25/ago./2019

¿Buscando resolver problemas con un crédito rápido?

Es un hecho que todos estamos expuestos a los golpes que la economía le da a nuestro presupuesto. De ahí que en ocasiones haga falta hacerse con un apoyo que nos facilite alcanzar el final del mes y los créditos rápidos se convierten en una solución muy factible.

 

¿Buscando resolver problemas con un crédito rápido?

Los créditos han dado, desde siempre, la oportunidad a las personas de resolver problemas que surgen en determinados momentos. Éstos, generalmente exigían cumplir una serie de requisitos y se aprobaban en algunos días, incluso meses, en dependencia de la cantidad de dinero solicitada.

Con los créditos rápidos el asunto cambió exponencialmente. Hoy en día, éstos se llevan a cabo para cubrir imprevistos urgentes debido a la facilidad con que se puede acceder a ellos, sin necesidad de papeleos y teniendo disposición del dinero en la cuenta bancaria, en apenas 24 horas.

Lo cierto del caso es que escoger este método lleva, de forma inexorable, a hacer pagos de intereses muy elevados, a razón de lo que los bancos tradicionales generalmente manejan. Sin embargo, te ayudarán a resolver un contratiempo, por lo que valdrá la pena el sacrificio.

Las condiciones, en cuanto al importe mínimo y máximo, los plazos y el tiempo de espera para la aprobación, son establecidas según la empresa con que se decida establecer el contrato. Dentro de ellas, podemos encontrar:

  • Importes mínimos que van desde los 50 euros y máximos que son capaces de superar los 50 mil euros.

  • Los plazos de pago van desde unos pocos días hasta una gran cantidad de meses que se convierten a fin de cuentas, en años. Por ejemplo, si el plazo máximo es de 48 meses, eso es igual a decir 4 años.

  • Posibilidad de gestionar todo en línea sin necesitar, ni una sola vez, hacer acto de presencia en una oficina.

  • Son establecidos fuera del sector bancario tradicional.

 

Requisitos para solicitar un crédito rápido


Aún cuando ya hemos mencionado que no hace falta ningún tipo de papeleo que se vuelva tedioso, sí existen ciertos requisitos que son necesarios cumplir para obtener respuesta positiva ante una solicitud de crédito rápido.

Lo primero es saber que sólo están disponibles para personas que sean mayores de edad y que tengan residencia en España. Para comprobar estos puntos se hace la solicitud digital de un documento probatorio de identidad, como el DNI.

También hará falta que el solicitante disponga de una cuenta bancaria y un correo electrónico. Además, es habitual solicitar el número de teléfono móvil para mantener contacto con el cliente en caso de cualquier eventualidad.

Otro asunto que es destacable, es que estos créditos rápidos no tienen una finalidad específica. Esto quiere decir que son útiles para que las personas hagan lo que necesiten con el dinero suministrado, no como en el caso de los créditos para coches, que sólo pueden estar destinados a este fin.

Ahora bien, en caso de que tengas mala reputación como agente de crédito por hacer pagos fuera de los plazos o, de hecho, no haberlos hecho nunca, podrías estar incluido dentro de la lista de morosos de ASNEF y hacer que tu proceso sea mucho más lento.

Para combatir con esto, lo mejor es apuntarse a los créditos ASNEF urgentes. Éstos lo que buscan precisamente, es ayudarte a resolver esos inconvenientes económicos, aún cuando pueda parecer que no tienes la capacidad de hacer frentea los pagos. Eso sí, hay que estar muy atentos a cumplir con todos los pagos apropiados para evitar inconvenientes mayores.

Las empresas que dan opción a clientes en listas ASNEF, también cumplen con las condiciones descritas más arriba con respecto a los créditos normales, es decir, más o menos los mismos importes mínimos y máximos, y tiempos de pago similares.

Ten en cuenta que mantener una buena reputación en materia crediticia no es un asunto que beneficie a quien otorga el crédito, sino que es un elemento de interés para los usuarios, por lo que a medida que mejores en reputación, mejor serán tus posibilidades de conseguir buenos créditos.