13/Dic/2017

El amor en las distintas etapas de la vida

amor
amor
El amor en las distintas etapas de la vida

El amor es una preciosa experiencia, que casi todo el mundo experimenta alguna vez en su vida, de una u otra forma. En el amor no hay reglas, puede ser apasionado, sensible, dulce, amargo, o incluso, puede tener varias de estas características al mismo tiempo.

El amor y el enamoramiento van cambiando con la edad y según las distintas etapas de la vida por las que vamos atravesando, así como con la madurez de la persona, su personalidad y una gran cantidad de factores más. Además, es una experiencia que se vive y se entiende de forma distinta según la percepción de cada persona. A continuación, hacemos un repaso del amor en las distintas edades, desde la infancia hasta las edades maduras, que te ayudará a comprender mejor sus características.

El enamoramiento en los niños

Aunque se tiende a pensar que el amor es cosa de adultos, los niños también se enamoran desde temprana edad. El primer amor que siente el bebé es el amor hacia la madre o hacia los padres. Más adelante, en la etapa escolar también pueden llegar a enamorarse de sus maestros, a los que ven como una figura tierna y maternal o paternal, o de alguno de sus compañeros de juegos.

En esta etapa se producen idealizaciones, que los niños sienten hacia las personas especiales para ellos. Se trata de un amor puro y muy sincero, que normalmente nace de actividades que los niños tienen en común. Muchas veces es la influencia de los adultos la que hace que los niños identifiquen esa sensación como amor o que llamen al otro niño o niña, novio o novia.

Es importante no apresurar a los niños y enseñarles a identificar sus emociones y a que aprendan que cada cosa tiene su tiempo.

El enamoramiento en la adolescencia

El enamoramiento que se produce en la adolescencia se vive de una forma intensa y romántica, y normalmente es cuando comienza el componente sexual, aunque pueden sentirse el amor y el deseo sexual de forma separada.

Al comienzo de la pubertad, el cuerpo sufre una gran cantidad de cambios, tanto a nivel corporal, hormonal, como emocional, lo que provoca que también aparezca un cambio en la sexualidad. En esta etapa del enamoramiento, se descubre por primera vez el amor, el deseo, la atracción, etc.

Los amores de la adolescencia se suelen vivir de una forma muy intensa y se recuerdan durante toda la vida. Aunque a veces pueden ser sentimientos fugaces, son muy importantes para los adolescentes, porque suponen el descubrimiento de una experiencia nueva. No es lo más normal, pero a veces, para algunas personas, los amores adolescentes duran para toda la vida.

El enamoramiento en la adultez

En esta etapa la persona ya suele ser más madura y puede que haya vivido diversas experiencias amorosas, lo que contribuye a que el amor en esta etapa sea un amor más consolidado y maduro.

El enamoramiento se vive de una forma distinta, quizás sin tanto intensidad como el amor adolescente, pero normalmente sí que habrá pasión. Lo que suele cambiar en esta fase es que las personas ya buscan una mayor estabilidad en sus relaciones amorosas.

Lo más común es que a partir de los 30 años, aunque depende mucho lo que busque cada persona en concreto, ya se sepa lo que se busca en una relación y se tengan más claras las preferencias.

No todas las personas buscan mantener una relación estable y formar una familia, pero aquellas que lo quieren, buscan enamorarse durante esta etapa de la vida y encontrar una personas para compartir su vida.

En la adultez ya no se busca un amor idealizado, como se suele hacer en la adolescencia, donde normalmente se idealiza a la pareja, sino que se busca a un hombre o a una mujer normal, con sus virtudes y sus defectos.

El enamoramiento en la vejez

Cuando se llega a esta edad, se buscan otras cosas distintas en una pareja. Ya no se busca pasión ni se idealiza a la pareja, sino que se quiere una persona que sea un cómplice y un gran amigo, con el que seguir compartiendo la vida. En la madurez ya no se da tanta importancia al aspecto exterior de una persona, sino que se busca más unos sentimientos y crear un vínculo con la otra persona.

En la etapa madura, el amor se mezcla con la amistad y con el entendimiento. Esto no quiere decir que en otras etapas no aparezcan estos sentimientos, pero en esta etapa tienen una mayor importancia.

En esta etapa el sexo también tiene una menor importancia que anteriormente, aunque no significa que no sea importante, sino que las relaciones sexuales son algo diferentes, se da más importancia al aspecto afectivo y menos al erotismo.

En esta sección
Comentarios