Carlos Petrement, miembro y co-propietario de Vaquerizo, Cruz y Petrement Arquitectos, prevé que las tres fases de ampliación del que será uno de los centros hospitalarios más prestigiosos y modernos del mundo quedarán culminadas en 2008

Los arquitectos que reforman el Hospital General insisten en que se cumplirán los plazos marcados

El proyecto, que casi cuadriplicará la superficie hospitalaria gracias a una inversión 45 millones de euros, se basa en una arquitectura cruciforme, al estilo británico, con una sobria luminosidad y la implantación de los mejores sistemas de diagnóstico y tratamiento, con especial atención en las comunicaciones entre las distintas áreas y un centro energético y de control que harán de la nueva estructura un edificio "inteligente".

- La ampliación incrementará las 148 camas de hospitalización hasta las 292, permitirá la novedosa instalación de módulos de diálisis, con 17 camas, radiología, un Centro Oncológico de Día y otras muchas modalidades

- Urgencias pasará de tener 3 boxes a 11 unidades de asistencia, 34 camas de observación, 2 boxes de resucitación y otros 2 de triaje. En el bloque quirúrgico, los 4 quirófanos se convertirán en 9 y los 2 paritorios actuales en 5

- El diagnóstico por imagen, antes con 4 salas, un ecógrafo, un mamógrafo y un escáner, se potenciará hasta disponer de dos telemandos, cuatro salas de radiología general, tres de ecografía, una de mamografía, una de exploración de mamas, una para los TAC, otra para Ortopantomografía y otra para Resonancia Magnética junto a un Escáner

- A falta de culminar la zona de hospitalización, reubicar el módulo de Urgencias y las nuevas cocinas, las obras permitirán tres accesos diferenciados, una magnífica comunicación entre las diferentes áreas y ubicar un total de 673 plazas de aparcamiento, con otras 11 para ambulancias

La firma Vaquerizo, Cruz y Petrement Arquitectos, un equipo pluridisciplinar afincado en Madrid y dedicado a proyectos de gran envergadura como la actual ampliación y remodelación del Hospital General de Lanzarote, prevé que los trabajos del centro hospitalario principal de la Isla estén finalizados en 2008, unas instalaciones de última generación para cubrir todas las necesidades de la población a la que sirve y que casi cuadruplicará su superficie actual. Una vez se culmine la faraónica obra, que aporta espacios luminosos, ahorro energético e importantes mejoras en el tratamiento y diagnóstico del paciente, conseguir el personal facultativo adecuado para la actual demanda sanitaria en Lanzarote será otro cantar.

El proyecto de reforma del Hospital General toca absolutamente todos sus servicios y departamentos médicos. La remodelación y ampliación que se viene realizando desde enero de 2000 en tres fases, más un expediente para la ejecución de las Centrales Energéticas, diseñadas en 1999, contemplan una inversión final con equipamiento de 45.663.000,00 euros.

Los trabajos, según explicó a lavozdelanzarote.com Carlos Petrement, uno de los arquitectos asociados a la prestigiosa firma encargada de su diseño, han sido proyectados y ejecutados teniendo siempre en cuenta que lo primordial es no interferir en las actividades propia del centro, lo que conlleva el no generar ruido, ni polvo ni, en definitiva, molestias a los pacientes que se encuentran en él.

"En la fase primera fueron aproximadamente unos 10 millones de euros los que se invirtieron, en la segunda algo más de 8 millones, en las centrales energéticas se emplearon 4 millones de euros, y la tercera fase contempla unos 17 millones", precisó Petrement.

La idea que se propusieron estos arquitectos, partía en principio de la necesidad de unas instalaciones de última generación para cubrir todas las necesidades y demandas de la población a la que sirve. Sin embargo, los expertos aseguran que en este tipo de centros siempre hay que estar actualizando los proyectos ante la creciente demanda de servicios médicos, y de eso en Lanzarote, merced al abundante flujo migratorio y a los extranjeros que adquieren su segunda residencia en la Isla, se sabe bastante.

