Cientos de personas acompañan a la Virgen del Carmen en las procesiones terrestre y marítima

El fin de semana la localidad de Playa Blanca ha vivido el momento más álgido de sus fiestas. Como todos los años, la Virgen del Carmen ha abandonado durante unas horas su templo para salir a las calles del municipio y al mar. Sin ...

El fin de semana la localidad de Playa Blanca ha vivido el momento más álgido de sus fiestas. Como todos los años, la Virgen del Carmen ha abandonado durante unas horas su templo para salir a las calles del municipio y al mar. Sin duda, nadie quiso perderse la ocasión y cientos de personas acompañaron a la imagen tanto en la procesión terrestre como en la marítima.

Los actos religiosos comenzaron el sábado. A las siete y media de la tarde una gran cantidad de devotos llenó la Iglesia del Carmen donde se celebró la eucaristía. Tras la misa la calle estaba llena de gente esperando ver aparecer por la puerta a la patrona de Playa Blanca. Tras su salida la Virgen, vestida con su traje de gala y con un pedestal de flores, recorrió las calles de la localidad sobre una estructura con ruedas que empujaban entre los fieles. Tras la imagen, una gran cantidad de personas de la localidad y de otras zonas paseaban tras la Virgen. Durante una hora, la imagen no dejó de recibir los mejores halagos y vítores de los ciudadanos que acompañaron a la Virgen del Carmen.

Tras una hora de recorrido la imagen llegó de nuevo a su iglesia donde esperaba una gran cantidad de fieles. De hecho, fue allí donde se encontraba la agrupación folclórica Rubicón. Sus miembros le dedicaron a la patrona sus mejores canciones y bailes mientras el público allí concentrado disfrutaba del gran espectáculo.

En el mar

Para los habitantes de Playa Blanca la procesión terrestre es importante. Sin embargo, la que más gente tiene es la marítima. Todo comienza de nuevo en la iglesia donde, tras la eucaristía, la imagen sale a hombros de cuatro costaleros y el pedestal de flores. Los hombres la llevan por la céntrica Avenida Papagayo hasta Playa Pequeña. La imagen fue embarcada en una zodiac que cuidadosamente la trasladó hasta la embarcación pesquera.

Mientras que una gran cantidad de fieles vio el paseo de la patrona desde la orilla, unos sesenta barcos acompañaron a la Virgen por el recorrido que hace en las aguas costeras de la localidad. Se trató de un gran espectáculo en el que las embarcaciones van engalonadas con banderines de colores que hacen de esta procesión una de las más llamativas de la zona.

Finalmente, todos llegaron hasta la orilla donde de nuevo con mucho cuidado llevaron la imagen a tierra y, desde allí, a su iglesia donde permanecerá hasta el próximo año, fecha en la que volverá a salir a las calles y al mar para el disfrute de los habitantes de Playa Blanca.

LO MAS LEÍDO