Lanzarote no es ajena a la tuberculosis

La tuberculosis, enfermedad infecciosa producida por el micobacteryum tuberculosis y que normalmente afecta primariamente a los pulmones, no solamente aqueja al continente africano y a los países de América en vía de desarrollo como ...

La tuberculosis, enfermedad infecciosa producida por el micobacteryum tuberculosis y que normalmente afecta primariamente a los pulmones, no solamente aqueja al continente africano y a los países de América en vía de desarrollo como suele creerse. Es una enfermedad que también está en Canarias y Lanzarote porque entre otras cosas está asociada con la marginalidad y no podemos esconder los problemas que tiene la Isla en este sentido. Así de claro se expresó en el curso sobre tuberculosis organizado por el Ayuntamiento de Arrecife.

El doctor Domingo Panizo Rivas, colaborador de la Unidad de Medicina Preventiva del Hospital General, señaló que a pesar de que es una enfermedad que existe entre nosotros hace muchísimos años, todavía nos aterramos de ella. La enfermedad, que se transmite por vía respiratoria desde los enfermos con tuberculosis pulmonar contagiosa, es posible curarla si se siguen pacientemente los largos tratamientos que la combaten.

Panizo explicó que varios casos de tuberculosis aparecidos en Lanzarote han venido de fuera, pero, como ya adelantábamos, no necesariamente de inmigrantes de países poco desarrollados, sino incluso de pacientes procedentes de la España continental.

Información

Como toda enfermedad contagiosa, se recomienda no entrar en contacto con pacientes que la padezcan, sin embargo, para que una persona no se acerque a otra con tuberculosis primero tiene que estar informada de que su interlocutor está enfermo. Ese es uno de los grandes problemas, pero además una persona puede coincidir con una persona infectada en una guagua, en un bus o en otro sitio público y simplemente a través de una tos o de un estornudo puede producirse el contagio.

Una persona que tenga más de dos o tres meses de tos que no se quita con el tratamiento habitual es muy probable que tenga tuberculosis. Igualmente, otro indicativo puede ser expectoraciones con sangre que se acompañan de otros síntomas generales como fiebre durante semanas, cansancio, pérdida de peso, pérdida de apetito y adelgazamiento. Cuando el médico de cabecera o la unidad de control identifica la enfermedad, se hace un estudio de los convivientes y familiares para descartar que haya gente entre los que rodean al paciente que tengan la enfermedad de forma inadvertida.

Tratamiento largo

Del paciente depende que se cumpla adecuadamente el tratamiento. El doctor Domingo Panizo dijo que el tratamiento si bien es muy efectivo, uno de los factores a tener muy en cuenta es que es bastante largo. Generalmente estamos acostumbrados a enfermarnos y seguir un tratamiento de antibióticos de una o dos semanas, pero cuando son varias pastillas al día durante meses sin fallar es bastante probable que el tratamiento no se lleve con todo el rigor que requiere. "Es un tratamiento de perseverancia", anotó.

Sin duda, la enfermedad está ligada a importantes problemas sociales. La mala alimentación ocasiona que las defensas del ser humano estén bajas y que la persona pueda ser infectada con mayor facilidad. Sitios de hacinamiento en donde haya convivencia en condiciones higiénicas muy malas también propicia la aparición de la tuberculosis.

La tuberculosis es posiblemente la enfermedad infecciosa más prevalente en el mundo. En 1999 la Organización Mundial de la Salud cifró en 3.689.833 nuevos casos de tuberculosis en el mundo, aunque este organismo calculó 8.500.000 casos totales con una tasa global de 141/100.000 habitantes.

LO MAS LEÍDO