Once niños saharauis pasarán sus vacaciones de verano en Lanzarote

Incluso en medio de los dramas más grandes encuentra el ser humano rendijas para escapar de la tragedia y por unos instantes recobrar la ilusión, zambullendose en el espejismo de la felicidad. Eso debieron pensar los padres de ...

Once niños saharauis pasarán sus vacaciones de verano en Lanzarote
Once niños saharauis pasarán sus vacaciones de verano en Lanzarote

Incluso en medio de los dramas más grandes encuentra el ser humano rendijas para escapar de la tragedia y por unos instantes recobrar la ilusión, zambullendose en el espejismo de la felicidad.

Eso debieron pensar los padres de once niños saharauis que aterrizaron el domingo en el aeropuerto de Guasimeta, al saber que sus hijos iban a pasar dos meses en Lanzarote, un oasis de felicidad al lado de los campos de refugiados de Tinduf, situados en Argelia, en la frontera con el Sahara Occidental.

"Vacaciones en paz"

La iniciativa, que lleva varios años organizandose por la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui y que en Lanzarote es apoyada por la Asociación de Familias Canarias en apoyo del Pueblo Saharaui, lleva por nombre "Vacaciones en paz" y se extiende a todo el territorio español.

Así, un total de 8.977 niños saharauis de entre 7 y 12 años pasarán sus vacaciones de verano acogidos por familias españolas, de los que 260 pasarán los meses estivales en las islas del Archipiélago.

El objetivo es que estos niños vivan un verano diferente para los pequeños que habitan en los campamentos de Tinduf (Argelia), con temperaturas de hasta 50 grados en el desierto.

Llegada muy emotiva

La llegada de los pequeños fue muy emotiva, tanto para los protagonistas de la historia como para las familias conejeras que los acogerán durante julio y agosto y que esperaban impacientes la llegada de los huéspedes. Pero muy poco o nada tuvieron que esperar, porque el avión se adelantó tres horas y aterrizó en el aeródromo alrededor de las tres de la tarde.

La mayoría de los niños que llegaron a la Isla nunca han visto la playa ni las piscinas, y "va a ser un descubrimiento increíble para ellos", destacó en declaraciones para este diario Said Yiba, presidente de la Comunidad Saharaui de Lanzarote (COSAL).

También será muy importante la realización de diversas pruebas médicas a los chinijos, sobre todo en los ojos, ya que las condiciones climáticas del desierto son muy perjudiciales para la vista de los más pequeños, y las condiciones sanitaria en los campos de refugiados no son el mejor lugar para los exámenes médicos.

Deshidratación, anemia o asma

Muchos padecen anemia o asma, a causa de la deshidratación y la escasez de la dieta en los campamentos; otros necesitan gafas.

Yiba quiso recalcar, al calor de los acontecimientos que desde mayo sacuden el Sahara Occidental, que "en estos momentos los niños son los mejores embajadores de la causa saharaui", para que los canarios y los españoles no se olviden del conflicto y las injusticias que afectan al territorio ocupado por Marruecos.

LO MAS LEÍDO