25/may./2020

Los Centros retiran los polémicos caballos de Jason deCaires del entorno del Castillo de San José

Los trabajos, que fueron adjudicados a Dragados Canarios por 23.385 euros, se han desarrollado en la tarde de este jueves
Los Centros retiran los polémicos caballos de Jason deCaires del entorno del Castillo de San José
Retirada de los caballos de Jason deCaires del entorno del Castillo de San José

Fotos: Sergio Betancort

 

Los Centros Turísticos procedieron en la tarde de este jueves la retirada de las polémicas cuatro esculturas ecuestres de Jason DeCaires, que se instalaron en el entorno del Castillo de San José durante el anterior mandato de CC. 

Los trabajos de desmontaje y retirada de las esculturas, que fueron adjudicados a la empresa Dragados Canarios por 23.385,60 euros se iniciaron sobre las 17 horas de este jueves y una hora después ya se habían retirado los cuatro caballos del agua.

No obstante, la adjudicataria de los trabajos se ha tenido que enfrentar a algunos impedimentos. Y es que, una mujer se tiró al agua y se agarró a las esculturas intentando impedir su retirada.

Además, antes de que arrancaran los trabajos, aunque ya con el barco en la zona, un hombre llegó en una zodiac y colocó una soga alrededor de las esculturas en lo que se desconoce si era algún tipo de protesta.

 

Una instalación sin informes y que se anunció como "temporal"


La instalación, que ya en su día se anunció como algo "temporal" se llevó a cabo bajo la presidencia de Pedro San Ginés en el Cabildo sin haber llevado previamente esta decisión al Consejo de Administración de los CACT y sin contar con informes que Patrimonio había advertido que eran necesarios. Además, tampoco había ningún informe técnico proponiendo la colocación de esas esculturas de DeCaires. 

Solo después de que las esculturas ya estuviera instaladas, CC llevó una propuesta al Consejo de Administración de los Centros para comprarlas por 200.000 euros, pero finalmente la polémica suscitada y el rechazo de todos los partidos de la oposición hicieron que se descartara esta posibilidad. Entonces optaron por una supuesta “cesión gratuita”, por la que los Centros pagaron 15.000 euros a deCaires en concepto de “materiales” y de “montaje” de esas esculturas, que ya se habían instalado. Además, aunque esa cesión era por 10 años, lo cierto es que ni siquiera la autorización de Puertos era por ese plazo, sino por un solo año con posibilidad de renovación.

Justo antes de tener que dejar el puesto al frente de los Centros y cuando Coalición Canaria ya había perdido las elecciones, el entonces consejero delegado de los CACT, José Juan Lorenzo, intentó convertir en definitiva esa autorización, elevando una nueva solicitud a la Autoridad Portuaria. “No es posible acceder a la solicitud de concesión, debido a que está previsto que esa zona se destine para fondeo de embarcaciones”, respondió el director de Puertos, que solo ofreció una nueva concesión “a título de precario por el plazo de un año”, que podrían dejar de prorrogar en cualquier momento.

En esta sección
Comentarios