La reducción de los accidentes de tráfico causados por la ingesta de alcohol es la prioridad de la ONG, que apuesta por la prevención como mejor herramienta para conseguirlo

Un dispositivo especial de Cruz Roja velará por la seguridad en Nochevieja

LAVOZDELANZAROTE.COMLa última noche del año es sinónimo de fiesta y diversión para la mayoría, pero también de mucho trabajo para otros pocos. A pesar de la aparente tranquilidad, alcohol, volante, uvas y petardos se unen ...

Un dispositivo especial de Cruz Roja velará por la seguridad en Nochevieja
Un dispositivo especial de Cruz Roja velará por la seguridad en Nochevieja

LAVOZDELANZAROTE.COM

La última noche del año es sinónimo de fiesta y diversión para la mayoría, pero también de mucho trabajo para otros pocos. A pesar de la aparente tranquilidad, alcohol, volante, uvas y petardos se unen haciendo necesaria la activación del personal de Cruz Roja en numerosas ocasiones a lo largo de la noche.

Por ello, esta Institución, como en años anteriores, anuncia que organizará un dispositivo especial, aumentando en número tanto sus recursos humanos como materiales para poder dar una respuesta adecuada al habitual incremento de demandas de esa noche.

Situaciones previsibles

Pero, de cualquier modo, Cruz Roja defiende que la prevención es la primera medida para evitar que situaciones indeseadas ocurran. Así, el primer y más importante recordatorio es la total incompatibilidad entre el consumo de alcohol y otras drogas con la conducción, aconsejando que sea siempre alguien que no haya bebido quien se ponga al volante.

Otra situación que podría sobrevenirnos es sufrir una mala pasada con las uvas de la suerte. La respuesta inmediata ante esta urgencia es clara y fácil de memorizar: quien socorra, solamente deberá observar si el atragantado puede respirar aunque sea con dificultad; en este caso, sólo se deberá animar a la víctima a que siga tosiendo, estando contraindicadas las palmadas en la espalda.

Tan sólo en caso de que la persona presente signos evidentes de no poder respirar, procederemos a combinar cinco palmadas contundentes en la parte superior de la espalda -inclinando ligeramente a la persona hacia delante-, con cinco compresiones en la boca del estómago, abordando al paciente por la espalda (la denominada maniobra de Heimlich). Estos procedimientos se aplicarán hasta conseguir solucionar el problema o hasta la llegada de los servicios de urgencia.

Por último, y aunque menos frecuentes, en esta noche suelen darse los accidentes por uso imprudente de material pirotécnico, por lo que lo aconsejable desde Cruz Roja es que se sigan estrictamente las indicaciones de uso y precaución prescritas en el artefacto.

Junto a todas estas recomendaciones, Cruz Roja recuerda que es esencial una pronta alerta a los servicios de socorro ante una situación de urgencia, poniendo a disposición de la población conejera su teléfono 928.81.22.22. En definitiva, el lema de los miembros de esa Institución que durante la noche del 31 velarán por nuestra seguridad, es sencillo: PREVENIR ES VIVIR.

LO MAS LEÍDO