Detenido un joven en Lanzarote por exigir dinero a una menor para no difundir sus fotos íntimas

El arrestado ya había sido investigado recientemente por hacer lo mismo con otra chica, a quien le solicitaba las claves de las tarjetas de crédito de sus padres

Cuartel de la Guardia Civil de Costa Teguise
Cuartel de la Guardia Civil de Costa Teguise

La Guardia Civil de Costa Teguise ha detenido a un joven de 19 años de edad y residente en Lanzarote como presunto autor de un delito de sexting y otro de coacciones, por amenazar a una menor con difundir fotografías íntimas suyas si no le entregaba dinero.

La investigación se inició después de que la Guardia Civil tuviera conocimiento de esas amenazas, que recibió por parte de dos usuarios distintos de una red social. Los agentes comprobaron que ambos perfiles pertenecían a la misma persona, que es la que ha sido arrestada. Además, apuntan que el detenido también había sido investigado recientemente por hacer lo mismo con otra chica, a quien le solicitaba las claves de las tarjetas de crédito de sus padres.

Según explican, los hechos sucedieron "a través de una famosa red social de intercambio de imágenes", y las diligencias ya han sido remitidas al Juzgado de Instrucción Número 4 de Arrecife.

Desde la Guardia Civil han aprovechado para adviertir "a la población en general y sobre todo a los responsables de menores, del peligro al cual se exponen con un mal manejo de internet y las redes sociales, donde la norma básica siempre es no contactar con extraños ni enviar fotografías de tono sexual". También recuerdan que "toda vez que se comparta una imagen a través de la red, se puede perder el control de la misma".

Entre otras recomendaciones, la Benemérita pide que "jamás" se acceda a este tipo de chantajes y que en caso de sufrirlos o de conocer a alguien que pueda estar sufriéndolos, que se avise inmediatamente a un adulto responsable para que lo denuncie. También insiste en que no se debe compartir "información propia ni de otras personas, así como fotos comprometedoras". "Las fotografías siempre pueden ser interceptadas por terceras personas, por ejemplo, con la pérdida del teléfono móvil", advierten, subrayando que "cualquier información propia, siempre, nos puede comprometer en un futuro".

 

LO MAS LEÍDO