17/ago./2019

EL ARTISTA O ALGUNA DE SUS OBRAS DEBEN PROTAGONIZAR LA HISTORIA EN ESTA EDICIÓN

César Manrique sigue inspirando los microrrelatos del concurso de Radio Lanzarote

El certamen, cuyo plazo para participar finalizará el 31 de agosto, continúa recibiendo historias
César Manrique sigue inspirando los microrrelatos del concurso de Radio Lanzarote

César Manrique sigue inspirando los microrrelatos del concurso de Radio Lanzarote-Onda Cero, que ha continuado recibiendo historias en los últimos días..El plazo para participar en el certamen, que en su novena edición ha querido sumarse a los actos del centenario del nacimiento del artista, finalizará el 31 de agosto. 

Como en ediciones anteriores, la extensión máxima de los relatos tendrá que ser de 100 palabras, incluido el título en el caso de que lo lleve. Sin embargo, en esta ocasión, las historias deberán estar protagonizadas por César Manrique, alguna de sus obras como pueden ser los centros turísticos de Jameos del Agua o las Montañas del Fuego o alguna de las casas que habitó.

Todos aquellos que deseen participar pueden enviar sus relatos al email: [email protected] Cada autor podrá enviar un máximo de cinco relatos, que podrá firmar con pseudónimo, aunque deberá indicar siempre un nombre y un teléfono de contacto. Los relatos se irán publicando por orden de recepción en La Voz de Lanzarote y se leerán en el espacio 'Lectura en la Radio' de Radio Lanzarote-Onda Cero. 

El fallo del certamen, organizado en colaboración con la Fundación César Manrique, se hará público en la segunda quincena de septiembre. En cuanto a los premios, el ganador recibirá una televisión valorada en unos 300 euros, un pack de productos del centenario de Manrique y un pack de libros editados por la Fundación. El segundo premio será una tablet valorada en unos en 200 euros, un pack de productos del centenario y un pack de libros editados por la FCM; y el tercer premiado se llevará unos auriculares inalámbricos valorados en unos 100 euros, así como un pack de productos del centenario y un pack de libros.

 

Albino


En aquel agujero misterioso, casi circular, vivo con más compañeros. Poca visión, pero oído espectacular.

Soy único en el mundo, mi blancura y tamaño son dignos de resaltar. No me hace falta viajar. En Lanzarote soy feliz junto con los de mi especie.

Visitante ¡No lances monedas! Para nosotros son mortales. Silencia tus pasos y disfruta del escenario que la naturaleza y César nos regala.

Siento la respiración de los que se deleitan en nuestro incomparable hábitat. Teatro sin final.

Al despertar la dama de la noche, la paz se instala en mi hogar. Es hora de descansar.

 

Manos Coloridas


Los cangrejos ciegos salen en procesión de Jameos del Agua, para ser testigos de la maravilla que sucederá.

Los agricultores están de vendimia y César ayuda a las mujeres con los cestos y a los hombres a recoger las uvas. Se reparten las cebollas en sacos, que nuestro amigo Manrique, cose con esmero, hasta que un fuerte viento lo sacude todo y en el cielo aparece el Diablo de Timanfaya, que cabalga sobre los alisios con su enorme tridente. César empieza a reír a carcajadas mirando al cielo y de sus manos empiezan a salir miles de colores.

 

Esperanza


La tierra en su más pura desnudez se revuelve ante ti y te susurra un deseo y tú, como un director de orquesta, moldeaste la arena, "fabricando" la Cueva de los Verdes y pintaste un sol, que presencia el Monumento al Campesino... pintaste nuestra vida... en un gigante lienzo, llamado Lanzarote.

Estoy esperando que me veas, que me escuches. ¿Dónde estás César?, aquí me quedo, esperándote.

El tiempo se acaba, y no se dan cuenta, ¿lo oyes?. Tu sombra se acerca a mi lado y me susurra una vida entera..y abrí mis ojos y te pinté una isla entera.

 

El sueño al pie de un Jameo


Braima, había partido hacia su sueño hacía dos días acompañados de un mar enfurecido.

