Denunciado tras enviar por correo paquetes llenos de gusanos y cucarachas a Gran Canaria

El remitente ha sido denunciado por envío fraudulento y por incumplir la Ley de Sanidad Animal

EL Seprona de la Comandancia de la Guardia Civil en Las Palmas ha procedido a denunciar a un ciudadanos después de que, en colaboración con Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria y la Central de Correos en Las Palmas de Gran Canaria, localizase varios paquetes que contenían insectos, mayoritariamente gusanos y cucarachas, que procedían de Sevilla.

El aviso fue realizado desde la Central de Correos en Las Palmas de  Gran Canaria, quien alertaba de que a través de un hueco del paquete salían gusanos, y esto había sorprendido al personal que se encarga del manejo de los envíos.

Por todo ello, el Seprona se coordinó con Vigilancia Aduanera y Correos, procediéndose a una inspección del paquete y otros dos envíos, que tenían el mismo destinatario, pudiéndose hallar cientos de gusanos y cucarachas vivas.

Los paquetes venían declarados en el impreso realizado por el remitente como juguetes sonajeros. El destino de este tipo de seres vivos suele ser para servir de alimentos a reptiles o personas, o bien ser utilizados para iniciar la cría de los mismos en Gran Canaria, comentan desde la Guardia Civil.

El Seprona procedió a denunciar al remitente por el envío fraudulento y sin cumplir con lo dispuesto en la Ley de Sanidad Animal 8/2003, por realizar el transporte de estos invertebrados sin un certificado de origen que garantice estar libres de enfermedad infectocontagiosa. También se ha levantado acta por realizar una declaración falsa sobre el contenido, tras no especificar cuál es el propósito de su comercialización y no acreditar el origen del mismo. Además, se levantó la oportuna acta de denuncia y se procedió a eliminar de forma segura los invertebrados.

La Guardia Civil recuerda que las cucarachas pueden transmitir a las personas numerosas enfermedades, a través de los distintos tipos de bacterias, virus, hongos, etc, de las que son portadoras. "La ausencia de un control sobre este tipo de comercio es un riesgo para la salud pública y las Administraciones estarán vigilantes ante tales hechos", se señala desde la Benemérita. 

LO MAS LEÍDO