20/Ago/2018

Requisitos para pedir un préstamo personal online

Requisitos para pedir un préstamo personal online

Solicitar un préstamo personal se ha convertido en una realidad para muchas familias españolas. Esto se debe a que llegar a fin de mes se ha vuelto cada vez más complicado y hacer frente a gastos inesperados, más difícil que nunca. Al mismo tiempo que el poder adquisitivo ha descendido por culpa de la crisis económica, los precios y el coste de la vida se han mantenido al mismo nivel del periodo pre-crisis. Las consecuencias que esto ha provocado se reflejan en desajustes importantes en nuestros bolsillos y en la economía doméstica.

Para solucionar este tipo de problemas, cada vez más personas hacen uso de un crédito rápido. Una herramienta que presenta numerosas facilidades respecto a los llamados créditos tradicionales. Por ejemplo, este tipo de préstamos no exigen disponer ni una nómina, ni de un aval.

 

Los créditos rápidos, una solución que ha llegado para quedarse


A pesar de su carácter reciente, el concepto de crédito rápido o de préstamo rápido online es cada vez más frecuente en las conversaciones de los españoles. Su nacimiento no fue casual, sino que se produjo en un momento muy delicado para la economía y familias españolas. Por una parte, la crisis económica comenzaba a dificultar acciones como el ahorro. Por otra parte, la obtención de un crédito tradicional se fue haciendo cada vez más y más difícil. Ante esta situación, surgió la necesidad de crear un producto que diese respuesta a esta nueva situación y facilitase la obtención de dinero rápido en momentos económicos inesperados. Fue así como nacieron los créditos online, conocidos también como préstamos sin nómina o préstamos sin aval.

 

¿Quién puede solicitarlo?


En realidad, los requisitos que presentan este tipo de créditos son muy limitados. Básicamente, la posesión de un documento identificativo (en general, es suficiente con presentar una copia del DNI), ser mayor de edad y comprometernos a cumplir los plazos acordados. En general, las cuantías ofertadas no suelen exceder los 10.000 euros. No obstante, este aspecto no es un requisito ya que se puede solicitar más de un crédito al mismo tiempo.

 

¿Qué facilidades puede aportarnos un crédito rápido?


El éxito de este tipo de productos radica, básicamente, en todas las ventajas que ofrece al solicitante. Dichas facilidades se centran tanto en los tiempos de solicitud y obtención del dinero, como en el procedimiento para la misma, en el que la burocracia y los trámites se reducen al máximo. En definitiva, lo que permiten los créditos online es la obtención de dinero urgente, de manera casi inmediata, con la máxima discreción e intimidad, ya que se realizan por vía telemática. A continuación, se detallan algunas de las características principales de estos créditos:

  • Dinero en menos de 48 horas: una vez que nuestra solicitud es admitida, recibiremos el dinero en nuestra cuenta bancaria en el plazo máximo de 2-3 días. Por lo tanto, se presenta como una solución inmediata ante problemas inesperados que no pueden esperar al mes siguiente a ser arreglados.
  • Adiós a la burocracia: esta es sin duda una de las características principales de este tipo de créditos y es la razón que explica por qué puede gestionarse de manera tan inmediata. Para su solicitud solo deberemos entrar en la página web de la entidad prestamista y rellenar un formulario. Esta ficha contiene preguntas muy básicas sobre nuestros datos personales (nombre, apellidos, importe solicitado, etc.). En ese momento, tendremos que adjuntar también una copia de nuestro DNI y el número de la cuenta bancaria en la que queremos recibir la cantidad solicitada. De esta manera, el proceso puede realizarse en cuestión de minutos. Sin necesidad de firmas o de documentos complementarios.
  • Desde tu casa, con un simple clic: aunque en algunos casos también es posible por teléfono, el procedimiento más habitual para solicitar un crédito de este tipo es a través de internet. De este modo, con un simple dispositivo que tenga acceso a internet, podremos hacer nuestra solicitud en cualquier momento del día, a cualquier hora.
  • Sin pagos extras: para poder obtener un crédito online no es necesario pagar comisiones, como ocurre con los créditos tradicionales en los que se suele exigir comisiones de apertura, de cierre, etc.
  • Sin nómina, sin aval: si bien en los créditos tradicionales la presentación de nuestra nómina o, en su defecto, de una persona que nos avalase era conditio sine qua non, para tramitar un crédito rápido estos elementos no son necesarios. Tampoco tendremos que justificar nuestra situación laboral, ni ingresos.
  • Total discreción: ni para qué, ni por qué. Las entidades que ofrecen créditos rápidos no exigen conocer los motivos de nuestra solicitud ni a qué irá destinada la cuantía. El cliente goa así de total libertad y confidencialidad.
  • Plazo de devolución e intereses: cuando pedimos un crédito rápido, conocemos cuáles serán los intereses aplicables en su devolución. Según los plazos que queramos manejar, los intereses variarán pudiendo escoger el que se adapte mejor a nuestra situación económica personal.
En esta sección
Comentarios