12/Dic/2017

¿Por qué detrás de una gran empresa siempre hay una buena asesoría?

Los movimientos de las empresas a nivel legal, contable o fiscal son muchos y cada uno de ellos requiere de su correcto tratamiento específico, por lo que recurrir a un asesor eterno suele ser la opción más recomendable

¿Por qué detrás de una gran empresa siempre hay una buena asesoría?

En la actualidad, muchas pymes han decidido externalizar muchos de sus departamentos; el de comunicación, contratando a una agencia, o el de contabilidad y/o legal, contando con una asesoría de empresas.

¿Por qué se externaliza? En muchos casos es porque compensa a nivel económico, pero, sobre todo, y casi siempre más importante, porque suele ser más sencillo encontrar a un experto que se dedique en exclusiva a una tarea, realizándola con mayor precisión que alguien de la misma empresa, cuyos conocimientos específicos puedan estar más limitados así como el tiempo dedicado a esa tarea en particular.

Y es que es sabido que en la pequeña y mediana empresa, las funciones de la plantilla no suelen estar muy delimitadas. Se puede escuchar mucho aquello de “aquí todos hacemos de todo”. De todo no se puede hacer, pero de casi todo, mucho se hace.

Y esta flexibilización de tareas se convierte, en muchas ocasiones, en un factor diferencial de las pymes cuyos equipos están más cohesionados, más compenetrados y el clima laboral suele ser mucho más positivo, lo que redunda en la productividad y en la mejora de resultados de la empresa en cuestión.

A lo largo del año, la actividad de la organización no sólo genera la actualización del libro contable, el vaivén de facturas, también se participan en proyectos en consorcio con otras empresas, se tienen préstamos en bancos, se hacen eventos y patrocinios y se puede contratar a personas nuevas o despedir a quienes ya están en plantilla.

Los movimientos de las empresas a nivel legal, contable o fiscal son muchos y cada uno de ellos requiere de su correcto tratamiento específico, con todas las peculiaridades que puedan llegar a tener.

Por eso, se cuenta con la ayuda de las asesorías que tienen una dilatada experiencia en la gestión de cada uno de los aspectos que entran en juego en un solo campo de la actividad de la empresa.

Las compañías tienen la responsabilidad de ejercer su trabajo de forma correcta con los distintos agentes con los que se relaciona: proveedores, empleados, clientes y, no menos importante, con la administración, la sociedad y el medio ambiente.

Cada uno de los vínculos que une a la organización con los actores mencionados ha de ser tratado a nivel administrativo y/o burocrático de forma minuciosa y profesional porque cualquier paso en falso puede poner en duda la credibilidad de la compañía y, por tanto, puede hacer tambalear sus resultados.

Estos motivos son los que hacen que contar con una buena asesoría se convierta en un objetivo tan importante como el de aumentar las ventas, porque en una compañía todo suma y todas las áreas, externas o internas, son interdependientes.

Por otro lado, además, con la consolidación de internet y el desarrollo de nuevas herramientas de gestión empresarial se ha conseguido potenciar la relación con los departamentos externalizados, mejorando el trabajo conjunto y fomentando la eficiencia en las tareas, lo que hace que se cuente con más tiempo y recursos  para dedicar a actividades que tienen como objetivo directo la captación de clientes.