04/jun./2020

LOS NIÑOS HAN VUELTO A DAR CLASE EN EL AULA AFECTADA POR LAS LLUVIAS

Educación certifica que no hay riesgo de derrumbe del techo del Nieves Toledo

[Un charco de aguas fecales inunda playa Grande->35894] [Once vuelos y tres ferrys desviados a causa del temporal->35892] [Vea el vídeo del temporal en El Reducto->35891] [Las imágenes del temporal->35895]
Educación certifica que no hay riesgo de derrumbe del techo del Nieves Toledo

El Ayuntamiento de Arrecife subsanará en la tarde de este miércoles los problemas surgidos en un aula del colegio Nieves Toledo, que fue desalojada por el temporal. Según Educación, las deficiencias en el tejado afectan tan sólo a una clase, pero el agua llegó a otras dos, por lo que los pequeños también tuvieron que abandonar estas dependencias.

El director insular de Educación, Juan cruz, el concejal de Educación del Consistorio arrecifeño, Lorenzo Lemaur, así como técnicos del Ayuntamiento y el director del propio centro han acudido este miércoles al colegio para inspeccionar la zona. Según Cruz, el problema “se reduce a que entra agua por el techo, por un problema en la parte impermeable”.

En las próximas horas, según ha informado, el Consistorio subsanará este problema para evitar que vaya a más. Este desperfecto afecta a un aulario infantil, que está anexo al colegio Nieves Toledo. En el aula afectada estudian 20 niños de entre 3 y 4 años, que este miércoles han dado clase. El agua que entró en esta clase llegó, incluso, a inundar las dos colindantes. Por ello, los pequeños tuvieron que ser desalojados el pasado lunes. Cabe recordar que el martes, el día del temporal, el colegio cerró.

Preocupación de los padres

Un padre se puso este miércoles en contacto con La Voz para mostrar su preocupación por las condiciones de estas tres aulas del Nieves Toledo. Según este hombre, que prefirió no revelar su nombre, los techos del colegio “son muy antiguos y ya han cogido mucha humedad”. “Cada vez que llueve, los techos se van impregnando de agua y cogen más peso”, explicó.

Por ello, se mostró realmente preocupado por el riesgo de “derrumbe” que podrían tener los techos. “Quiero saber si el edificio es apto o no lo es”, afirmó.

Este padre, además, indicó que los niños que ocupan estas aulas tuvieron que ser trasladados el pasado lunes al salón de convenciones del colegio, ya que estas clases “parecían piscinas”. “Es un centro tercermundista, que lo hicieron hace 50 años. Todo está fatal”, criticó.

En esta sección
Comentarios