Inés Rojas pide al jefe del Ejecutivo que se enamore de Lanzarote durante sus vacaciones esperando que nadie le moleste, e insta al presidente a colaborar con el fin del lastre de la inmigración

Zapatero promete inversiones y asegura que no autorizará las prospecciones sin consenso social

Adán Martín apela a la solidaridad europea y del Estado y solicita al presidente un "contrato" para hacer realidad el proyecto de una Canarias unida, que alcance la media española en equiparación de salarios y tasa de desempleo

Zapatero promete inversiones y asegura que no autorizará las prospecciones sin consenso social
Zapatero promete inversiones y asegura que no autorizará las prospecciones sin consenso social

Ricardo Jordán

Fotos: Javier Fuentes

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, quiso transmitir ayer un mensaje de tranquilidad a la sociedad lanzaroteña insistiendo en que hasta el momento las prospecciones petrolíferas de Repsol-YPF en aguas cercanas a Lanzarote y Fuerteventura no han sido autorizadas. Zapatero aseguró que su Ejecutivo tomaría una decisión final que respetará "absolutamente" el Medio Ambiente, y destacó especialmente que los sondeos no saldrán adelante "sin el consenso social necesario".

Tras un espectacular agasajo en el recibimiento y después de acudir a la residencia de La Mareta, en Costa Teguise, el jefe del Ejecutivo central se desplazó por la tarde, junto a su esposa, Sonsoles Espinosa, hasta las dependencias de la casa Cabildo, donde saludaron a los miembros de la Primera Corporación insular, recibieron regalos institucionales, como un bordado de mantelería artesanal y un timple y, posteriormente, Zapatero mantuvo un breve encuentro con el ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar -que se desplazó desde Chile y que pasará unos días en la Isla-, el presidente del Gobierno de Canarias, Adán Martín, la presidenta del Cabildo, Inés Rojas, y la alcaldesa de Arrecife, María Isabel Déniz.

Ya en su comparecencia ante los medios de comunicación -con unos 69 periodistas autorizados, procedentes de todo el Archipiélago y la Península y enmedio de un exhaustivo sistema de seguridad-, la presidenta del Cabildo, Inés Rojas, agradeció a Zapatero la elección de un "destino impecable, místico y extraordinario".La presidenta de la Primera Corporación pidió al dirigente socialista que se enamorara de Lanzarote durante sus vacaciones, tomando conciencia al mismo tiempo de las"necesidades de esta tierra" para que defendiera los intereses de la Isla ante el Congreso, deseando que "nadie moleste al presidente durante sus vacaciones", a lo que Zapatero respondió que eso era imposible puesto que ya estaba enamorado de Lanzarote, añadiendo que era él quien esperaba no molestar a la población y visitantes de la Isla con su estancia.

Infraestructuras para Canarias

Por su parte, el jefe del Ejecutivo canario, Adán Martín, no desaprovechó tal oportunidad para solicitar públicamente a Zapatero financiación tanto de España como de Europa de cara a "nuestro empeño en unir las Islas". Martín apeló a la solidaridad del Estado y de la UE "porque a nosotros solos se nos hace imposible". El titular del Ejecutivo regional alabó la diversidad y el dinamismo económico de Canarias, pero mostró también al presidente la parte menos amable del archipiélago, incidiendo en fenómenos como la inmigración irregular, la inseguridad y el desempleo. Después de que el Consejo de Ministros no acogiera a las Islas en el Plan de Infraestructuras recientemente aprobado, Martín imploró a Zapatero un "cierto contrato para que Canarias termine de dar ese salto adelante, ya que todavía somos una de las autonomías con los salarios bastante por debajo de la media española. Aspiramos a mejorar nuestros sueldos y nuestra tasa de paro", dijo.

En respuesta, e interpelado por los periodistas, Rodríguez Zapatero aseguró al presidente del Gobierno de Canarias, cuya relación calificó de "amable, fácil y de diálogo continuo", que el Estado realizaría "el mayor esfuerzo inversor posible para establecer en el Archipiélago las infraestructutras necesarias para su impulso y apoyo al desarrollo, al progreso, a la seguridad de Canarias, y al papel que juega en el concierto nacional". Zapatero adelantó que para ello,"tanto yo como el Gobierno estamos en la mejor de las disposiciones", confirmando además que durante el próximo mes de septiembre se firmarán los convenio de infraestructuras entre el Estado y el Gobierno regional.

Tierra "de suerte y descanso"

Zapatero reconoció que su estancia estival en Lanzarote se debía,"en buena medida, a un compromiso que adquirí con un grupo de empresarios canarios", pero aclaró que la Isla es una tierra que le ha dado suerte y recordó su anterior estancia durante Noche Vieja y el día de Año Nuevo, con lo que "fue aquí donde recibí al año 2004, y ya saben que éste no ha sido un año malo en mi trayectoria política y personal".

