21/Oct/2018

LA ISLA SE ENCUENTRA POR ENCIMA DE LA MEDIA PROVINCIAL

El 8% de los empleados de Endesa en Lanzarote tienen su vehículo eléctrico

Al cierre de la tercera edición del Plan de Movilidad, un total de 534 empleados de Endesa en todo el territorio nacional conduce un coche eléctrico 

El 8% de los empleados de Endesa en Lanzarote tienen su vehículo eléctrico

El Plan de Movilidad de Endesa ha conseguido que el 8% de los trabajadores de la compañía en Lanzarote conduzca un vehículo eléctrico. Los empleados de la isla han demostrado su apuesta por el vehículo eléctrico participando en las sucesivas ediciones del Plan de Movilidad, que celebró su tercera edición el año pasado. Con esta iniciativa Endesa invita a sus trabajadores a adquirir un vehículo eléctrico particular y les otorga facilidades para la instalación de un punto de recarga doméstico a través de la Solución Integral Vehículo Eléctrico, así como habilitando plazas de aparcamiento con preferencia para coches eléctricos en sus sedes corporativas.

Los datos conjuntos de Gran Canaria, Lanzarote y Fuerteventura indican que algo más del 3% de los empleados de estas islas ha adquirido un coche eléctrico mediante el Plan de Movilidad, lo que sitúa a Lanzarote por encima de la media provincial. En todo el territorio nacional, el balance refleja una participación masiva en esta iniciativa que, al cierre de su tercera edición, contabilizó 534 empleados con vehículo eléctrico propio.

El Plan de Movilidad de Endesa se enmarca en la estrategia de descarbonización de la economía, a través de la electrificación de la demanda y sustituyendo el uso de combustibles fósiles por otros de origen renovable. En este proceso la electricidad juega un papel fundamental ya que su uso final tiene cero emisiones. El transporte es un sector clave en el proceso de la descarbonización de la economía y en 2016 fue responsable del 27% de las emisiones GEI en España siendo la actividad con mayor volumen de emisiones, por encima de cualquier actividad industrial, además de ser responsable del empeoramiento de la calidad del aire en las ciudades.