31/may./2020

MEDIO AMBIENTE DICE "EN QUÉ CONDICIONES" SE PUEDE IR Y "QUÉ SE PUEDE HACER"

Echedey Eugenio condena las últimas infracciones en Alegranza y aboga por la “concienciación” para evitarlas

Las excursiones requieren un permiso de Medio Ambiente del Cabildo, que dirá "en qué condiciones puede ir y qué es lo que puede hacer, desde luego no comer pardelas", ha señalado el consejero de Medio Ambiente... 

Echedey Eugenio condena las últimas infracciones en Alegranza y aboga por la “concienciación” para evitarlas

El consejero de Medio Ambiente del Cabildo de Lanzarote, Echedey Eugenio, ha hablado este lunes de las últimas infracciones que la Guardia Civil ha denunciado en el islote de Alegranza, recalcando la necesidad de “concienciar a la ciudadanía”. “Me importan los hechos y que se carguen un paraje natural; y desde luego que se aplique toda la normativa en vigor para que esto no se repita”, ha defendido Eugenio.

“Las normas son las mismas para todos”, ha enfatizado el consejero en Radio Lanzarote-Onda Cero, señalando que todo el que quiera visitar Alegranza ha de solicitar una autorización. “Medio Ambiente le dirá en qué condiciones puede ir y qué es lo que puede hacer, desde luego no comer pardelas”, ha continuado. Específicamente, ese permiso es necesario “siempre que se quiera varar el barco o entrar por El Veril”, ha detallado, puesto que para entrar por la zona de “dominio público” (el muelle del faro), en ocasiones la autorización de la familia Jordán, propietaria del islote, puede bastar. 

El consejero de Medio Ambiente ha incidido en que el Cabildo aplica la normativa “todo lo duramente que se puede” cuando detecta “incumplimientos” en esta zona protegida, que este mismo lunes ha pasado a formar parte de la red de geoparques de la Unesco. Así, ha afirmado que están siendo “cada vez más duros con las sanciones y el control”, del que se encargan  dos vigilantes que supervisan las cortas a diario en su barco. 

Por eso, Eugenio considera que en lo que la institución debe aplicarse es en la “labor de concienciación, que es verdad que a lo mejor no se ha venido haciendo”. “Que la gente sea consciente cuando sale de Órzola de que entra en un paraje natural que tiene unas normas y que tiene unas consecuencias no cumplir esas normas”.

Concretamente, en lo referente al asadero de pardelas por el que se ha imputado a un total de 20 personas, Eugenio ha indicado que “había un permiso de varado para unas personas que al parecer estaban allí, según se ha visto en las fotos”. Tal como explicó en el momento de su actuación el Seprona, los agentes comenzaron a sospechar que los titulares de ese permiso hacían algo más que fondear en la zona y, al montar un dispositivo para vigilarlos, los sorprendieron comiendo, supuestamente, pardelas en torno a una mesa y bajo una carpa en esta zona protegida. 

El consejero ha destacado en este sentido que existen “diversos usos autorizados” en esta zona del Archipiélago Chinijo. “Se puede autorizar para pernoctar en los barcos, para hacer pequeñas excursiones, nunca para bajar a la playa, por ejemplo”, ha señalado.

En cuanto a las identidades de quienes participaron en ese asadero, aunque ha incidido en que lo que le importa es que se “cumpla la normativa” y no “quiénes son”, el consejero ha confirmado que sus identidades serán tarde o temprano de dominio público. 

El Seprona remitió su denuncia al Cabildo, puesto que su consejería de Medio Ambiente es el organismo al que compete sancionar la colocación de la mesa, las sillas y la carpa, que supondrían una infracción del Plan Regulador del archipiélago. Así, una vez tramitada esa denuncia, “cuando se hagan efectivas las sanciones” ese anuncio debe aparecer en el Boletín Oficial de Las Palmas, y “estará a disposición del conocimiento de todo el que quiera verlo”. 

En esta sección
Comentarios