Consiguió alcanzar la costa guiado por los restos de un desembarco anterior en la zona de Los Bonancibles junto a Los Jameos del Agua que había incendiado su amigo Mario, un poco antes de las 04:00 Am

En aquella minúscula embarcación de apenas cinco metros y junto a otras personas de las cuales ni siquiera sabía sus nombres, todos compartían la misma ilusión, el sueño de llegar a la libertad de decidir por sí mismos sobre sus propias vidas.

 

Arte


Camisa blanca y pantalón de lino. Mente privilegiada arropando su imaginación. Oasis entregado al río azulado con toques de lava petrificada.

Coetáneo del futuro juega con Fuego, Aire, Tierra y Agua. Igualados en la más bella creación.

Explosión de equilibrio regalando luminosidad. Pinceles animados sucumbiendo al Cosmos infinito.

Cercano al mar danzando con desafíos acuáticos y deleites de viento. Le mueve la pasión del calor en hendiduras terrenales.

Lanzarote está adornado con su huella. Desprende armonía para el visitante y firmeza para los habitantes.

César, ciudadano del mundo. Se respira Arte en su revolución constante.

 

Preguntas y respuestas


El locutor de la radio discó un número de teléfono al azar como hacía cada mañana dispuesto a interrogar al oyente y obsequiarle una talega cargada de premios de empresarios del lugar. Luego de dos intentos fallidos, alguien del otro lado por fin levantó el tubo y respondió. Una batería de preguntas comenzó a dispararse en el aire. Rojo, negro y blanco. Humildad. Sencillez. Recursos autóctonos. Fundirme con el paisaje. Elegancia. Ser diferente. Tanta construcción terminará con el encanto de nuestra isla. No gracias, no quiero esa talega cargada de intereses ajenos a mi tierra. Yo no...

 

Sin Título


Desde el enorme ventanal de su cuarto veía un desfile de vehículos destinados a la construcción de viviendas y hoteles. El impoluto blanco de las paredes de su hogar se impregnó del polvo negro de tanto picón desperdigado a lo largo y a lo ancho de toda la isla. El empresario reemplazó en las portadas de los diarios, al hombre de campo y al humilde pescador. La basura acumulada tapó sus paradisíacas vistas. Solo, hundido en la más profunda tristeza y derrotado por sus propios vecinos encendió la radio para poder escuchar las olas del mar de una cortina musical.

 

Por siempre César


Camino entre los escombros de una obra inacabada hasta que finalmente accedo a una carretera revestida con publicidad a ambos lados. Desemboco en un conjunto de casas de materiales diversos que nada tienen que ver con la fisonomía del lugar que antaño conocí. Las luces de neón, ya de noche, no me dejan ver el cielo plagado de estrellas que un día me enamoró. Cansada, decido hacer un alto y enciendo la radio de mi móvil. En la isla que lo vio nacer hace cien años, le rinden homenaje. El hombre nada entiende. Y no aprende jamás.

 

Revolución


Los diminutos cangrejos, a pesar de su ceguera, se sublevaron y escaparon a través del enigmático Túnel de la Atlántida, aprovechando el descanso de la obra que interpretaban en el irrepetible y singular Auditorio.

Consiguieron llegar hasta la Cueva de los Verdes, donde se ocultaron con la ayuda de Jesús Soto, para evitar los ataques de los piratas del medioambiente, en un charco que aparentaba mayor profundidad, ¡menudo susto!

Entre luces y sombras llegó César, para reunirse con los cangrejos que le transmitieron sus temores por el futuro, ¡los piratas acechaban!

César revolucionó la isla en su defensa.

 

Sin Título


Llegué a la isla atraída por la forma que un tal César Manrique le dio, pese a los comentarios que emanaban a borbotones de aquel programa radial que aseguraba que todo era falso. Catorce mil quilómetros para perderme entre el rofe y los volcanes. Para descubrir Jameos, el Jardín de cactus. Para apreciar la vida desde el Mirador del Río y esta tierra teñida de negro, blanco y rojo. Simple. Genuina...pero aquella voz resultó ser cierta...nada de él había aquí. Sólo oferta hotelera y construcciones por doquier. ¿Fuiste solo un sueño César Manrique o alguna vez fuiste realidad?

En esta sección
Comentarios