Modelo arquitectónico inglés

Para el desarrollo del proyecto el equipo redactor ha tenido muy en cuenta los sistemas de hospitalización ingleses establecidos en los años ochenta bajo las denominaciones "Harnees" y "Nucleus", que proponían estandarizar el diseño y construcción de este tipo de centros organizándolos mediante criterios de afinidad y modulándolos en forma cruciforme, de manera que mediante corredores se puedan conectar unos con otros, facilitando además futuras expansiones.

Hospital "inteligente y de última generación"

Los padres del proyecto califican "de última generación" la nueva organización espacial del Hospital General, no sólo por los nuevos equipamientos de diagnóstico y tratamiento dispuestos para el paciente, sino porque se ha puesto especial atención en las comunicaciones entre las distintas áreas para evitar interferencias no deseadas. Así, por ejemplo, no habrá cruces entre las circulaciones de pacientes, familiares, personal facultativo o de limpieza, y los diferentes flujos de cada área funcionarán correctamente.

El conjunto hospitalario es calificado por el arquitecto Carlos Petrement como "inteligente" por tener todos sus servicios con un control centralizado que gestiona el funcionamiento de todas las instalaciones de agua, aire acondicionado, gases medicinales, alarmas, o mediciones de consumo de electricidad, entre otras. Esta centralización permitirá la medición y control de cualquier nivel e incluso corregir con la más absoluta inmediatez cualquier tipo de avería que se presente.

Petrement felicitó a cuantos han participado y participan aún en la ejecución del proyecto, desde la constructora ACS, a la Consejería y la Dirección General de Sanidad del Gobierno canario, y el Servicio Canario de Salud (SCS). "Es un dinero muy bien invertido", insistió.

Mejoras de instalaciones y servicios

A falta de culminar la zona de hospitalización, la reubicación del departamento de Urgencias -que quedarán al final lo más cerca posible de la entrada principal- y las instalaciones de las nuevas cocinas, Carlos Petrement explicó durante la visita a las instalaciones y a las zonas en obras del Hospital que de los 17.898 metros cuadrados (m²) con que contaba el recinto hospitalario en el año 2000 se pasará a los 44.796,20 m².

"En estos años- 2000-2008- se habrán proyectado todos los servicios, mejorándose infinitamente el área de Urgencias", dijo. La elevada inversión económica a la que el Servicio Canario de Salud (SCS) ha tenido que hacer frente está "justificada plenamente", agregó.

En cuanto a los accesos de que dispondrá el Hospital, cabe resaltar que habrá tres entradas esenciales: una principal, para la hospitalización programada; otra en el módulo de Consultas Externas; y una tercera en el departamento de Urgencias. Además, los arquitectos han tenido en cuenta ciertas imposibilidades en determinados pacientes, por lo que por ejemplo a las instalaciones de Traumatología podrá acceder y salir un paciente al exterior de manera directa.

Algunas de las cifras que comentó Petrement acerca de las tres fases del proyecto, que ha tenido que ser actualizado y modificado conforme se iban ejecutando sus obras, constatan un incremento espectacular en el número de camas de hospitalización.

Así, de las 148 que el centro poseía en su estado inicial se pasará hasta las 292, entre las que se incluirán 10 camas de UCI (que antes eran sólo 6) y 8 camas para la creación de un Centro Oncológico de Día, inexistente hasta ahora.

"La sala de Urgencias se basaba en una sala de observación de 100 metros con 3 boxes independientes, pero tras la reforma Urgencias contará con 11 boxes de asistencia, 34 camas de observación, 2 boxes de resucitación y otros 2 de triaje", argumentó el arquitecto.

En cuanto al bloque quirúrgico, uno de los departamentos más esenciales, de los 4 quirófanos existentes se pasará a 9, contando también con áreas de despertar, que dispondrán de 11 camas, y de Cirugía Mayor Ambulatoria (CMA), donde se habilitarán otras 7 camas.

La cifra de paritorios crecerá de 2 a 5, y se instalarán salas de dilatación conjuntas, áreas de observación con tres camas y de postparto con dos camas.

