de iluminación.

“Las personas mayores usuarias han estado esperando desde octubre de 2016 para volver a recuperar las condiciones del centro que les permitan retomar sus actividades cotidianas; por eso nos alegramos de que este calvario haya terminado”, concluye.

En esta sección
Comentarios