La presidenta de su gestora, que se reunió ayer con los representantes de Tías, subraya que tanto los "errores" como los "aciertos" de los últimos años sólo se pueden achacar a la dirección insular de la formación y no a Soria

El PP inicia su intento de recuperación a través de los comités locales

Luzardo insiste en responsabilizar al PSC del engorroso papel que ha jugado su partido en la crisis del Cabildo y de los ayuntamientos de Arrecife y San Bartolomé, acusando a sus líderes de engañar a los ciudadanos

El Partido Popular (PP) ha iniciado un proceso de recuperación que debe desembocar en la configuración de una nueva formación que sea capaz de recuperarse del tremendo varapalo sufrido en Lanzarote después de la reconocida como errónea decisión de romper el acuerdo tripartito que suscribieron en su día con Coalición Canaria (CC) y Partido de Independientes de Lanzarote (PIL). Y lo ha hecho, según explicó ayer a esta redacción la presidenta de su recién creada gestora, María Dolores Luzardo, dentro de un "buen ambiente" en el que primará sobre todo la idea de continuar con el trabajo que iniciaron al comienzo del curso político a través de los comités locales, lo que cristalizó en un primer encuentro con sus compañeros de Tías.

Luzardo, que se incorporó ayer con notable espíritu constructivo a su nueva labor como parte de la oposición de la Primera Corporación insular, desmintió que la alargada mano de su presidente regional, José Manuel Soria, esté operando en la reestructuración de un partido que se ha visto envuelto en una profunda crisis después de que Alejandro Díaz anunciara su dimisión como presidente insular y de que Francisco Cabrera se viera obligado a renunciar a la presidencia de una institución a la que se supone que había accedido precisamente para dar algo de estabilidad. "El señor Soria ha dicho siempre que las decisiones que se toman en las islas nos corresponden a nosotros, tanto cuando son buenas como cuando son malas. Cuando hemos tomado decisiones buenas hemos sido nosotros los responsables, y cuando hemos tomado malas decisiones o hemos cometido errores también hemos sido nosotros", garantizó, afirmando que aunque se tienen en cuenta las cuestiones que se derivan de los acuerdos nacionales o regionales del partido existe independencia a la hora de acordar actuaciones que afectan al funcionamiento insular.

Al margen de esta cuestión, se mostró contraria a pensar que el de ayer fue su primer día de sosiego político, puesto que a su modo de ver en la oposición no se está sólo para percibir la frialdad de sus bancos, más bien al contrario, de ahí que esté convencida de que los próximos meses, una vez que se supere el verano, van a ser movidos. "Hay que estar en la oposición y hay que hacer un trabajo responsable, que no consiste precisamente en no decir nada", comentó.

LO MAS LEÍDO