El servicio de diálisis se implantará también en el Hospital General una vez que se concluya su ampliación. Tradicionalmente los pacientes que han requerido este tipo de tratamiento por afecciones renales han tenido que ser derivados hasta los centros hospitalarios de Gran Canaria.

"Con la reforma existirá un servicio de diálisis que contará nada menos que con 17 camas", afirmó Carlos Petrement.

El diagnóstico por imagen, antes con 4 salas, un ecógrafo, un mamógrafo y un escáner, se potencia con este proyecto hasta disponer de dos telemandos, cuatro salas de radiología general, tres de ecografía, una para mamografía, una para exploración de mamas; otra para los TAC, otra para Ortopantomografía; otra para Resonancia Magnética -cuya implantación está aún por fechar- y un Escáner.

Se trata de un incremento "brutal" y no sólo en el aspecto asistencial, sino también en el factor servicios y atención a los usuarios, ya que "el número de plazas de aparcamiento se elevará hasta las 673, con 11 plazas para ambulancias, y el centro hospitalario contará además con un total de 21 ascensores, 18 propiamente dichos, 2 como montacargas instrumentales - que comunicarán los quirófanos con los departamentos de esterilización-, y un último con la finalidad de elevar de un nivel a otro las distintas historias clínicas.

Consultas externas

En cuanto al departamento de Consultas Externas, Carlos Petrement destacó la sobria luminosidad y amplitud de la nueva estructura, perteneciente a la tercera y última fase del proyecto, aún por finalizar en algunas partes, pero con una ejecución bastante adelantada en la que precisamente ayer se comenzaron a rematar las fachadas.

y precisó que nada más entrar en este módulo a la derecha se encuentran las seis consultas de las correspondientes especialidades médicas. "A mano izquierda el paciente encontrará el gabinete de extracciones especiales, y en la planta de abajo está el área de rehabilitación, que está comunicada a pie de calle, de manera que las personas con ciertas minusvalías o problemas motrices puedan acceder de manera directa".

La entrada de Consultas Externas es una especie de sala de espera de grandes dimensiones, donde el paciente será informado por los puestos de control sobre a qué servicio debe acudir.

Central energética

La central, para la que se ha dispuesto un aislamiento acústico, es uno de los pilares básicos del proyecto, junto a las tres fases de ampliación. Su ejecución se produjo al principio de las obras, pues "ya que íbamos a hacer un hospital nuevo, había que renovar todas sus tripas". La superficie de la central ha pasado "de 250 metros cuadrados a los actuales 1.300 m². Estas máquinas son de tecnología punta y el material con el que se ha trabajado es el mejor del mercado, habiendo sido testado con anterioridad por expertos", explicó Petrement.

En estas instalaciones, que permitirán un ahorro energético "descomunal" y un "exclusivo confort" para los pacientes, se encuentran la central térmica, las calderas de vapor, las calderas de aguas sanitarias, unidades de bombeo, depósitos, condensadores de vapor, los equipos de producción de calor, los equipos de producción de frío, un descomunal cuadro hídrico -con un grupo de incendios, de presión, tratamiento de aguas, osmosis y tres equipos de aguas tratadas, con 340 m³ de capacidad, por los 170 m³ de los depósitos de agua bruta-, y la maquinaria necesaria para la producción del agua. "Agua para consumo humano, para aplicar a la diálisis y para cualquier otro uso en este hospital".

En este área todo absolutamente está automatizado. "Todo queda controlado por el sistema de control y gestión, que da una seguridad infalible y que permite que la producción de todos los servicios esté centralizada aquí", concluyó el arquitecto.

Carlos Petrement es uno de los tres arquitectos y propietarios de la firma "Vaquerizo, Cruz y Petrement Arquitectos", que cuenta además con tres ingenierías, cuatro aparejadores, seis operadores informáticos y dos secretarias, si bien usualmente diversas empresas vienen colaborando en sus proyectos de ámbito nacional e internacional.

LO MAS LEÍDO