31/may./2020

Costas tramita un deslinde que libraría al Islote del Francés de edificaciones y a Arrecife de indemnizar a Cortezo

Clasifica los terrenos como suelo urbanizable y por tanto establece una servidumbre de protección de 100 metros 
Costas tramita un deslinde que libraría al Islote del Francés de edificaciones y a Arrecife de indemnizar a Cortezo

La Demarcación de Costas de Canarias acordó el pasado 25 de septiembre incoar expediente para actualizar el deslinde de dominio público marítimo-terrestre del tramo de costa que afecta al Islote del Francés, cuyos terrenos clasifica como suelo urbanizable, no urbano.  Así, establece la servidumbre de protección en 100 metros, lo que impediría la construcción de cualquier edificio en toda la pieza de suelo y con ello que Arrecife pueda librarse de tener que pagar una indemnización millonaria, que los propietarios llegaron a cifrar en más de 200 millones de euros en caso de que se les impidiera construir.

La incoación del expediente se acordó tras una resolución de la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y el Mar del Ministerio de Transición Ecológica fechada el pasado 27 de agosto, en la que se señalaba que, según había informado la Demarcación de Costas de Canarias, el deslinde que se aprobó en 1970 "no se considera conforme a la vigente normativa de Costas, por cuanto pudieran existir bienes con características de dominio público marítimo-terrestre no incluidos en el mismo", de acuerdo con lo reflejado en un informe del servicio de vigilancia de Lanzarote, de enero de 2019. 

Además, se indica que ya en junio de 2018 se remitió un escrito a la Demarcación de Costas de Canarias en el que, tras analizar la documentación obrante en el expediente, se indicaba que "los terrenos correspondientes al denominado Islote del Francés resultaban clasificados como suelo urbanizable", por lo que les correspondería la anchura general de la servidumbre de protección "de 100 metros" especificada en la Ley de Costas de 1988. 

 

Todo el Islote estaría afectado por la servidumbre de protección


Así, con fecha del 2 de abril de 2019, se autorizó a la Demarcación de Costas de Canarias la incoación del deslinde de referencia, remitiéndose en julio por parte de ésta un plano suscrito por el jefe de la Demarcación de Costas en Canarias "con la delimitación provisional de deslinde". Y en ese plano, al que ha tenido acceso La Voz, toda la superficie del Islote del Francés aparece como afectada por la servidumbre de protección. 

De esta forma, tras analizar la documentación y "sin prejuzgar lo que resulte de la tramitación del expediente", la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa del Mar consideró que por la Demarcación de Costas de Canarias podía procederse a incoar el expediente de deslinde, toda vez que "dicha incoación ya fue autorizada con fecha de 17 de agosto de 2018", según afirma. Al respecto, se indicaba que según la Ley de Costas, el plazo para notificar la resolución del procedimiento es de 24 meses "desde la fecha de publicación del acuerdo de incoación del expediente de deslinde". 

 

Desde un centro comercial a "un icono" y edificios de siete plantas


Este nuevo deslinde frenaría el desarrollo urbanístico del Islote del Francés, donde sus propietarios planificaron en un principio, hace dos décadas, construir un centro comercial con un auditorio. 

Después, bajo la Alcaldía del popular Cándido Reguera, se proyectó levantar un edificio "icono" en altura, para lo que el Ayuntamiento planteaba firmar un convenio con la propiedad. 

Por último, el equipo redactor del Plan General de Arrecife llegó a abrir la puerta a la posibilidad de que se construyeran edificios de hasta siete plantas de altura en el Islote del Francés, permitiéndose la urbanización de 69.434 metros cuadrados y la construcción también de 405 viviendas. Una pretensión que despertó fuertes críticas y que ahora se vería frenada por este nuevo deslinde de aprobarse. 
 

En esta sección
Comentarios