Pero Zapatero reconoció que "nada más piso suelo canario, en concreto de Lanzarote, ya siento el descanso, ya me siento confortable", por lo que agradeció "esa especial hospitalidad y amabilidad que tienen los canarios".

Agenda del presidente

El propio Rodríguez Zapatero se encargó de confirmar su agenda, anunciada a duras penas por el delegado del Gobierno en Canarias, José Segura. El próximo viernes, el presidente acudirá a Gran Canaria para visitar la zona más afectada por el último incendio, Roque Nublo. "Visitaré La Gomera y El Hierro el próximo día 13, en cumplimiento de un nuevo compromiso, y el día 20 estaré en Tenerife, en un acto con los compañeros del partido", dijo.

Ya el próximo jueves, día 25 de agosto, Zapatero y su familia regresarán a Madrid a primera hora para presidir al día siguiente un Consejo de Ministros y despachar por la tarde con el Rey Juan Carlos I en Mallorca.

Piche y gasolineros

A la llegada de Zapatero y su mujer a la sede del Cabildo, el consejero Pedro Hernández, ataviado con un traje de chapapote, entregó a l jefe del Ejecutivo dos mociones de Alternativa Ciudadana 25 de Mayo (AC-25M) solicitando la recusación del secretario general para la Prevención de la Contaminación y el Cambio Climático, Arturo Gonzalo Aizpiri, y la retirada de la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, del expediente de las prospecciones petrolíferas, por sus lazos de consanguinidad con un destacado miembro de la compañía Repsol YPF, y pidiendo al presidente un futuro encuentro para discutir el asunto.

Ya a la salida y durante un paseo que la comitiva dio por el parque temático contigua al edificio de la Primera Corporación, el Movimiento Ciudadano contra las Plataformas de Repsol se concentró profiriendo gritos en contra de la autorización de los sondeos petrolíferos y cantos como el de "esta playa no es de los gasolineros". El objetivo de los manifestantes, ataviados con traje de chapapote, pancartas y algunas bolas con piche y rodeados de especiales medidas de seguridad, era hacerle ver al presidente el sentir de la ciudadanía de la Isla ante la posibilidad de que se otorguen los permisos para las prospecciones petrolíferas. Por fortuna, tampoco hubo que lamentar ningún tipo de incidente.

Seguridad y llegada a Guacimeta

No era un día cualquiera en el Cabildo. Las fuertes medidas de seguridad, incluso dos horas antes de la llegada del presidente, daban fe y atesoraban la visita de alguien tan relevante como el jefe del Ejecutivo español. En Costa Teguise, efectivos de la Guardia Civil se encargan de custodiar ya la vivienda en la que el presidente y su familia disfrutarán de las vacaciones en los próximos 23 días. Con la llegada de Zapatero a la Isla, visita que las instituciones locales esperan que beneficie la promoción turística de Lanzarote, el pasado jueves un grupo de agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP) se desplazaron desde Gran Canaria a Lanzarote, en cuya capital protegerán al presidente. El refuerzo de la seguridad se hizo notable en diversas carreteras lanzaroteñas, y también se hizo especialmente extensivo en Guacimeta, donde se intensificaron los controles.

Precisamente en la zona militar del aeródromo aterrizó a las 11:30 horas el avión de las Fuerzas Aéreas, un Falcon, que transportaba al presidente, a su esposa y sus dos hijas.

Tras momentos de gran expectación tanto por parte de ciudadanos, simpatizantes como de medios de comunicación, al final de la escalinata esperaban a la familia Zapatero la delegada del Gobierno en funciones, Carolina Darias, el director insular de la Administración General del Estado, Marcial Martín, el general jefe del Mando Aéreo de Canarias (Macan), Antonio Ríos, el jefe superior de Policía de Canarias, Narciso Ortega, y el coronel jefe de la Guardia Civil, Antonio Cañamero.

Empleados públicos y la kale borroka

Interpelado por medios de comunicación nacionales sobre las declaraciones del ministro Bono, en las que éste aseguraba que dejaría su cargo si no se aumentaba el sueldo de los militares, Rodríguez Zapatero prometió un aumento significativo de los salarios de los suboficiales de los Ejércitos.

El presidente recordó que "llevamos dos años firmando un acuerdo con el conjunto de los empleados públicos que suponen una recuperación, de hecho estamos haciendo un esfuerzo singular con Guardia Civil y con Policía".

Por último, en respuesta a los últimos actos violentos ocurridos en Euskadi, Zapatero afirmó que el Ejecutivo se emplearía con toda "firmeza y contundencia" para impedir que la violencia callejera vuelva a recrudecerse en el País Vasco.

LO MAS LEÍDO