Educación ratifica la vuelta al cole presencial y los centros no cerrarán aunque registren casos de Covid

Solo se plantea el cierre de colegios si hay situaciones "descontroladas" y la mascarilla será obligatoria desde los seis años

Alumnos entrando este miércoles a realizar las pruebas de la EBAU

La vuelta a clase será presencial y los centros se mantendrán abiertos incluso aunque se detecten casos positivos, siempre que no se llegue a una situación “descontrolada”. Ése es el mensaje que han transmitido desde los Ministerios de Educación y Sanidad a las comunidades autónomas, en la reunión telemática celebrada este jueves.

En cuanto a las medidas que marcarán el regreso a las aulas, será obligada la distancia interpersonal de metro y medio, el uso de mascarilla a partir de los 6 años, el establecimiento de grupos burbujas con número reducido de alumnos para que no tengan contacto con otros grupos y la ventilación constante de las aulas.

Además, el Gobierno central ha trasladado la recomendación de que alumnos y profesores se laven las manos en el centro escolar, como mínimo, cinco veces al día, especialmente “antes y después de comer y a la salida del baño”. Para los departamentos que dirigen Isabel Celaá y Salvador Illa sería vital que todo el personal que entre en la escuela se tome la temperatura, pero debe hacerse evitando algo peligroso de cara a posibles contagios: aglomeraciones. Otra opción es trasladar a las familias la responsabilidad de tomar la temperatura de sus hijas e hijos. Al respecto, se ha recordado el peligro de que los padres envíen a los niños al colegio con medicación que amortigüe las décimas de fiebre detectadas a primera hora de la mañana.



Casos sospechosos

Cuando un alumno o un docente presente síntomas, se le aislará en una habitación (cada centro tendrá un responsable de covid-19). La actividad lectiva se mantendrá "extremando precauciones" hasta que se confirme o se descarte la infección del caso sospechoso. Una vez lo hayan recogido sus padres, deberá permanecer aislado en su casa hasta disponer de los resultados de las pruebas diagnósticas. Si el caso se confirma, no debe acudir al colegio y deberá permanecer en aislamiento. Sus contactos estrechos (los que forman parte de su grupo de convivencia estable) harán cuarentena durante 14 días desde la última vez que se vieron y se someterán a una PRC.

Ante la confirmación de casos se podrán cerrar aulas concretas o grupos de convivencia, pero no la totalidad del centro educativo. Eso sólo se producirá si hay una transmisión de la covid-19 “de forma descontrolada o hay muchos casos” y tras el visto bueno de la autoridad sanitaria autonómica, según han señalado en la reunión. Todos los colegios e institutos deberán tener un stock de equipos de protección individual (EPI) para que los usen los profesores en caso de que un alumno tenga síntomas de coronavirus, según la 'Guía de actuación ante la aparición de casos de Covid-19 en los centros educativos', que también se debate en la coferencia autonómica.

Bajo la premisa de que el impacto del cierre escolar tiene consecuencias muy graves, el Ministerio de Educación y el de Sanidad inisten en que el curso presencial -finiquitado de manera abrupta el pasado marzo a consecuencia de la pandemia- se debe reanudar porque es una "necesidad prioritaria".

"La experiencia en otros países que ya han abierto durante meses sus centros educativos nos enseña que se van a producir casos y algunos brotes, como en el resto de ámbitos de la comunidad, pero que una gestión adecuada de los mismos minimiza su impacto", consideran.

LO MAS LEÍDO