20/Mar/2019

¿Existe el mejor modelo de negocio?

La pregunta que más se hacen los emprendedores y las PYMES

¿Existe el mejor modelo de negocio?

Cuando se trata de hablar de negocios, son muchas las dudas que nos pueden surgir al respecto. No solo las que están relacionadas con los diferentes modelos de negocio que se pueden crear sino con todas las cuestiones burocráticas y administrativas necesarias.

De hecho, en la mayoría de las ocasiones emprender significa arriesgar, si bien es cierto que los beneficios que podemos obtener son bastante elevados. Sin olvidarnos del hecho de que el riesgo es algo que va implícito en cualquier negocio, incluso en aquellos de los que sabemos que van a ser un acierto incluso antes de comenzar.

Por si acaso todo eso no fuera suficiente, con la llegada de Internet y de las nuevas tecnologías el sector empresarial y de los negocios ha visto de nuevo un cambio, toda una revolución que ha supuesto un antes y un después en la manera de hacer las cosas y que sin duda ha acercado la posibilidad de emprender a más gente. Entre otros motivos, el menor coste para empezar un proyecto, las herramientas y los recursos gratuitos con los que empezar o bien el hecho de tener diversas vías de comunicación y de promoción gratis (como por ejemplo las redes sociales o bien las campañas de mailing que podremos crear), sin duda alguna han propiciado esto.

No obstante, y a pesar de que Internet parezca ser la solución definitiva que están esperando muchos empresarios, si queremos tener éxito en nuestros negocios, tendremos que tener en cuenta una serie de cuestiones importantes.

Triunfar con nuestro negocio en Internet: ¿realidad o utopía?

Como acabamos de mencionar, si bien es cierto que Internet se ha convertido en la primera opción para muchas personas, eso no significa que no haya que adoptar ciertas medidas. De hecho, estas medidas no solo se traducirán en una mejor calidad en nuestro negocio sino en una mayor eficiencia y rentabilidad del mismo. Es decir, supondrá obtener mayores beneficios siempre y cuando se cumpla con ese mínimo.

Por ejemplo, con el auge de las nuevas tecnologías también hemos visto cómo muchas personas han abierto comercios electrónicos donde poder dar respuesta a las necesidades de los clientes. Unos clientes que también están adaptándose a los cambios que ha supuesto Internet y que optan por compras personalizadas, especializadas y más cómodas.

Por lo tanto, un buen comercio electrónico tendrá que ser capaz de dar esa respuesta y ese servicio que esperan los clientes en todas las fases de la compra, desde que se adquiere el producto hasta que se recibe en casa. Solo así se conseguirá ofrecer al cliente esa mejor experiencia de compra de la que es sinónimo comprar por Internet. Una compra que implica comodidad, disponibilidad y rapidez, tanto a la hora de comprar como a la hora de recibir nuestros pedidos con  los envíos urgentes.

No obstante, Internet no solo se presenta como la mejor opción para todas esas tiendas nuevas o especializadas dado que también es una opción cada vez más elegida por empresas “de toda la vida”, profesiones cotidianas que han visto en Internet una nueva forma de dar publicidad a sus negocios. Al fin y al cabo, si necesitamos reparar las tuberías de nuestra casa, lo primero que haremos será encender el ordenador, abrir el navegador y teclear en Google “fontaneros Valencia” para ver qué empresa nos ofrece el mejor servicio al mejor precio.

Pero no solo son esas profesiones de siempre las que se aprovechan de esa visibilidad y de la publicidad que nos da Internet ya que no debemos de olvidarnos de todas las profesiones “nuevas”, de los freelance. Unos empresarios singulares, los nuevos autónomos que tienen un negocio que abarca numerosos ámbitos (redactores, terapeutas, traductores, diseñadores, maquetadores, fotógrafos, etc.) pero que necesita la conexión directa y constante con sus clientes y con sus clientes potenciales. Una conexión que se consigue teniendo una buena gestión de la tecnología y, en ocasiones, incluso de las redes sociales.

Como podemos ver, Internet sí es sinónimo de triunfar en los negocios y sin duda es una opción que cada vez más personas eligen. Pero al igual que ocurre con otras opciones, será necesario emplear tiempo, recursos y conocimientos para poder sacar el máximo partido a todo lo que nos puede ofrecer.

La importancia de las PYMES y de los autónomos

Finalmente, no podíamos dejar de mencionar brevemente la importancia que tienen las pequeñas y medianas empresas así como los trabajadores autónomos y freelance en las economías de los países. De hecho, y relacionado de nuevo con ese auge de Internet, son precisamente estas empresas y estos trabajadores los que se alzan como los motores del cambio y del futuro. Un futuro que va de la mano de un emprendimiento que cada vez es más accesible para todos gracias a Internet.

 

En esta sección
Comentarios